DERIVIA

Después de aquella noche, entre mi trabajo y el ajetreo diario fue volver otra vez a la rutina, eso sí, estábamos deseando volver a salir juntos sin las niñas una noche y aumentamos la media de polvos y empezamos y aunque no pude volver a darla por el culo, si que no hubo polvo sin que la metiera uno o dos dedos por su culito y no es que se quejara si no todo lo contrario, me decía que sentía más fuertes los orgasmos.

Un día, dos o tres semanas después de aquella noche, me enteré que ese fin de semana había una fiesta de disfraces y casualidades, las niñas se iban a pasar la noche con sus primas. Así que nos pusimos a pensar de que iríamos disfrazados.

Decidimos que nuestros disfraces se complementarían y como tampoco teníamos mucho tiempo tendría que ser algo fácil de conseguir. Con estos requisitos veíamos opciones entre personajes famosos del mundo del cine o héroes. Internet nos ofrecía bastantes más posibilidades de las que imaginábamos. Según íbamos mirando a Ana le gustó bastante un disfraz de Catwoman además tenía unas botas negras altas de tacón que la quedarían genial con el disfraz y a mi verla enfundada en aquel mono negro ajustado de licra me motiva bastante yo claro sería Batman. Mientras Ana buscaba complementos para su disfraz, yo buscaba un disfraz chulo de Batman, no fue muy complicado. Cuando yo ya había terminado de seleccionar mi disfraz, Ana aún seguían liada con los complementos, realmente, solo era uno el que le hacía falta y tampoco sería necesario pero estaba ilusionada y quería llevar el mejor disfraz.


-es que la cola que lleva el disfraz me parece muy cutre.-
 me dijo, yo pensé que ese no podía ser el problema, así que le dije que no se preocupara que eso era lo de menos.

-ven anda, ayúdame que a ti esto se te da mejor.- me pidió.

Me senté en su silla y me puse a buscar, ella a mi lado miraba y la verdad, no encontrábamos nada que nos gustara. Entonces probé en inglés, tail cat, al dar al enter en el buscador, aparecieron todo tipo de colas de gato y referencias parecidas, unas nos gustaban que otras, pero entre todas ellas una hizo que mi mente comenzará a desviarse de la primera intención.

-mira Ana, esta es perfecta.- mostrándose la en la pantalla

-¿verdad? Con esa estaría monísima.- me respondió en tono bromista al ver en la pantalla un plug anal con una preciosa cola de gato.– estás más tonto.

-¿No te la pondrías?

-claro que sí cariño, y me pasaría desnuda delante de todo el mundo con ella metida en el culo.

Ana creía que bromeaba, pero no lo hacía, no era una broma.

-Aunque no fuera en la fiesta, ¿Te lo pondrías?

Entonces se dio cuenta de que no era una broma, dudó por unos instantes quedándose callada mirando la pantalla.

-¿Te gustaría verme con eso puesto?

Su respuesta y su lenguaje no verbal, dejaron claro que la idea no le desagradaba, así que pulse el botón de comprar, cuando vio mi reacción, ella empezó a reír.

-Qué loco estás.- sentí su mano deslizarse por mi pantalón.-mmm, parece que realmente te gusta.

En aquel momento ya estaba duro, su mano agarró mi miembro, y comenzó a masturbarme lentamente.

-estarías muy sexy con ella puesta.

-cómo una gatita…

Cuando fui a tocarla, no me dejó, sujeto mi mano, me dijo que las niñas se podían despertar, pero ella no paró, lo hacía lentamente, mientras yo disfrutaba con lo que me hacía explicándole mi idea.

-¿Te atreverías a llevarla?

-qué quieres, ¿que todos me vean desnuda? Eso te pone cachondo…

-no te verían desnuda, ni siquiera sabrían que esa colita estaba sujeta en el interior de tu culo…mmmm.- 
subía y bajaba su mano y cada vez me daba más placer

-¿Qué se te ha ocurrido, loquito?

Le conté la idea, que realmente era simple, un pequeño agujerito en la tela del disfraz que dejaría salir la colita, y con el pelo de la propia colita se disimularia.

-ya veremos…Ahora dale la leche a tu gatita.– y se metió mi polla en la boca, a los pocos segundos la avisé, ella no paró.

Dos días antes de la fiesta llegó la colita de gatita, el disfraz había llegado el día antes. Me enteré en el trabajo, durante una reunión, recibí un WhatsApp de mi mujer, cuando la vi, casi me caí de la silla.

En la foto, estaba Ana en nuestra habitación reflejada en el espejo, girada con el disfraz de gatita y la cola puesta. Y el mensaje que acompañaba a la foto decía:

«Tú gatita está muy puta, la llevas de fiesta???»

Durante la reunión, no me podía quitar la imagen de Ana de la cabeza, solo quería ir a casa y follarla.

