FRAN REL

A la mañana siguiente, me desperté temprano, tenía muchas cosas que hacer, necesitaba un trabajo y pensaba recorrerme todas las tiendas para ver si buscaban dependientas.

Sabía que no iba a encontrar trabajo inmediatamente, que tenía que ir sembrando para luego recoger, así me puse a ello. Estuve toda la semana de un lado a otro, haciendo entrevistas, hablando con antiguos jefes, amigos… dejando semillas.

El viernes estaba agotada y me levanté con otra idea, ir al gimnasio que había cerca, quería volver a dar clases de spinning o lo que fuera, sabía que en eso era muy buena pero había mucha competencia. En cuanto entré, me encontré con un antiguo amante, ahora casado. Era uno de los dueños. Me dio una oportunidad, dar clases durante todo el día. Lo aproveché. Al finalizar el día estaba reventada pero contenta, tenía trabajo para ir tirando, aunque solo fuera dar clases y cobrar una miseria por cada clase, pero al menos tenía gimnasio gratis y algo de ingresos.

Llegué a la casa y me acosté temprano, quería celebrarlo pero estaba exhausta. Pero antes llamé a mi Fran:
G: Hola nene
F: Hola Gema ¿Qué tal acabas la semana?
G: ¿Estás con Sonia?
F: Sí, claro
G: Pon el manos libre
F: Ya está
S: Hola Gema
G: Hola nena
S: ¿Cómo está ese ánimo?
G: Genial, quería llamaros porque VUELVO A DAR CLASES
F: Biennnn
S: Genial!!!

Me dio un vuelco al corazón, escuchar como los dos se alegraban de verdad, que los dos no habían parado de mandarle mensajes de ánimo y de decirle que su casa era la mía, me daban ganas de llorar. Eran los únicos a los que había recurrido y ellos se habían comportado como verdaderos amigos, ya tenía lágrimas en los ojos. Estuve hablando con ellos un rato, riéndome con ellos. Que lástima que no vivieran aquí, me encantaría estar con ellos ahora mismo.

Me despedí y me dormí pronto, contenta y tranquila.

Al día siguiente me lo tomé de descanso en la búsqueda de trabajo. Aproveché para ver a antiguas amistades y para ir de compras, hacía mucho que no me compraba ropa. Además, tenía que celebrar lo del gimnasio, esta noche saldría a buscar un ligue. Desde que rompí con Jason, no follaba con nadie, solo aquella noche con Fran y Sonia que había sido estupenda y me habían hecho olvidar todo, pero hoy sí tenía ganas, ganas de follar con una tía, nada de tíos.

Además, ese fin de semana tenía la casa sola para mí, las dos compis se habían ido a sus casas. Me duché y me maquillé con cuidado. Me costó decidir la ropa, había comprado varias cosas y ahora no me gustaban como combinaban. Al final me decidí por algo que nunca fallaba, una bonita minifalda y un buen escote.

Había quedado con unos viejos amigos para cenar pero luego me iría por libre. La cena fue genial, buena y divertida gente a pesar de llevar tiempo sin verlos. Pero a la 1 me fui sola, a un bar de lesbis que conocía bien y seguía abierto. Allí no me costó encontrar pareja, una rubia con un buen par, que besaba de muerte.

La invité a casa y follamos en mi cama. No tardó nada en hacer que me corriera con sus dedos mientras me besaba, y luego dos veces más con su lengua, sabía comer un coño. Me encantaba como me miraba y como me tocaba, me sentía deseada, admirada… Se quedó a dormir. El domingo despertamos juntas y se quedó, follamos durante todo el día. Era insaciable… yo era insaciable… me dije «Gema, vuelves a estar en marcha».

El lunes fue un buen día, pasé casi todo el tiempo en el gimnasio, con el móvil cerca por si me llamaban de algún trabajo. Estuve dando clases, charlando y conociendo gente, y haciendo deporte. Allí conocí a Caro, conectamos rápido a pesar de que es una chica callada y tímida, pero noté como me miraba. Me contó que estaba a punto de casarse y se había apuntado al gimnasio para perder algún kilo para la boda, pero era delgada. Y muy guapa. Hablamos y hablamos, y con la excusa de enseñarle una falda, la invité a mi casa. Allí seguimos hablando mientras le enseñaba ropa. Caro estaba claramente indecisa, tenía que ir con cuidado con ella, la podía espantar así que fui lenta. Saqué el tema del sexo pero Caro daba largas, no quería contar nada, así que le dije:
– Pues yo he estado más de 5 meses con un chico, pero ahora tengo ganas de chicas

Caro me miró pero sin decir nada, se la notaba nerviosa. Me acerqué y le pregunté:
– ¿Te gusta hacerlo con chicas?

