FRAN REL

A la mañana siguiente, fui a desayunar con mi tía un poco cortado, me sentía culpable por haberla grabado y compartido con Gema.

Marisa estaba de muy buen humor, charlando sin parar de mil cosas. Me preguntó por mis estudios, que tenía que descansar, que me veía más delgado… Entonces le pregunté por la noche del sábado. Ella me contó la peli que habían visto, el restaurante, donde fueron luego a tomar algo y bailar, y acabó diciendo:
– Y sí, triunfé, y bien triunfado jaja

Se levantó a recoger y meter los platos en el fregadero. Le dije:
– Estaba claro, ibas tremenda

Giró la cabeza para mirarme y dijo:
– Anda ya
– Ya te digo, estaba claro que tendrías a mi tío malísimo
– jajaja, que cosas dices
– Lo que veo
– Bueno, es que para una noche que salimos, una intenta arreglarse

Y se puso a lavar los platos. Le miré el culo, iba con sus mallas. Le dije:
– Por cierto, se te ha puesto mejor culo

Marisa paró y se giró con cara de asombro:
– ¿Cómo?
– Digo que con tanto ejercicio, se te ha puesto mejor culo ¿no?
– Pero ¿tú me miras el culo?
– Claro, siempre te han quedado genial esas mallas

Ella me miraba con la boca abierta sin saber que decir, y entonces estalló en risas:
– Pero que descarado estás jajaja
– Solo digo lo que veo
– La verdad es que creo que sí, que me noto mejor culo, pero tu tío no me ha dicho nada
– Te lo digo yo, tienes un culo genial
– Gracias, es incómodo que me lo digas pero gracias (riéndose)
– De nada
– La verdad es que Gema nos tiene a todas trabajando las piernas y el culo, nos tiene machacadas
– Pues ya se está notando el esfuerzo

Mi tía estaba flipando, con cara de sorpresa, pero se reía. Claramente le gustaba que me hubiera fijado. Pero entonces cambió de tema radicalmente y se puso a hablar de otras cosas.

Ese día lo pasé empollando como un loco, tenía el primer examen esa semana y ya no me podía distraer con nada. Pero esa noche me escribió Gema:
– Hola nene
– Hola
– Empollando ¿no?
– Sí, y lo que me queda
– Nada, no te distraigo, solo era para desearte suerte con el examen de esta semana, por si no hablamos
– Gracias
– Te dejo tranquilo
– Por cierto, lo de anoche fue una pasada
– Ufff, sí jeje
– Tus gemidos son super sexis
– jajaja
– Bueno, ya sabes que eres super sexy en general, cuando te corriste en la ventana con Lily, tu cara era lo más sexy que he visto nunca
– jajaja, ¿sí? jajaja
– Sí, te lo aseguro, y ayer, sí que te puso cachonda escuchar a Marisa gemir y gritar
– Ah, eso me recuerda otra cosa, esta mañana me he tomado un café con tu tía
– Ah, ¿y?
– Y me ha contado lo que le has dicho esta mañana
– ¿Mis piropos a su culo?
– Sí, estaba que no cabía en sí jajaja, le has alegrado el día, la semana y el mes jeje
– jajaja, pero vamos, que solo he dicho la verdad, Marisa tiene muy buen culo
– Me ha dicho algo como que «estoy siempre destrozada después de tus clases pero merecen la pena visto lo visto, no todos los días un chico tan guapo se fija en mi culo»
– Jajaja
– La tienes en el bote jeje, pero bueno, que te estoy distrayendo, te dejo empollando, hablamos cuando no estés tan ocupado
– vale, mejor

Me hubiera encantado seguir hablando pero tenía razón, estaba agobiado y no me venía bien estar pensando en Gema. Me concentré y seguí estudiando a duras penas.

……….
«Este chico… ni se dio cuenta que apagué a Marisa para escucharlo a él, y que me corrí por él… ya es la segunda vez que me corro por él porque en la ventana mi excitación era por él más que por Lily, me corrí tan pronto pensando que él miraba y se estaba tocando… y él ni lo sabe…»
………..

Los siguientes días y semanas los pasé prácticamente enclaustrado, sin salir solo para estudiar con compañeros o para ir a los exámenes. Con Gema hablaba lo mínimo, nos saludábamos, nos mirábamos por la ventana pero nada sexual. Y ella, o no llevó a nadie a su cama o yo no lo vi. Con mi tía igual, no volví a meterle caña, solo hablar de cosas normales.

