FRAN REL

A partir de ese día, Gema me escribía prácticamente a diario. Pasaba más tiempo en casa de Lily que en su habitación así que casi no la veía, pero sí me escribía por tonterías. Mi tía me decía que no faltaba nunca a sus clases. Y una mañana, al ir a desayunar con mi tía, me llevé una sorpresa al ver allí a Gema.

Mi tía dijo:
– Mira a quien me he encontrado en la panadería, la he invitado a desayunar con nosotros, no te importa ¿no?

Obviamente era todo lo contrario. Las dos estaban ya con su ropa de deporte, es decir, sus mallas ajustadísimas y arriba una chaqueta de chándal. Gema se la quitó y vi que llevaba un top de esos que deja el vientre al aire. Gema me miró y tuvo que ver la cara que yo ponía porque sonrió ampliamente.

Desayuné con ellas, las dos sin parar de hablar de mil cosas, incluido de mí, mi tía diciendo lo mucho que estudiaba, que tenía que salir más, que a ver si me espabilaba… Fue un desayuno agradable y a la vez, perturbador e incómodo.

Esa noche me escribió Gema:
– Hola nene
– Hola Gema
– ¿Qué tal el día?
– Bien, empezó muy bien jeje
– Sí, me gustó el desayuno
– ¿Así haces deporte? tienes que tener a todos los tíos malos en el gimnasio
– jajajaja
– Estás tremendísima y encima con esas mallas y top, pufff
– Que carita pusiste, me encanta jaja
– ¿Tanto se me nota?
– Sí, nene, pero vamos, ver esa cara es hasta mejor que recibir un piropo jajaja
– pufff, no sé…
– El día que los tíos no me miren así, me preocuparé jajaja
– Dudo que eso vaya a pasar alguna vez jeje
– jajajaja, gracias nene… por cierto, esta mañana se te veía incómodo ¿era por eso?
– Bueno, eso era excitante, lo de incómodo era por la que me traíais las dos hablando de mí
– jajaja, tu tía que se preocupa por ti
– ya
– Sabes que su intención era juntarnos ¿no?
– ¿Cómo?
– jajaja, sí, siempre habla de ti, de lo guapo que eres, lo buen chico que eres… y esta mañana cuando íbamos camino del gimnasio me decía que saliéramos algún día, quiere que estemos juntos jajaja
– ¿sí? jajaja, ya quisiera yo jajaja
– jajaja, pero le he dicho que me van las chicas
– ¿Y qué dijo?
– Se quedó cortada jajaja
– Me lo imagino jeje
– Por cierto, a tu tía me la follaba jajaja
– ¿Sí?
– ¿Te extraña? está muy bien, ojalá yo esté así a su edad
– Puff, tú siempre vas a estar buena
– jajaja, eso espero jajaja
– Pero ¿te da morbo mi tía?
– Sí, claro, ¿a ti no? jajaja
– jajaja
– huy, no contestas… ahí hay algo
– nooo
– síiii, lo sé, que para estas cosas tengo una buena intuición, además, os traéis un rollito muy de amigos, para nada de tía y sobrino
– Es que no es mi tía, es la pareja de mi tío
– Ya, ya… pero venga, cuenta ¿te haces también pajas pensando en ella?
– que dices!!!
– No me engañes!!!
– a ver, que sé que es atractiva pero ya está
– no, no, cuenta, venga

Y la tía insistiendo, insistiendo, y al final le conté lo de como los escuché follar. Gema dijo:
– Además de mirón, espías!!! menuda joyita estás hecha jajaja
– joeee, no seas mala, fue curiosidad por los ruidos, no iba buscándolo
– jajaja
– Nada más
– Ya, ya ¿y cómo folla?
– jajaja
– Venga, ya me lo tienes que contar, lo mismo también me hago yo una paja jajaja
– jajaja
– cuentaaaaaaa
– Vale, vale, pues la verdad es que me puso mucho, mi tío insultándola y ella gimiendo y gritando, muy porno jeje
– jajaja ¿se corrió?
– ¿Marisa? sí, al menos eso dijo gritando
– jajajaja, ¿Y cómo?

