ESRUZA

Quiero decirte al amanecer,

con verdaderas lágrimas en los ojos,

que el rumor del Nayar murió,

los silencios lo mataron.

Lo mataste irremediablemente

al soltarme de tu abrazo.

Siendo una estrella ya no alumbro

una luna, y el lucero desapareció.

Si las noches frías son

y ese cálido lecho ahora hielo es

aumentando tu soledad, no lo sé

porque mi lecho no es.

Ya no hay evocaciones,

sueños no hay

porque todo fue mentira.

Por eso, ya no canto al Nayar

ni al amanecer ni al anochecer.

Sólo lágrimas cobijan mis amaneceres

Y mis anocheceres.

Evocaciones no hay,

que me hagan sonreír y soñar.

Sólo silencios quedaron en esta soledad.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s