Pajas me hacía muchas, pensando sobre todo en Gema pero a veces en mi tía. Y recordaba lo que me había dicho Gema del espejo, se lo pensaba recordar cuando terminara los exámenes, a ver que hacía. Un día le pregunté a Gema por su vida sexual, le dije que hacía tiempo que no veía a nadie en su habitación. Ella se rio diciendo que seguía con Lily y alguna otra chica, pero que no las estaba llevando a su habitación porque en su casa también estaban las otras dos chicas de exámenes y no las quería molestar ni distraer, y a mí tampoco. Le dije que un poco de distracción siempre viene bien, para relajar la mente y ella se descojonada, pero luego dijo que Lily prefería hacerlo en su casa porque se levantaba muy temprano para ir a trabajar, y que los otros ligues la habían invitado a su casa, que solo era casualidad.

Al final me dijo «cuando acabes los exámenes, tenemos que salir y coger una buena ¿eh? te voy a presentar a un par de amigas que te van a comer entero jajaja» y yo pensando «ya podrías comerme tú».

Salí del examen bastante contento, pensaba que me había ido bien, incluso con nota así que iba de buen humor aunque ya me iba a casa a seguir empollando para el siguiente que era en unos días, pero era un buen golpe de moral para seguir.

En la puerta había un montón de compañeros comentando la jugada pero estaba nervioso y me fui a un parque cercano a descansar unos minutos, a tranquilizarme. Estaba buscando un banco cuando vi a lo lejos a una pareja dándose el lote. Me senté y me puse a pensar en el examen pero entonces algo me llamó la atención y volví a mirar a la pareja. Era Sara y su amigo, no su novio. Se estaban devorando con ansia. Tenía a Sara de perfil y la observé bien. La chica tenía un bonito cuerpo, llevaba una falda ajustada, marcándole un bonito culo, y tenía también unas piernas largas y delgadas, muy bonitas. De tetas estaba normal, ni grandes ni pequeñas. Lo que le fallaba a Sara era su cara, que sin ser fea, es una cara un poco antipática, parece que siempre está con cara crispada, enfadada e incluso su sonrisa parece un poco falsa.

Me levanté y me fui, tampoco quería que me vieran. Me volví a la zona donde estaba todo el mundo, a charlar con los compañeros que seguían en la salida del aula del examen. Al rato vi a Sara que también me vio. Iba sola. La saludé con la mano y seguí a lo mío pero entonces me llamó y se acercó:
– ¿Sabes si queda mucho?
– Tienen una hora más
– Pufff, ¿y has visto a Ale? (Ale era su novio)
-Sí, está ahí dentro
– ¿Le quedará mucho?
– Ni idea
– Ufff, es que yo ya he terminado de estudiar pero le dije de esperarlo
– Pues a Ale le gusta aprovechar todo el tiempo
– Ya
– ¿Dónde estabas estudiando?
– En la biblioteca, pero Fede (el tío con el que se estaba enrollando) y los demás ya se han ido ¿Te tomas algo conmigo?

Sara es de esas personas que no sabe estar sola, necesita estar siempre hablando con alguien. Yo estaba esperando a otros compañeros para quedar con ellos a repasar para el siguiente examen y tenía sed así que nos fuimos al bar.

En cuanto nos sentamos, ella empezó a hablar de lo agobiada que estaba, de los exámenes, de que necesitaba descansar… y así estuvo un rato. Cuando paró le pregunté:
– Y tu compañera Gema ¿sigue tan promiscua?
– jajaja, sí, es muy zorrita
– ¿Solo chicas?
– Sí, ¿te interesa? pues no tienes nada que hacer con ella, es bollera bollera (poniendo cara de asquito)
– Qué lástima
– jajaja, te vi muy interesado en ella en la fiesta
– Sí, bueno, está muy buena
– Pero si iba con otra chica!!
– Ya, ya, si luego salimos los tres
– ¿Sí? ¿Y pasó algo?
– ¿Entre los tres? nada, que mal pensada
– No sé, es que es un poco chocho loco, no me extrañaría
– ¿Chocho loco porque liga mucho?
– No lo sabes tú bien
– Pero la chica de la fiesta no era su novia ¿no?
– No, no, para nada, dice que no quiere relaciones, solo sexo
– Pues entonces bien por ella
– Pero no para, por la casa han pasado un montón de chicas
– ¿Y qué? si tuviera novia y le pusiera los cuernos, entonces sí sería una zorra ¿no?
– No, ya pero…
– Pero sin novia, que folle lo que quiera ¿no?
– Sí, ya
– ¿Tú ves igual tener pareja y ponerle los cuernos a no tener pareja y follar con quien quiera?
– No, no, que va
– Porque tener pareja y ponerle los cuernos sí que es de zorra
– Claro, claro

