MOISÉS ESTÉVEZ

Alto, relativamente delgado, su porte denotaba un estado de forma
inmejorable para su edad, elegante y atractivo, con una carrera profesional
hasta ahora intachable y lo que le era más útil para su puesto, la empatía que
mostraba permanentemente hacia sus policías . El resultado, Frank Stark era
un jefe harto respetado y admirado por casi todo el mundo en la 7th comisaría
de Nueva York.
El Capitán Stark esperaba en su despacho a que Nick llegara. Quería
hablar con él un par de cosas. Por un lado, saber de las novedades del caso, y
segundo, transmitirle su preocupación por el estado de ánimo del detective. Era
obvio que la muerte de su compañero en acto de servicio le había afectado, por
lo que tenía intención de revertir la situación, utilizando todos los recursos de
los que disponía, para que uno de sus mejores hombres se recuperara
psicológicamente, poco a poco, con su ayuda, aunque la experiencia le dictaba
que necesitaría tiempo, tenía que irse acostumbrando a la ausencia del que
había sido su inseparable socio durante más de una década…

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s