ESRUZA

ESRUZA

Las lágrimas que antes se negaban a salir,

hoy, por las noches, fluyen sin control

evocando otros tiempos.

Por las mañanas la tristeza invade

el comenzar del día.

Se pregunta por qué tiene que ser así,

por qué no puede cambiar su destino.

¿Necedad, obsesión? Tal vez, o sentimientos

que nunca antes experimentó.

La vida transcurre monótona, vacía,

sin alicientes suficientes para cambiar,

para decirle sí a la vida,

y no sólo verla pasar.

E intenta hacer que esas lágrimas

se alejen, que sus ojos se sequen

que sus noches sean en paz

que, como antes, se nieguen a salir,

y decirle sí a la vida.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s