Se la notaba claramente nerviosa y yo estaba disfrutando. Seguí:
– Entonces no te entiendo, lo primero que me has dicho de Gema es que es una zorra pero ella no pone cuernos a nadie, y opinas que poner cuernos es de zorra ¿no?
– Sí pero…
– Entonces ¿son niveles de zorra diferentes?
– No, bueno, lo segundo es más grave
– ¿Lo primero es grave? ¿acostarte con quien quieras sin tener una relación es grave?
– No, no quiero decir eso
– ¿Entonces?
– Vale, Gema no es una zorra, es promiscua ¿Vale?
– ¿Y es malo ser promiscua?
– Normal no es
– Pero no hace daño a nadie ni es pernicioso para nadie.. solo es sexo para divertirse ¿eso es anormal?
– Joder, sí que te gusta Gema, como la defiendes
– No es eso, es que no veo la coherencia en lo que dices
– A ver, para mí follar tanto con diferentes tíos o tías es ser una zorra ¿Vale? y ponerle los cuernos a alguien también es ser una zorra, pero lo segundo es ser una zorra… mmmm
– una zorra hijadeputa ¿no?
– Bueno, sí, algo así
– Entonces, si yo ahora me acuesto todos los días con diferentes tías ¿Qué soy?
– Eres un tío, no es lo mismo
– jajajajaja, eso es muy machista
– No, es la realidad, en vosotros es un logro follar mucho
– Claro, porque lo es
– En nosotras es ser muy puta
– Porque vosotras mismas os lo decís, como tú a Gema
– No, eso lo decís vosotros mismos
– No, yo no opino eso de Gema, al revés, la envidio y me gusta que sea así
– Una mierda, si fuera tu novia no pensarías así
– Si fuera mi novia sería diferente porque el tener una relación conlleva respeto a tu pareja, o se lo tienes o lo hablas con tu pareja, pero no se lo ocultas
– Mira, dejemos el tema, tú mismo

Decidí dejar el tema, ya había dejado clara mi postura, ahora ella misma se retrataría o no. Estuvimos un rato más charlando de otras cosas hasta que salieron del examen y nos fuimos.

Esa noche, hablé un poco con Gema y le dije:
– Por cierto ¿sabes a quién vi en el parque dándose un morreo bestial?
– Ni idea
– A Sara y el otro chico
– jajajaja ¿y te vieron?
– No
– A Sara le mola ese chico, está claro
– Sí, pero es muy falsa
– ¿Por qué?