Me quedé callado, ya era demasiado contar lo del sexo anal, pero Gema insistía. Al final se lo conté:
– Ella le pidió sexo anal y acabaron así, a cuatro patas
– ¿Sí?
– Sí, me dejó alucinado jeje
– ¿Y cómo se lo pidió?
– ¿La postura?
– No, que qué dijo?
– Ah, dijo algo como «quiero que me folles el culo»
– joderrrr, me encanta jajajaja
– ¿Sí?
– me encanta que disfrute así del sexo
– Ah, pensaba que ibas a decir que te encanta el sexo anal
– Claro, bien hecho me encanta
– ¿Las lesbianas hacéis sexo anal?
– Toma éste, jajaja, pues claro jajaja
– no sé
– pero ¿tú has visto el culo de Lily o el mío? ¿Cómo no vas a querer hacer algo con esas preciosidades? jajajaa
– también es verdad jajaja
– ¿Nunca has dado por el culo?
– No, ni planteármelo en serio
– Ay nene, que verdecito estás jajaja
– Oye, que llevo follando desde los 17
– jajaja, con una sola chica tan verdecita como tú ¿no? jajaja, eso no es nada jajaja
– Que mala eres conmigo
– Pero volviendo a tu tía, me encanta su culo, genial que le guste que se lo follen jaja
– sí, tiene su morbo
– Y ahora confiesa ¿Cuántas pajas te has hecho pensando en ella? jajaja
– jajaja, eres muy mala
– Espero que menos que conmigo, que a ver si me voy a tener que poner celosa jajaja

Y la tía se estuvo otro rato riendo de mí, pero me gustaba como lo hacía, sin maldad, solo por reírse conmigo y de una forma muy morbosa. Al final dijo:
– Oye, pues la próxima vez me lo grabas
– ¿El qué?
– a tu tía follando
– Anda ya
– Que sí, que me daría mucho morbo
– Estás loca
– No, en serio
– Pero si está todo oscuro ¿cómo te voy a grabar algo?
– me vale con el sonido
– puffff, estás loca
– siiii, jajaja
– ¿Y tú me pasas el tuyo follando con Lily?
– jajajaja
– Es justo ¿no?
– jajajaja, ya veremos jajaja

Y así nos despedimos. Había sido una conversación supermorbosa pero me había pasado contando las intimidades de mi tía, ahora me sentía culpable.

Ese fin de semana me fui a mi casa, a ver a la familia, no pude salir a ligar, una lástima porque tenía un buen calentón. Encima, ya tenía fechas de exámenes y el agobio que sentía era total, me pasaba el día en la universidad y la noche estudiando. Eso sí, no dejaba de estar atento a la ventana de Gema pero la veía poco, seguramente pasaba casi todas las noches con Lily.

Un día, a eso de las 9 de la noche, las vi llegar a la habitación de Gema. Las dos charlando mientras Gema se cambiaba de ropa. Tenían las cortinas echadas y solo veía sus siluetas pero eran inconfundibles. Entonces, de pronto, Lily abrió las cortinas, mirando a mi ventana mientras hablaba con Gema. Gema se asomó y, mirando a mi ventana, seguía hablando ¿Qué estarían diciendo?….

……..

«¿Tú crees que estará ahí espiando?» decía Lily sin dejar de mirar a la ventana de enfrente. Me acerqué a ella y le dije:
– seguro, a estas horas estará ya estudiando, y mirando

Lily se rio con ganas y dijo:
– ¿Y si le damos espectáculo?

Sonreí y le dije:
– no seas mala, que el pobre está agobiado y necesita concentrarse, que me ha dicho que tiene ya los exámenes y lo lleva mal

Lily, sin dejar de mirar la ventana de enfrente dijo:
– A mí me pone, follemos aquí
– ¿Te pone que nos vea o te pone Dani?
– Las dos cosas
– ¿En serio? pero si tiene 20 años y está muy verde
– mmmm un yogurín jajaja (poniendo cara de vicio)
– Pero si ese nos la mete y se corre en 1 segundo jajaja
– Jajaja pero está muy bueno ¿no has visto que culito tiene?
– Claro pero pufff

Y Lily me comenzó a besar con pasión y no pude aguantarme, comenzó el cosquilleo que iba bajando a mi entrepierna… íbamos a follar, lo tenía claro. Besé a Lily por el cuello y entonces ella dijo:
– Pufff ¿qué?
– Que no tengo ganas de tíos, tengo ganas de ti
– pues nos lo follamos juntas
– ¿Un trío? le da algo jajaja
– Sí, un trío
– No, solo te quiero a ti

Besándola de nuevo, con mucha lengua… pensé en Dani, si estaba mirando, estaría disfrutando, eso seguro. Cogí a Lily de la mano para llevarla a la cama pero ella resistió y dijo:
– Vamos a hacerlo aquí

