ESRUZA

…Y la soltó abruptamente de sus manos,

de esas manos tibias, cansadas por los años,

que tanto amaban esa flor,

ella en correspondencia, le brindaba

su fragancia sutil.

Fue cortada por él para recibir

esa fragancia, hacer su vida placentera

y cuidarla al amanecer y al anochecer.

Y la flor cayó, lentamente,

como en cámara lenta, desprotegida.

Y fue arrastrada por el “volaverunt”;

siendo presa del viento y el olvido

se secó.

Ya no había esas manos dulces que

la acariciaban en sueños al amanecer,

al anochecer, y a cualquier hora,

por el placer de tenerla.

Era una azalea que le brindó sólo a él

su fragancia, pues él la cortó.

Flor de azalea roja, oferente,

que se secó inevitablemente.

Sin saber por qué, su dueño

dejó de cuidarla.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s