Y le estuve contando la conversación entre Sara y yo. Al finalizar, Gema dijo:
– Bueno, yo la entiendo
– ¿Sí?
– Sí, por un lado tiene razón, soy muy zorra, y orgullosa de ello jajaja
– Jeje
– Y también he estado en su lugar
– ¿Cómo?
– Poniendo cuernos
– ¿Sí?
– Sí, era joven y quería tener todo, pero los secretos no son buenos, ya no hago esas cosas, ya ni quiero relaciones, voy a mi bola jaja
– Ya, pero no me parece bien que te critique y luego ella sea peor
– Ni peor ni mejor, y todos criticamos… a mí Sara me cae bien, sé que es cobarde con su relación y le da miedo salirse de lo normal
– Ya
– Pero a ella le gustaría probar cosas nuevas
– Y no se atreve
– Bueno, ha dado un paso con el chico ese, ha salido de su zona de confort… pero eso acabará mal, siempre acaba mal
– Ya, Ale se enterará
– O ella lo dejará por el otro, alguien saldrá jodido
– Ya, claro
– O lo mismo me la follo yo y salen los otros dos jodidos jajaja
– jajaja, es verdad, que tú te la follarías
– Claro, tiene unos ojos preciosos
– jajaja, los ojos, sí
– Sí, me llaman mucho la atención
– Pero ella se está tirando a dos tíos, no va a querer nada contigo
– Anda que no, solo necesita un empujoncito
– jajaja, lo flipas
– A ver, que yo he «desvirgado» a unas cuantas ¿eh? hace poco a una chica a punto de casarse
– ¿Sí?
– Y se lo pasó genial, conmigo el sexo siempre es genial jaja
– jajaja ¿una morenita delgada que te pidió apagar la luz?
– Si!!!! ¿Cómo lo sabes? ¿Nos viste?
– Sí
– ¿Y cómo sabes lo de la luz?
– En cuanto te la llevaste a la cama, apagaste, con las otras no
– Es que me gusta hacerlo con luz, pero a esta chica, al ser su primera vez, le daba corte jajaja
– Lo noté hasta yo
– jajaja, que mirón eres!!! jajaja
– Sí, lo siento
– Me da igual, ya lo sabes
– Ya
– Y volviendo a Sara, ¿quieres que me la folle?
– jajaja
– Te debo algo por la grabación ¿quieres que me la folle?
– Me dijiste lo del espejo
– Sí, eso también, es verdad, pero te aseguro que si me lo propongo, me follo a Sara
– Anda ya, pero si está con dos tíos, no se va a liar ahora con una chica
– Ayyyy, que poco sabes… tú hazme caso
– Bueno, vale, fóllatela y me lo creeré jeje
– Mira, si gano, la próxima vez grabas en video a tu tía mientras folla, y si ganas, me masturbo escuchando a tu tía pero lo haré delante del espejo, me verás ¿vale?

Me quedé pensando, joder con lo del video de mi tía, ni hablar iba a hacer eso… pero lo de verla mientras se masturbaba… ufff, eso era tela…

– Ufff ¿un video? en serio???
– Sí, aunque solo sea de unos segundos, pero quiero imagen
– mmmm, bueno, vale, pero si gano quiero verte bien, nada de taparte con las sábanas
– No, totalmente desnuda y me colocaré como quieras para que no pierdas detalle
– ¿De verdad?
– Sí ¿aceptas?
– mmmm claro
– Vale, pues también acepto el reto, aunque es poco reto para mí, lo tengo ganado jajaja
– No creo
– jajaja, ingenuo jajaja

Nos despedimos al poco. Gema lo flipaba, yo había visto a Sara arrugar la cara al decir «bollera» de forma muy despectiva, ni de coña se la follaba.

Varios días después, por la tarde me escribe Gema:
– ¿Esta noche vas a estar en casa o estudiando fuera?
– En casa ¿por?
– Luego hablamos y te cuento ¿vale?
– Cuéntame ahora
– No puedo, tengo que dar una clase… luego te aviso
– Bueno, vale

Me dejó expectante ¿Qué me querría contar? me pareció raro pero seguí estudiando, ya me enteraría.

Por la noche, vi que llegaba pero no me dijo nada. Ya nunca echaba las cortinas, y vi que al rato salía con el pelo mojado pero vestida, una desilusión. Se estuvo cepillando y luego se fue.

Yo también me fui a cenar. Al volver, miré la ventana pero estaba a oscuras, ya se habría ido y la final no me había contado nada. Le mandé un mensaje pero no contestó. Seguí estudiando.

A eso de casi las 12 de la noche, recibí un escueto mensaje que solo decía «Atento». Me quedé mirándolo ¿Qué esté atento? ¿al móvil? no lo entendía. Esperé pero no escribía nada más. Lo dejé en la mesa e intenté seguir estudiando pero la curiosidad me tenía bien cogido y no paraba de mirar el móvil.

De repente, se encendió la luz de su habitación y me quedé con la boca abierta. Eran Gema y ¡¡¡Sara!!!, morreándose de una forma tremenda, con un ansia total. Gema paró justo enfrente de la ventana, dejándome ver como se besaban, con mucha lengua y las dos tocándose los pechos por encima de las camisetas. Me sorprendió ver a Sara tan activa, buscando la boca de Gema todo el rato, tocando sus tetas.

Gema le quitó la camiseta a Sara, y seguidamente el sujetador, y comenzó a comerle un pezón. Vi la cara de placer de Sara, como agarraba la cabeza de Gema. Gema se dedicó a chupar y mordisquear ambos pezones, que se les veía duros como piedras. Entonces Gema se retiró un poco para quitarse su camiseta y sujetador y pude ver claramente las tetas de Sara, muy bien puestas y bonitas. En cuanto se liberaron las tetas de Gema, Sara se lanzó a por ellas, lamiendo y chupando. Y entonces, Gema me miró, sonriendo, me había ganado.

