MOISÉS ESTÉVEZ

La segunda visita al lugar del crimen no le arrojó mucho más que la
primera, pero era una costumbre que había adquirido hacía tiempo, y más de
una vez, aunque pocas, logró descubrir algo que inicialmente pasó por alto.
Salió de la oficina del capitán tras ponerle al día con la intención de ir a
ver al forense cuando le llegó un mensaje a su iPhone. – Esta tarde sobre las
cinco tengo un hueco, si quieres y te apetece nos vemos y hablamos… –

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s