Al llegar a casa, Ana ya estaba dormida. La mire tumbada en la cama a oscuras y me la imaginaba en la fiesta con su disfraz, caminando entre la gente, moviéndose con la colita de gata insertada en su ano… me entraron unas ganas tremendas de follarla, pero no lo hice, me tumbé en la cama, a su lado, con mucho cuidado de no despertarla cuando se giró, me di cuenta que no estaba dormida. En la oscuridad, al sonreír pude ver sus preciosos dientes blancos, sentí como enredaba debajo de las sábanas a la vez que beso mis labios. Sentí sus manos bajar el pantalón del pijama, acerco su cuerpo al mío y con delicadeza, llevo mi miembro a la entrada de su sexo. Dentro de ella aguante poco.

-¿Ya?- se sorprendió de lo poco que aguante, ella aún necesitaba más

-lo siento.

-mmm no te preocupes.-
 me dijo cariñosamente.

Se giró, abrió el cajón y sacó el succionador de clítoris, me sorprendió que lo tuviera, lo compramos hace tiempo y quitando un par de veces cuando lo compramos, no lo habíamos vuelto a usar.

-¿Aún lo tienes?

-claro…

Según lo dijo se lo puso en el clítoris y comenzó a masturbarse.

-¿Te gusta?- me preguntó mientras la vi desnuda de cintura hacia abajo, con los pantalones y bragas en los tobillos, dándose placer con el juguete. Aquella visión me calentó aún más pero mi polla no respondía y se quedó blanda por la corrida que tuve hacía escasos segundos.

-mucho.- fui a tocar sus tetas, pero no me dejó, solo mírame, no me toques. Ana me sonreía envuelta en placer, mientras yo obediente la miraba. veía sus piernas completamente abiertas moviéndose y con la mano que tenía libre, apretaba sus tetas después de haberse subido la camiseta.

Cuando comenzó a correrse, cerró los ojos y agarró mi mano llevándola a la boca para ahogar en ella sus gemidos.

Al relajarse y mirándome sonriente me dijo.

Qué ganas de que llegue mañana.

Ana y yo no comenzamos nuestra relación un año después de conocernos y nos dimos un paréntesis de año y medio cuando terminamos la carrera, durante ese tiempo dejamos de tener contacto para volver a juntarnos en la fiesta de cumpleaños de una amiga en común.

Veo como Emilio mira a mi mujer, la desea. Aunque intenta disimularlo, no puede. Él la habla con una confianza inusual cuando llevas mucho tiempo sin saber de la otra persona y ella se siente agusto y cómoda

-perdonar que os lo robe un momento.- interrumpe una mujer agarrando a Emilio del hombro llevándoselo a saludar a otra pareja que está a pocos metros de donde estábamos. Cuando se separan, Ana me dice que es su mujer.

Ana me da un beso y me dice que va a buscar a Emma, Rebeca y Andrea. Aprovecho para ir al baño. Los urinarios están ocupados así que entró en WC.

Mientras estoy dentro del WC escucho a dos hombres hablar entre ellos.

-¿Has visto a Ana?

-como la queda el disfraz de Catwoman

-Siempre ha estado muy buena, tu lo sabes bien.

-si que está buena y lo sabe
.

No reconozco la voz, me quedo dentro para saber qué más dicen de mi mujer, porque está claro que la conocen.

-qué envidia me das…

Los dos ríen…

-Como follaba…hasta por el culo

Vuelven a reír

Quiero saber quiénes son, hay algo que no me cuadra no puedo evitar pensar en la posibilidad de que Ana me haya sido infiel y no es algo que me resulte agradable, pero dice que la ha dado por el culo y ¿Ana que se haya dejado encular? Me extraña…, con cuidado me pongo en pie sobre el inodoro y veo por encima de la puerta a los dos hombres, a uno no le conozco, pero al otro sí y lo acabo de hacer. Es Emilio.

Hay algo extraño en la sensación que tengo, me gusta saber que los hombres desean a mi mujer, me gusta que genere esa sensación de deseo. Me tranquiliza saber que la conversación se refiere a hace mucho años cuando eran compañeros de trabajo y nosotros no estábamos juntos pero me molesta que nunca Ana me haya hablado de Emilio y hace unos minutos me lo hubiera presentado como alguien a quien tenía que conocer.

Busco a Ana entre la gente, está con Emma y el resto de las mujeres de nuestros amigos, y veo como Emilio se acerca a ella, le dice algo al oído y los dos ríen, Ana me ve y me mira y veo como me sonríe, me fijo y Emilio juguetea con su cola, su boca delata que está sintiendo placer pero se separa de el y viene donde yo estoy.

Me abraza, me besa y me agarra de las manos

-¿Bailas?
-Me parece que Emilio era algo más que un compañero de trabajo.
-¿Estás celoso?-
 me responde sin darle importancia a mis palabras.
-Un poco, es guapo.
-No tanto como tú.-
 me besa y me susurra al oído lo caliente que está y comienza a bailar moviendo lentamente las caderas y pegándose a mi.
-¿Le diste tu culito?
-mi culito es solo tuyo cariño…

Ana despreocupada y visiblemente cachonda, se mueve lentamente al son de la música y me gusta ver qué se lo está pasando bien, el tonteo con Emilio no me preocupa, tengo plena confianza en ella. Se gira y siento su culo pegado a mi entrepierna, lo mueve y me empalmo. Se vuelve a girar y veo tras la máscara esa mirada que pone cuando quiere follar.