Pensé «que cabrona!!!» y entonces Gema hizo un gesto con la cabeza, hacia un lado, y me volvió a mirar. Me fijé donde había apuntado con la cabeza… el espejo, estaba movido y apuntaba a la cama!!! me quedé flipado, iba a verlas follar!!! La sonrisa de Gema, mirándome, era puro vicio.

Entonces cogió la cabeza de Sara y se la levantó, para liarse en un profundo morreo con ella. Yo estaba expectante y excitado al 100%. No me lo podía creer, iba a ver desnuda a Gema!!! Me saqué la polla que la tenía totalmente dura, pero con miedo a tocármela, tenía tal excitación que pensaba que con solo tocármela, me iba a correr, y aún quedaba mucho espectáculo.

Gema empujó a Sara contra una pared, la que había enfrente a la ventana. Entonces pude verlas más, hasta las rodillas. Las dos iban con leggins o similar, ajustados. Seguían besándose pero ahora solo veía la espalda desnuda de Gema y su culo enfundado en un leggin gris claro. Dios, que culo tenía Gema. Sara le pasaba una mano por la espalda y con otra le apretaba una nalga a Gema.

De repente, Gema se agachó, dejándome ver perfectamente las tetas de Sara. Sí que eran bonitas, redondas, no muy grandes pero para nada pequeñas, bien puestas, y con dos pezones enormes pero con aureolas pequeñas. Los pezones se veían erguidos, tenían que ser de piedra tal como se veían. Gema estaba bajándole los leggins a Sara, la cual se movía para facilitar la labor. Gema echó a un lado los pantalones de Sara y poco después, sus bragas, y claramente se puso a comerle el coño. La cara de Sara era de puro gusto, se retorcía de placer mientras con una mano, empujaba o retenía la cabeza de Gema.

Estuvieron en esa postura unos minutos. Sara miraba abajo, hacia Gema, la cual a veces también miraba arriba. Veía una mano de Gema moverse, claramente le estaba haciendo un dedo mientras se lo comía. Y entonces Gema empezó a moverse hacia un lado, besando los muslos de Sara, dejándome ver su coño y como tenía dos o tres dedos metidos en él, y como no paraba de moverlos. Sara tenía lo que se suele llamar una pista de aeropuerto, una pequeña franja de pelo negro.

Sara se movía y temblaba de gusto. Levantó una pierna y la apoyó contra la cama, y empujó de nuevo la cabeza de Gema a su coño. Gema no se hizo de rogar y siguió comiendo. Sara no tardó en correrse, temblando y con cara de estar gritando. Cuando terminó, tiró de Gema hacia arriba para besarse con ella, riéndose, con la cara encendida y llena de vicio.

Gema cogió y se bajó sus leggins, poniendo su culo en pompa hacia mí. No llevaba bragas o se la había bajado junto al leggins, no lo sé, pero la visión de su culo estuvo a punto de hacer que me corriera. Yo estaba impresionado, sin atrever a tocármela. Me miré la polla, rezumaba liquidillo y eso sin tocarme. Gema se terminó de quitar el pantalón y lo echó a un lado, ya estaba completamente desnuda, dándome la espalda. Su culo era de infarto. Sara se lo cogió y vi como lo apretaba, que cabrona, que suerte tenía…

Entonces Gema se giró, dándole la espalda a Sara y poniéndose de frente a mí, sonriéndome. Tenía el coño totalmente depilado y era increíble lo buenísima que estaba desnuda. Se echó el pelo hacia un lado y algo le dijo a Sara que comenzó a besarle el cuello descubierto. Gema cogió una mano de Sara y se metió los dedos en la boca y luego la llevó a su teta izquierda, donde Sara empezó a juguetear con su pezón. Cogió la otra mano y volvió a chupar sus dedos, esta vez lentamente, mirándome y dedicándole tiempo a chupar los dedos, dios, que tía más sexy. Luego llevó esos dedos a su coño y Sara comenzó a masturbarla.

