FRAN REL

La semana la empecé dura estudiando pero necesitaba ayuda con algunos temas, no me entraban en mi dura cabeza. Al final, me metí en un pequeño grupo de compañeros empollones que estaban estudiando juntos y pasé varias noches hasta las tantas en casa de uno de ellos. En el grupo esta Ale, el novio cornudo de Sara, dos amigos y dos chicas, las más inteligentes del grupo y de mi curso, y eran las que más ayudaban al resto que íbamos más atrasados que ellas en todo. Eran Charo y Marta. Charo era bastante regordeta, alta y feilla, pero con un par de tetas descomunales y le gustaban los escotes. Era bastante simpática y habladora. En cambio, Marta era lo contrario, muy delgada, muy bajita, de cara ni fu ni fa, y extremadamente callada. Dos chicas listas, estudiosas con sus gafas y pintas de empollonas pero no eran para nada llamativas sexualmente hablando para mí porque ni me iba el exceso de curvas ni la falta de ellas. Además, las dos eran de pueblo, pero de pueblo profundo, con un fuerte acento, y con novios en sus pueblos. Me llevaba bien con ellas, sobre todo con Charo, pero me hacía mucha gracia sus acentos tan cerrados.

Me pasé días estudiando y estudiando sin parar pero varios días después, Gema me escribió:
– No me has dicho nada del bombón de ayer
– ¿Cómo?
– La chica que me ligué ayer noche
– Ah, es que no estuve en casa
– ¿De juerga?
– No, estudiando con otra gente, que me están ayudando
– Ohhhh, pues te la perdiste
– ¿Cómo era?
– Una belleza escandinava, ojos azules, rubia de verdad, preciosa
– Jajaja
– Y un coñito rubio delicioso jaja
– jajajaja, como eres
– Y sabía follar jajaja
– Pero ¿tú y Lily no sois pareja?
– Que va
– ¿Entonces?
– Somos… folla amigas, muy buenas folla amigas, pero ya está
– Ah, pues pensaba que erais novias
– No, quita, quita, paso de relaciones cerradas

Me quedé sorprendido, había supuesto que eran pareja. Entonces Gema siguió:
– Pero te escribo por otra cosa
– ¿El qué?
– Hoy me ha dicho Marisa que este sábado tiene su noche de pareja
– Ah

Primera noticia, Gema se enteraba antes que yo. Y dijo:
– Ya sabes lo que me debes
– ¿Lo de la grabación?
– Claro
– Venga ya
– Sí, me lo debes
– No te debo nada, cachonda
– jajaja, sí, me lo prometiste
– Yo no hice eso, no me líes
– Pues lo haces por mí
– Pero es que es algo íntimo de ellos
– Es sexo y a mí me encanta
– Pufff
– Además, mira por la ventana

Miré y vi a Gema en la ventana, vestida. Pensé que se iba a despelotar pero se volvió y fue al espejo y lo giró un poco, y después lo movió. Entonces volvió:
– ¿Qué ves?
– que has movido el espejo
– Ya, tonto, pero digo reflejado en él

Miré y vi a lo que se refería:
– La cama
– Pues ya sabes
– ¿El qué?
– ¿Tanto estudiar te ha vuelto tonto de repente? jajaja
– ¿Vas a dejar ahí el espejo?
– No
– ¿Entonces?
– Pero podría dejarlo alguna vez, si estoy contenta contigo

Me estaba chantajeando totalmente. Le pregunté:
– Pero ¿dejarlo cuando tengas compañía?
– Ayyy, al fin, que lentito estás jaja

Joder, me iba a dejar verla follar!!!
– ¿En serio?
– y tanto
– Vale, te haré la grabación de mi tía
– jajaja
– pero eres una chantajista
– Lo sé jajaja

Me quedé pensando y le dije:
– Deberíamos probarlo
– ¿El qué?
– Lo del espejo
– ¿Cómo?
– Te podrías tumbar y…
– jajajaja, y parecía tonto jajajaja
– Y te digo si se ve bien o no
– Y me hago una paja ¿no? jajaja
– claro
– nooooo, te jodes jajajaja
– Como eres, si solo es una prueba jaja
– Yaaaaa, jajajaja