La miré extrañada. Le pregunté:
– ¿Quieres que nos vea?
– Sí, me da mucho morbo, ¿A ti no?
– mmmm, sí, un poco

Nos besamos mientras Lily me quitaba la camiseta. Entonces le dije:
– Pero solo nos va a ver las tetas, ya lo sabes

Lily se paró y miró a la cama. Entonces dijo:
– Pongamos ahí el espejo, así reflejará la cama

Menuda cara de zorra se le había puesto, de verdad que le ponía mucho pensar que la iban a ver follando. Entonces le abrí la camisa y le comencé a comer los pechos, por encima del sujetador. Lily se quitó la camisa y el sujetador, dejando sus preciosas tetas al aire. Se las comí con ansia mientras ella gemía. Luego me tocó a mí quitarme el sujetador para que Lily me comiera las tetas. Miré a la ventana de Dani, estaría flipando… Entonces Lily me dijo:
– Venga, movamos el espejo, cari, que disfrute

Pero eso ya era excesivo hasta para mí, follaríamos delante de él pero sin que nos viera del todo. Me puse detrás de Lily y la empujé contra la ventana, mirando hacia Dani. Le bajé los pantalones y me arrodillé detrás de ella, para comerle el coño y el culo mientras le hacía un dedo. Lily gemía y seguro que miraba la ventana… no tardó nada en correrse, la muy zorra estaba super cachonda.

Me levanté y nos besamos, y cambiamos de posición, esta vez me puse yo frente a la ventana y Lily se agachó para comérmelo. Me di cuenta que yo estaba igual de cachonda que ella y tampoco tardé mucho en correrme, sin dejar de mirar la ventana de Dani. Luego me derrumbé, rendida, junto a Lily y las dos reímos pensando en Dani….

….

No me lo podía creer, me había corrido dos veces mirando a Gema y Lily… menudo espectáculo me habían dado. No pude aguantar viendo como Lily miraba a la ventana y se corría, y luego, cuando Gema se puso igual, mirando y corriéndose, pufff, se me levantó sola, sin tocármela, y eso que me acababa de correr… joooooderrrrr

Cogí el teléfono y le escribí «sois fantásticas». Al poco, vi como aparecía una mano en la ventana saludando, vaya dos…

….

Lily se reía a mi lado, bajando la mano. Dejé el teléfono y la volví a besar… estaba más loca que yo. Nos levantamos y nos vestimos, sin cerrar la cortina, ya daba totalmente igual. Entonces Lily dijo:
– Lo del trío iba en serio
– Ya lo sé
– ¿Y?
– Que no, ahora mismo no
– Que sosa eres
– ¿Tanta ganas de polla tienes?
– No es eso, lo sabes
– ¿Entonces?
– Es morboso
– Ya pero es que no me apetece
– Pero juegas con él, lo calientas constantemente
– Sí, pero eso es diferente
– Y te pone cachonda
– Sí pero no tengo ganas de líos
– Crees que se va a enamorar de ti ¿no?
– Algo así
– Pues hija, ya es tarde, ese yogurín se muere por tus huesos jajaja

Sabía que Lily tenía razón pero no sé, me apetecía jugar un poco, hacía mucho que no jugaba así, como con Fran, Javi, Sonia… y eso me gustaba.

«Esto es una puta mierda, jamás me podré aprender todo esto» pensé mientras me levantaba enfadado, tirando a un lado la libreta. Miré a la ventana aunque sabía que Gema no estaba, le había dicho que se iba de fin de semana con Lily y unos amigos. No pensaba salir, no me lo podía permitir por el retraso que llevaba estudiando, sabía que debía estudiar y empollar a diario, incluso fines de semana si quería aprobar el trimestre pero estaba harto y cansado, necesitaba despejarme.

Llamé a un par de amigos y salí con ellos. Al principio todo fue como siempre que salía con ellos, por los mismos bares, las mismas chicas universitarias,… pero entonces les convencí para ir al garito y allí todo cambió. Esta vez no iba a beber tanto, me controlé y bebí poco pero le entré a muchas chicas. Bailé con muchas, y toqueteé y besé a unas cuantas pero al final, me fui a casa de una morenita bajita y algo rellenita pero con unas tetas impresionantes.