Sara no paraba de mover ambas manos, pellizcando un pezón y metiéndole varios dedos a Gema, mientras no paraba de besarla en el cuello, oreja… Gema no dejaba de mirarme, con cara de vicio y placer. Estaba increíblemente preciosa y excitante, y me moría de ganas de masturbarme, pero quería que me durara esa excitación. Entonces, de repente, Gema hizo un gesto con la mano, moviéndola con la mano medio cerrada, en un gesto claro de masturbación de un tío. Vi como Gema empezaba a temblar, me estaba diciendo que se iba a correr y ya no pude reprimirme más y comencé a pajearme, a sabiendas que no duraría nada. Gema se retorcía y yo empecé a correrme de una forma incontrolable, uno, dos, tres… no sé cuantos chorros eché pero no podía dejar de correrme y temblar viendo a Gema como tenía su orgasmo.

Cerré los ojos para tranquilizarme, me iba a dar algo. Los abrí para ver como Gema y Sara se reían y besaban. Entonces Gema la llevó a la cama donde se tumbaron, boca arriba. El espejo me dejaba verlas pero no demasiado bien, veía sus pies, piernas pero casi nada de sus caras.

Me levanté para intentar limpiar el desastre que había armado. Me había llenado de leche todo el pijama, arriba y abajo. Me lo quité, me limpié como pude y me puse otro. Al volver a mi sitio, vi que Sara estaba comiéndole las tetas a Gema, vaya, iban a seguir. Ahora ya no podía ver la cara de Gema, lo que me jodía, pero sí vi como Gema abría sus piernas y Sara le volvía a hacer un dedo. Esta vez se veía claramente el coño de Gema y como la mano de Sara se movía por él.

Entonces Sara se movió y se puso entre las piernas de Gema, para comérselo. Y, sin ella saberlo, Sara me estaba ocultando el coño de Gema pero enseñándome un primer plano de su culo y coño. Se me puso de nuevo dura, muy dura y comencé a masturbarme lentamente. Estuvieron las dos cambiando de posturas, tocándose, besándose, lamiéndose… Me volví a correr cuando Gema se puso cerca del espejo, mientras Sara le comía las tetas, la cara de placer de Gema me podía y fue verla y correrme. Siguieron unos minutos más, hasta que claramente se volvió a correr Sara, estaba vez tumbada y con los dedos de Gema.

Estuvieron 5 minutos más las dos tumbadas y luego Sara se levantó, cogió su ropa y se fue. Entonces Gema me escribió:
– Gané jiji
– Ha sido increíble, Gema
– jajaja
– Eres preciosa y super sexy, no tengo palabras
– jajaja, gracias nene
– Pufff, de verdad, no puedo describirte
– ¿Se veía bien?
– muy bien, muchas gracias
– De nada jiji

Nos quedamos callados. Entonces ella dijo:
– ¿Cuántas?
– ¿Cómo?
– ¿Cuántas pajas?
– Ah, jeje, dos
– ¿Solo dos? ohhh
– jaja, que habéis estado solo 20-30 minutos, a ver cuántas veces quieres en ese tiempo
– jajaja, pero una fue cuando te lo dije con la mano ¿no?
– Sí, joe, que control tienes niña
– jajaja, es que no hace falta ser muy lista para saber que estabas haciendo jajaja
– jajaja
– Entonces, ahí nos volvimos a correr juntos
– Sí
– Guay
– jeje
– Y Sara ¿qué te ha parecido?
– Tiene un bonito cuerpo
– Unas tetas preciosas ¿eh? y un coñito rico rico jajaja
– Se ha corrido un par de veces ¿no?
– No, tres
– Ah, es que en la cama no se os veía a veces ¿y tú?
– Yo una, Sara tiene que aprender algunas cosas jeje, lo de comer no lo ha pillado muy bien jajaja
– ¿No? pues parecía que te gustaba
– Claro, pero hay que tener más constancia, lo dejaba demasiado pronto jajaja

……….
«Además, tontín, el orgasmo que he tenido ha sido por ti, no por ella, anda que no le queda nada a ella por aprender…» pensaba mientras escribía. Sara había estado bien pero mi excitación era por saber que Dani miraba.
……….