Entonces fue al espejo y lo puso en su sitio y me dijo:
– Bueno, me voy que he quedado
– que bien vives, siempre quedando
– claro, no soy tan lista como tú, no me va estudiar jeje
– Eres demasiado lista, me parece a mí
– jajaja, no lo sabes bien… venga, hablamos
– Sí, que te diviertas
– Y que no se te olvide, y no quiero excusas, grabas sí o sí
– Ya, ya
– hasta luego
– Oye, esta noche traes compañía?
– No creo, nos quedaremos en casa de Lily, es que su cama es más grande jajaja adiós nene

Me quedé mirando el teléfono… «esta niña me va a matar, otra vez estoy empalmado»

Gema miraba su teléfono mientras bajaba en el ascensor «este niño ¿me pone? tengo ese cosquilleo pero ¿será por él o por la situación? me gusta el rollito que tenemos pero no es mi tipo, me gustan más mayores… aunque está bueno… pero no, paso de liarme con él, si es un yogurín y esos no saben ni follar decentemente»

El sábado estuve todo el día estudiando, no salí de mi habitación hasta que a eso de las 8 de la tarde, escuché como tocaban en la puerta que comunica con la casa de mis tíos. Me levanté y abrí, era mi tía. Me dijo:
– Dani, nosotros ya nos vamos, en la nevera te he dejado comida para que cenes, descansa un poco de tanto estudiar y ve una peli mientras cenas, anda

Me quedé mirando a mi tía. Iba maquillada, con un vestido ajustado a medio muslo. Estaba muy bien, muy atractiva. Le dije:
– Guau, estás impresionante

Ella se quedó sorprendida y se ruborizó un poco, no se esperaba el halago:
– Anda ya, tonto
– Sí, estás genial, de verdad
– Déjate de tonterías

Y se fue para otra habitación. Me quedé mirándola, como meneaba el culo y ella giró la cabeza y sonrió. Dijo:
– ¿ves como tienes que descansar? ni sabes lo que ves
– Lo sé muy bien, seguro que esta noche triunfas

Ella se puso aún más colorada y rio demasiado fuerte, por los nervios. Entonces apareció mi tío:
– ¿Qué pasa? ¿nos vamos ya?
– Sí, vámonos

Les dije que se divirtieran, mirando a mi tía que sonreía, claramente halagada.

Me fui a la cocina y saqué la comida. Me puse a ver la tele mientras comía, estaba muerto de hambre. Luego volví a mi cuarto a estudiar. Estuve atento a la puerta. Llegaron cerca de las 2 de la noche, con muchas risas de ella. Dejé pasar 5 minutos y abrí la puerta. No se escuchaba nada.

Me acerqué despacio al dormitorio. La puerta estaba abierta y entonces escuché nítidamente el ruido húmedo de succión, mi tía estaba mamándosela. Cogí mi móvil y active la grabación de audio, sin saber si se escucharía algo. Me acerqué a la puerta y escuché de repente:
– Que bien la chupas, putita

Y al poco:
– Más rápido zorra, y trágatela entera

Entonces sí empezó a escucharse claramente la mamada, con mi tía gimiendo, chupando, atragantándose. Me asomé rápidamente para ver a oscuras a mi tío acostado y ella entre sus piernas, chupando. Así siguieron un par de minutos más para luego escuchar:
– Ponte encima, zorra, a ver como me cabalgas

Comenzaron a follar, ella gimiendo en alto, mi tío insultándola y dando palmadas fuertes, no sé donde, supongo que en su trasero. Luego le dijo que quería comerle el coño. Mi tía gritaba de gusto. Me volví a asomar. Ella estaba sentada sobre la cara de mi tío.

Me aparté. Ellos siguieron follando, ya no miré más pero imaginé que ella estaba encima. Entonces, de repente, se escuchó mucho ruido de movimiento, estaban cambiando de postura. Al poco estaba de nuevo gritando Marisa. Me volví a asomar. Estaban en la postura del perrito, con ella gritando mientras mi tío le daba palmadas fuertes en el culo.