-¿Nos vamos a casa?

En el taxi, me besa, siento su lengua rozar mis labios y me entran unas ganas tremendas de comer todo su cuerpo. Miro el reflejo del retrovisor y el taxista parece no prestar atención, por encima del disfraz, acarició su entrepierna y siento el calor que irradia. Ana pasa su mano por dentro del pantalón y agarra mi miembro…

-He escuchado a Emilio, en el baño…
-Cari, Emilio no es nadie, seguro que habrá dicho alguna tontería a algún amigote…
-le decía que te había follado por el culo.

Suelta una carcajada irónica de incredulidad, No parece gustarle lo que oye, pero no le da mayor importancia, acaricia mi cara.

-Cariño, Emilio es un gilipollas, siempre lo ha sido.
-Le habría…
-Mejor que no… tranquilo.-
 vuelve a acariciar mi entrepierna y me besa- este culito solo te lo has follado tu.

Cuando llegamos a casa corremos al dormitorio. No tardamos en estar desnudos.

-necesito que me lo quites.- me dice a cuatro patas sobre la cama mostrándome el rabito que aún está en su culo.

Ver a Ana desnuda, a cuatro patas en la cama, con el rabito colgando entre sus piernas, endurece aún más mi polla. Me acerco a ella, la agarró de las caderas y masajeó su culo, lo amasó hasta que la doy un azote que resuena en la habitación. ¡Zas! Instintivamente, ella hecha su cuerpo hacia delante y mientras me mira me pregunta:

-¿Qué haces?- sé que le ha dolido, esa era mi intención.
– ¿Crees que puedes zorrear y que no habrá consecuencias? – agarró el rabito y tiro de él, con la fuerza suficiente para acercar nuevamente su culo sin que se salga.

Vuelvo a masajear su cu culo que tiene la marca roja del primer azote, coloco el rabito sobre su espalda y puedo ver brillar sus labios. Oigo sus gemidos cuando paso suavemente mis dedos y juego con sus carnosos labios.

¡Zas! Vuelvo a azotar su culo, esta vez más suave, pero también infligiendo una pizca de dolor. Vuelve a echar su cuerpo hacia delante pero esta vez no hace falta que la vuelva a colocar en su posición, ella sola vuelve, separa sus piernas, arquea su espalda y vuelve a ofrecerme su cuerpo.

¡Zas! Un nuevo azote.

Esta vez sí la he dado fuerte de verdad, tanto que se ha girado para decirme que la he hecho daño y al hacerlo, ha quedado abierta de piernas sobre la cama.

-Date la vuelta.
-No

La miro y me sonríe, me abalanzó sobre ella, que grita de susto, intenta escabullirse pero no puede, se mueve intentando liberarse, mientras nuestros cuerpos desnudos se rozan, ella no puede evitar reír al sentir la impotencia de ver qué puedo hacer lo que quiera con ella.

La coloco sobre mis rodillas, sujetando sus brazos con una mano, y con la otra vuelvo a masajear su culo.

-No, porfavor, porfavor no…- me súplica.

Acarició su sexo, está tan mojado que puedo meterle dos dedos casi sin quererlo. Oigo cómo se estremece mientras tocó el interior de su coñito buscando el mítico punto G.

-ahhh, ahhh, ahhh.- no para de jadear mientras acarició con la llema de mis dedos su punto G y con la palma de la misma mano frotó su clítoris.

Ana está completamente relajada, excitada y sumida en el placer que la doy, no para de jadear, y restregar su coñito contra mi mano. Veo su culo enrojecido por el pequeño castigo previo y el rabito aún dentro de su culo. Con la mano que tengo libre, sujeto la colita y muy despacio tiro de ella.

mmm, des, despacito, mmm

Tiro de la colita muy despacio, tanto, que pareciera que el tiempo se parara y que estuviera viendo una imagen a cámara lenta. Su ano se dilata mientras el juguete lentamente se abre paso hasta salir por completo de su culo como si descorchar una botella de champagne, quedando ligeramente abierto su ano que se dilata y contrae. Ana que se estremece, siento tanto alivio y placer que temblando, tiene su primer orgasmo. Cuando se recompone, se sube a horcajadas sobre mi y sin darse un leve respiro, agarra mi polla aún dura y chorreante y se la mete en su sexo.

Noto cada uno de los milímetros por los que mi polla se abre camino, su interior es cálido, húmedo y suave, extremadamente placentero. Siento sus tetas pegarse a mi cuerpo, Ana las aprieta contra mi a la vez mueve sus caderas restregando su clítoris contra mi cuerpo.

-Dios que polla más gorda tienes….

Comienza a temblar y me pide que me corra dentro de ella.

Estoy tan excitado y es tanto el placer que me da, que dejó mi cuerpo llevar hasta que me derramó en su interior a la vez que ella tiene su segundo orgasmo.

Sin salirme de ella, nos quedamos abrazados en esa posición. Me mira, me besa.

-Te quiero.
-y yo.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s