– Bueno, nene, he ganado, ya sabes lo que toca
– ¿La grabación? pero ¿Cómo voy a grabarla? se van a dar cuenta
– Aceptaste el reto y has perdido, eso ya es cosa tuya pero tienes que pagar
– Gema, pide otra cosa, la que sea
– No, nene
– Es que no sé como hacerlo
– Eres muy listo, seguro que se te ocurre algo jeje

Menudo marrón tenía ahora. La experiencia merecía cualquier pago pero lo que me pedía lo veía imposible. Gema escribió:
– Bueno, nene, a dormir ¿no?
– Sí, no creo que ya pueda estudiar, tengo aún el corazón a mil jeje
– jajaja, venga, buenas noches
– Buenas noches

Entonces vi como Gema se levantaba, desnuda, a coger su ropa. La veía claramente, recogiendo la ropa, pero sin ponérsela. Entonces miró a la ventana y lanzó un beso, sonriente, y apagó las luces.

Le escribí:
– Ahora se me ha vuelto a poner dura

Me respondió de inmediato:
– jajaja

Y al poco:
– Se me ha ocurrido una cosa. Te llamo

Y descolgué:
– Dime
– Me he quedado un poco con ganas, Sara no ha rematado ¿quieres que volvamos a hacer lo del otro día?
– ¿Poner otra vez la grabación de mi tía?
– No, esta vez tú me cuentas lo que has visto y como nos has visto ¿Vale?
– mmm, bueno, no sé si sabré contar lo que he visto
– Lo que has visto y lo que has sentido, quiero verlo desde tus ojos
– pufff, no sé
– Venga, inténtalo, y nos tocamos a la vez
– Pero es que creo que soy muy soso para eso
– Si no me gusta, lo dejamos
– Bueno, vale

Y empecé a contarle como la veía. Me centré totalmente en ella, en su cara, su mirada, como sonreía… y mientras me masturbaba y la rememoraba en mi cabeza y…

– Y entonces te giraste, y me enseñaste tu cuerpo, tu precioso e increíble cuerpo, y vi como me mirabas, y como me sonreías, lo guapísima que eres, y sabía que el placer te lo estaba dando Sara pero me estaba imaginando que era yo el que te tocaba, el que te besaba el cuello, el que..

……….

«Claro que eras tú, tontín, solo pensaba en ti» sin dejar de gemir y masturbarme, no podía parar…
……….

Escuchaba los gemidos y jadeos de Gema por el teléfono, no podía aguantarlo más, la mano, tenía que ir más despacio, pero no podía, más rápido, más rápido…
– el que te masturbaba, sintiéndote, y tu cara, tus ojos sin parar de mirarme.. y dios, no aguanto másss

……….

Aghhhhhhhhhh me corrí escuchando como él se corría… no podía parar…
……….

«mierda, me he corrido demasiado pronto, pero es que no puedo con sus gemidos…». Le dije:
– Lo siento Gema, me he corrido demasiado pronto

No escuchaba nada. Dije:
– ¿Gema? ¿se ha cortado?

Entonces escuché jadeos y a Gema decir:
– No
– Perdona, es que te he visto en mi cabeza y no he podido…
– No, ha estado muy bien, me ha gustado mucho
– Ya pero…
– También me he corrido
– ¿Sí?

……….

Sí, tontín, aún estoy con los espasmos, menudo orgasmo… el cuarto pensando en ti, y tú sin saberlo.
……….

Entonces Gema se rio:
– Te podrías dedicar a relatar historias eróticas
– jeje, no sé, creo que me he centrado demasiado en mí, no te he descrito nada de Sara que es la que te estaba proporcionando placer, solo te he contado mi parte
– Ya, da igual

……….

«Pufff, si es lo que quería, tontín, y lo has hecho genial, he rememorado perfectamente lo que había sentido, yo también estaba pensando que no era Sara, que eras tú»

Dani seguía hablando:
– ¿Sabes? verte es la ostia, pero escucharte, pufff, tus gemidos son…
– jajaja
– Ya, ya sé, te pareceré tonto
– Para nada
– Muchas gracias por esto Gema, eres única
– jajaja, lo sé jajaja, y ahora sí, buenas noches
– Buenas noches

Colgué y me quedé tumbada, «acabo de follar con una chica y lo que he sentido con ella no llega ni a la mitad de lo que acabo de sentir contigo, tontín».
……….

Me quedé mirando el móvil… mira que eres patético, ella quería escuchar como se la follaba Sara, no como me gustaría a mí follarla… seguro que ni se ha corrido ni nada y me lo ha dicho por no hacerme quedar mal…

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s