El sexo fue bueno. La chica era mayor que yo, casi treintañera, y se movía bien en la cama. Era flipante ver sus enormes tetas moviéndose encima mía a su ritmo de cabalgada. Pero lo mejor era como la chupaba, era una maestra. Cuando terminamos el primer polvo, estuve a punto de irme pero la chica no tenía sueño y me ofreció bebida y al poco estaba chupándomela, tenía ganas de mucho más. Follamos un buen rato y cuando ya estaba cansado, le dije que quería correrme sobre sus tetas. Ella aceptó con ganas. Jamás me había corrido sobre unas tetas, a mi ex no le gustaba. La chica estaba tumbada boca arriba, me quité el condón y me puse sobre sus tetas. Ella escupió sobre mi polla y se la puso entre sus tetas, apretándolas y diciéndome que me moviera.

Cuando ya estaba a punto, la chica me dijo:
– Si quieres, córrete también sobre mi cara

Fue decírmelo y llegar yo al orgasmo. Cogí mi polla de entre sus tetas y la apunté a su cara. Solté los dos primeros chorros sobre su cara y los siguientes sobre sus tetas. Ella los recibió riéndose.

Me tumbé a su lado destrozado y ella riéndose dijo:
– Pensaba que ibas a echar menos al ser tu segunda corrida, pero no veas como me has puesto

Se levantó y se fue a limpiarse. Me quedé tumbado y entonces me fijé en una foto que tenía en su mesita de noche, de ella con un tipo. Al volver, le pregunté:
– ¿Quién es el de la foto?
– Mi novio
– ¿Y dónde está?
– De viaje… anda, vístete y vete, ha sido divertido pero quiero dormir sola

Y me echó, pero sin problema, no pensaba quedarme. La tía tenía claro que era solo sexo divertido, sin otros rollos, eso me gustó.

Me volví a casa en taxi, esta vez no había llevado coche por si acaso. Me acosté pensando «ese garito es una mina, dos veces que he ido, dos polvazos».

El domingo estuve todo el día estudiando, parando solo para comer, me sentía repuesto en mi ánimo tras el sexo. Por la noche, vi como llegaba Gema. La saludé por un mensaje y ella me dijo que estaba reventada de andar por el campo, que ni ganas de tenía de follar con Lily y se había venido a dormir prontito. Vi que a las 10 de la noche ya había apagado la luz, sí que tenía que estar cansada.

Yo seguía estudiando y de pronto, a las 1 de la noche, recibo un mensaje de Gema:
– ¿Qué opinas de Sara?

Me quedé extrañado:
– ¿No puedes dormir?
– Tenía hambre y ahora me he desvelado jeje
– Ah
– Dime ¿Qué opinas de Sara?
– ¿Tu compañera de piso?
– Sí
– ¿Qué opino físicamente, como persona?
– todo
– mmm, pues físicamente me parece normalita, ni guapa ni fea, buena figura y follable
– Opino igual jaja
– Y como persona, pues que es muy parlanchina y remilgada
– ¿Remilgada?
– Sí, siempre criticando a los demás por el sexo
– ¿Cómo?
– A los tíos porque solo pensamos en el sexo, y a las tías que se acuestan con muchos tíos
– Ah, ya
– No sé si folla mucho, me imagino que no, no parece interesarle mucho el sexo
– jajaja
– No sé como de contento estará el novio jeje
– ¿Te ha dicho algo de mí?
– Que eres una zorra por todas las chicas que llevas
– jajaja, en eso tiene razón, soy muy zorra jajaja
– Pero dice que le caes bien
– nos llevamos bien
– ¿Por qué me preguntas?
– mmmm, si te cuento algo ¿te irás de la lengua?
– Si me dices que no lo diga, me callaré, claro
– mmmm ¿me fío?
– Claro
– Bueno, vale, pero no digas nada
– Vale, vale
– Espera, te mando una foto

Al poco me llegó una foto, era de la fiesta de cumpleaños de Sara. Me dijo:
– ¿Ves al que está al lado del novio?
– Sí
– ¿Sabes quién es?
– Creo que es un compañero de facultad de ella ¿no?
– Sí, pues hoy cuando llegué, estaban ellos dos y dos chicas más, estudiando aquí
– Ah ¿y?
– Ahora cuando he salido a pillarme algo de la cocina, tenían la puerta entreabierta
– ¿y?
– Ya no están las otras dos chicas, y él estaba tumbado en la cama y Sara haciéndole una buena mamada jajaja
– Venga ya!!!
– Sí, sí, como te digo jajaja
– Joder con la remilgada jajaja
– jajaja, espera