De repente, Marisa empezó a gritar ahogadamente, contra la almohada o la colcha, se estaba corriendo. Mi tío decía:
– Córrete zorra, pedazo de puta, como te gusta mi polla, puta

Al poco se callaron. Solo se escuchaban sus respiraciones. Entonces escuché movimiento y de nuevo, una mamada. Miré rápidamente. Marisa estaba de rodillas, chupándosela a mi tío que estaba de pie. Estuvieron así un rato y de repente mi tío dijo:
– ¿Quieres follar más o me corro ya?
– Quiero más, pero por el culo
– Mira que eres zorra jeje

Se volvió a escuchar mucho ruido y al poco un grito de ella:
– Dios, que polla tienes, me vas a romper el culo
– Pero te encanta zorra
– Siiiii

Y empezaron de nuevo a follar. Y de nuevo Marisa se puso a gritar y mi tío diciéndole que se tocara el coño y ella gimiendo y de nuevo corriéndose salvajemente, a la vez que él.

Cogí y me fui rápidamente. Miré la grabación, casi 14 minutos de polvo y había sido super intenso.

Me metí en la cama. Cogí los auriculares y puse la grabación. Me sorprendió lo bien que se escuchaba. Puse la parte del primer orgasmo de Marisa y me masturbé hasta correrme. Me quedé dormido enseguida.

El domingo me fui con el grupo de estudio, a seguir empollando. Llegué a mi casa de noche y vi luz en la habitación de Gema. Levanté mi persiana y encendí la luz. Gema se asomó y me saludó. Entonces me llamó:
– Estoy muerta niño
– ¿Y eso?
– Ayer nos acostamos a las 7… bueno, hoy nos acostamos a las 7 de la mañana jajaa
– No veas
– Nos fuimos a una fiesta y luego salimos y fuimos enganchando bares y discotecas… ufff
– Y yo estudiando
– Pobre jajaja
– Y te has tirado todo el día durmiendo ¿no?
– Que va, nos fuimos a desayunar y luego a casa de unos amigos de Lily para ayudarlos a pintar
– ¿En serio?
– Sí, ya nos habíamos comprometido jeje
– ¿Y no has dormido nada?
– Nada, ahora me iba a acostar

Estábamos hablando por el móvil pero cada uno en una ventana, mirándonos. La vi con cara de cansada. Le dije:
– Bueno, te dejo descansar
– ¿Y tú qué? ¿hoy has descansado?
– No, acabo de llegar de casa de uno, hemos estado estudiando, que esta semana empiezo ya con el primer examen
– Vaya, se te nota cansado
– Pues ya somos dos, tú tienes cara de necesitar echarte ya jeje
– Sí, ya te digo ¿tú no te vas a dormir?
– Que va, estaré un par de horas más
– Pobre
– sí, jeje, venga, buenas noches
– Espera, espera, a ver si te crees que me he olvidado
– ¿De qué?
– De qué va a ser??? de lo que me prometiste
– Ah, eso
– Sí, ESO, lo tienes ¿no?
– Sí
– Ahhhh, ese es mi niño jeje, venga, mándamelo
– Pero si estás cansada
– Sí, mañana lo escucho, pero mándamelo ya, que quiere comprobar como se escucha
– Bueno, pero esto no se lo pongas a nadie
– Claro
– Confío en ti
– Que sí, que es solo para mí

Se lo envié y me dijo:
– Vale, ya ha llegado, muchas gracias nene, te dejo, buenas noches
– Buenas noches

A los cinco minutos me llama de nuevo:
– Nene, se escucha genial
– A que sí, me ha sorprendido
– mmmm ¿lo escuchamos juntos?
– Pero ¿no estabas cansada?
– Mucho pero me ha puesto cachonda
– ¿Y?
– No sé, es la primera vez que hago algo así, es extraño y morboso
– Y tanto
– Mirabas?
– A veces me asomaba
– Venga, lo pongo y escuchamos juntos y me explicas