Y al poco escribió:
– Ahora están follando, me he acercado, tienen la puerta cerrada pero se les escucha bajito, ahora soy como tú, espiando a los demás jajajaja
– que mala eres conmigo jeje,
– jajaja
– pues el novio es un poco gili pero es una putada lo de los cuernos
– es solo un polvete, ellos verán, pero vamos, que la entiendo, este tío está más bueno que el novio jajaja
– ¿Sí?
– Sí, aunque no me cae bien, no me gusta como mira
– No entiendo eso
– mmm, no sé, no me parece un buen tío
– ¿Por cómo mira?
– Por eso, por como habla, por gestos…
– Joe, y yo ¿miro de otra forma?
-Síiii, muy diferente
– Pero si te miro y pienso guarradas jeje
– yaaa, jajaja, y me encanta, pero de él me da asquito
– Pues no lo entiendo
– Ya, son cosas mías… por cierto, no le vayas a contar nada al novio
– No, claro, paso de meterme
– Bien, bien, confío en ti
– Claro

Nos callamos los dos. Al rato ella dijo:
– ¿Saliste anoche?
– Sí
– ¿Ligaste?
– Sí
– jajajaja, cuenta, cuenta
– Nada, un polvete, como tú dices jeje
– jajaja, si es que lo tienes fácil nene
– Bueno, de fácil nada, que lo mío me cuesta
– jajaja ¿y contento? ¿buen polvo?
– Sí, la chica molaba
– Guay
– ¿Te cuento una cosa?
– ¿Qué?
– Pufff, bueno, mejor no
– Cuenta, cuenta
– es que es del polvo
– Cuentaaaaaa
– Que la chica me hizo una cubana
– Ah, ¿no lo habías probado antes?
– No, a mi ex no le gustaban esas cosas
– Que tonta… ¿Te corriste entre sus tetas?
– No exactamente
– ¿Cómo?
– Que la intención era esa pero la chica me dijo que en la cara
– ¿Ella te lo dijo o fue un «accidente»? jeje
– No, no, ella dijo «si quieres, córrete también en mi cara»
– Molaaaa jajaja
– Me pareció raro y morboso, me corrí casi de inmediato
– ¿En su cara?
– Y en sus tetas
– jajaja, pues genial ¿no?
– Sí, mi ex jamás me hubiera dejado
– ¿No?
– Ella era o condón o boca, el resto eran guarradas
– Claro que son guarradas, pero molan jajaja
– A ti te da igual porque eres lesbiana, pero a las tías en general no les gusta
– jajajaja, nene, no generalices, hay de todo jajaja, y a mí me encanta que Lily u otra se corran en mi cara mientras se lo como jajaja
– jajaja
– Espera

Al rato volvió a escribir:
– Ya se ha ido
– ¿Quién?
– El chico
– Ahhh
– ¿Sabes? Sara no es remilgada, es cobarde
– ¿Por qué dices eso?
– En la fiesta ya me fijé como miraba a ese chico, y vi claro que le molaba, pero no se atrevía
– Ah, pues ni idea
– Y también te digo otra cosa, siente curiosidad por mí
– ¿Por ti?
– Si yo quisiera, me la follaba, te lo aseguro
– Anda ya!!!
– Sí, lo tengo clarísimo
– Gema, estás buena pero no creo que hagas cambiar de acera a cualquiera jajaja
– Sí, tú ríete, pero se me da muy bien interpretar a la gente
– Bueno, no sé
– Sé perfectamente que te mueres por follarme
– Joe, eso está claro, hasta un ciego lo vería jeje
– Y también sé que te follarías a tu tía
– Anda, anda, tú flipas
– Eres cobarde como Sara, no reconoces las cosas jeje
– Te he reconocido que te follaría
– No, he dicho que te mueres por follarme
– jajaja, no necesitas abuela ¿eh?
– Es la verdad jeje

La cabrona me tenía bien calado. Nos quedamos sin decir nada, no sabía como replicarle. Entonces escribió:
– Anda, te dejo, que sé que estás estudiando, buenas noches
– Buenas noches

Volvía a estar empalmado, ni la había visto ni escuchado, solo leído, y ya estaba empalmado… entonces recibo un último mensaje:
– Y hazte una paja para bajar la erección, te ayudará a concentrarte (y al lado un montón de caritas sonrientes)

La hijaputa, ¿Cómo sabía tanto de tíos?

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s