Entonces lo puso y Gema iba diciendo lo que se imaginaba que pasaba. Casi siempre acertaba. Le pregunté:
– Muy bruto mi tío ¿no?
– No, que va, está claro que a ella le va el papel de sumisa y le gusta
– ¿Le gusta que la insulten así?
– Claro
– ¿Y esas palmadas no son muy bestias?
– Que va, eso no es nada, a mí me han llegado a pegar mucho más fuerte y yo he pegado mucho más fuerte
– Joder
– Y mola, pero hay que saber con quien hacerlo y tener ganas y confianza, eso no se hace con cualquiera
– no sé, me parece muy bestia
– A mí me han llegado a atar y pegar con un spanker, dejándome el culo totalmente colorado, y luego tener unos orgasmos intensísimos
– Joe
– Pero era con alguien a quien quería muchísimo y en quien confiaba totalmente

Seguimos escuchando y llegamos al primer orgasmo. Le pregunté si era de verdad o fingido y Gema no tuvo dudas, era de verdad. Luego llegamos a la parte del sexo anal y le dije:
– Pero ¿de verdad le gusta?
– Claro
– Lo hará por él ¿no? por satisfacerlo
– Y por ella
– Pero le dolerá
– Pues puede, no sé como la tendrá tu tío, pero a mí me han metido consoladores enormes que dolían a rabiar y correrme varias veces con eso metido
– ¿Sí?
– Sí, es una mezcla de dolor, morbo, placer… no sé, a veces es intensísimo y otras veces nada
– ¿Y crees que se ha corrido también?
– Sí, sin duda, se lo ha pasado de puta madre

Nos quedamos callados. Entonces ella dijo:
– La verdad es que ha sido un buen polvo ¿eh?
– Sí, eso creo
– Marisa sabe disfrutar, y tu tío no es nada malo en la cama
– jajaja
– Mira, te enseño una cosa

Y al rato recibo una foto. La miro, unos dedos mojados. Entonces me dice Gema:
– Mira como estoy de mojada

Estaba ya empalmado pero fue decirme eso y casi me corro. Me quedé callado. Ella siguió:
– Ufff, creo que me voy a tocar
– ¿Sí?
– Sí, estoy cachonda y así no me puedo dormir
– Ah

Nos quedamos callados y luego ella dijo:
– ¿Lo hacemos juntos por aquí?
– ¿Cómo?
– Masturbarnos
– ¿Sí?
– Sí, espera, voy a poner la parte que más cachonda me ha puesto

Y puso la parte del primer orgasmo. Entonces, al poco, la escuché gemir bajito, ya se estaba tocando. Me la saqué y empecé a masturbarme. La escuchaba gemir cada vez más, e incluso escuchaba el ruido de su mano, un ruido húmedo. Aumenté el ritmo…

…..
Escuchaba la respiración de Dani, su mano sobre su polla, el ruido de movimiento rápido, quería escuchar más a Dani, cogí el móvil y quité el audio de Marisa, así mejor, lo escuchaba respirar, me toqué más rápido, notaba el orgasmo, estaba a punto, pero quería escuchar más a Dani, gemí más fuerte y él respondió con un gemido entrecortado y su mano, el rozamiento… entonces me llegó el primer espasmo, grité y Dani también, escuché como se corría y yo me corrí también, un espasmo, dos, tres y grité contra la almohada, y gemí… y no paraba de correrme… jadeé sin poder parar de temblar. Esperé unos segundo y luego dije entrecortadamente:
– Buenas noches

Él tardó un poco en contestar y lo dijo entrecortadamente también:
– Buenas noches

Y corté, aún temblando, dios….
……

«Dios, que corridón, me había llegado hasta el hombro.. claro, aquí sentado, haberte puesto de pie gilipollas… madre mía, que tía más sexy gimiendo… como se había corrido escuchando a mi tía, pues sí que le ponía mi tía… y ahora a arreglar este desastre… espera, joooderrr, hasta los apuntes he manchado, que desastreeeeee»

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s