Ella rio nerviosa y dijo:
– No lo sé
– ¿Lo has probado?
– No

Y la besé. Caro no me rechazó. Fui suavemente, besándola con cuidado, acariciándola. Al poco, ella abrió la boca y participó en los besos, con sus labios y su lengua. Entonces la llevé a la cama, donde seguimos con los besos y caricias, ahora ella más receptiva y participativa. Fui a desnudarla y me pidió apagar la luz, era vergonzosa. Lo hice. Follamos despacio, con muchos besos. Hice que se corriera varias veces antes de dejarla a ella ser más activa. Caro era claramente inexperta, yo era o su primera chica o la segunda, pero a pesar de eso, le puso mucha pasión y me corrí también.

Se fue pronto, vivía con el novio y él ya estaría preguntándose donde andaría. La semana empezaba genial.

Al día siguiente empecé el día feliz y contenta, la cosa iba bien. Me vestí y bajé para ir al gimnasio. En la puerta me encontré con una de mis mejores alumnas, una de las mamás de la mañana, una MILF en toda regla. Le dije de ir juntas y me contestó que sí, pero un momento, que estaba esperando a su sobrino. Entonces vi salir del portal a un chico alto, con buen cuerpo y guapo, con una buena mandíbula y ojos oscuros. Es de esos chicos que piensas «podía ser mi superman» pero era aún muy jovencito, tendría 19 o 20 años. Con unos años más sería irresistible.

El chico llegó y saludó, era abierto y simpático. Entonces su tía dijo que era mi vecino de enfrente y vi como se ponía colorado, este me había visto desnuda y se habría hecho unas buenas pajas, eso fijo por como se puso. Me partía de risa. Me presenté:
– Soy Gema

El chico me miraba nervioso, todo lo directo y abierto que había sido, le había desaparecido. Entonces otra vecina llamó a Marisa y nos dejó a solas. Le pregunté:
– ¿Y tú?
– yooo mmmm Dani, sí
– Encantada Dani, pensaba que enfrente no había nadie, siempre veo las persianas bajadas
– No, es que por el día no estoy
– Ah, pues eso de tener siempre abajo las persianas parece de alguien rarito que se esconde

Y nos quedamos callados, él mirando al suelo, rojo como un tomate. Estaba claro que era un niñito, un mirón pajillero que sabía que lo había pillado y no sabía ni que decir. Me fui a despedir y entonces dijo:
– En cambio, tu ventana siempre tiene las persianas arriba

Le miré, de repente había vuelto a recuperar la compostura y me miraba a los ojos. Le dije:
– Sí, está rota, una putada
– Bueno, depende
– ¿Depende de qué?
– Así entra más claridad y se ve mejor ¿no?

Anda con el chavalito. Me quedé mirándolo y dijo sonriendo:
– Y hay mejores vista

No pude más que reírme, me decía claramente que me había visto desnuda, con mucho desparpajo y me encantó. Le dije:
– Sí, buenas vistas seguro ¿no?
– Sí, inmejorables

Entonces llegó Marisa y dijo:
– Bueno, nos vamos ¿Gema?
– Sí, adiós Dani

Y el mamoncete me dice con un tonillo de guasa y chulería:
– Nos vemos Gema

Mientras sonreía. Me gustaba el chaval, había sabido reponerse y contraatacar. Y era guapo, y me daba igual que me hubiera visto las tetas… lástima que fuera un niño, me gustan más maduros…

Las miré alejarse… «vaya culo tiene Gema», enfundado en sus mallas, era bestial… y miré el de mi tía, algo más grande pero también magnífico… «ufff, estás enfermo Dani, mirar así el culo de tu tía… pero es que vaya dos culos». No pude apartar la vista hasta que doblaron la esquina y las perdí de vista.

Bueno, pues Gema ya sabía que la espiaba, se me acabó el espectáculo… «he sido gilipollas» pensé, he ido de chulito en vez de disimular… «pero no parecía molesta ¿no?, no sé, se ha reído ¿no? pufff… que buena está, mira que ser bollera…» iba pensando en todo esto mientras me dirigía a la universidad.

Pasé el día en la universidad y comiendo algo en el bar, vi a mi compañero con su novia, Sara, la compañera de Gema. Me acerqué a ellos con intención de preguntarle a ella sobre Gema pero no me hizo ni falta, ella estaba contándole a varios sobre su nueva compañera de piso:
– Pues llegué el domingo por la noche, entré en la casa y me encuentro a una tipa en bragas en el salón, pero solo en bragas, viendo la tele
– ¿Tu nueva compañera de piso?
– Noooo, otra… le pregunto que quien es y me dice «el ligue de Gema»
– ¿Tu compañera es bollera?
– Eso parece, porque al momento llega Gema y se sienta al lado de la otra, también en bragas y camiseta
– que zorras!!!
– Sí, unas zorras, y me dice Gema «hemos estado follando todo el día y estamos reventadas», las dos riéndose, creo que borrachas
– jajaja
– Y las dos tocándose y tonteando, que asco
– que morbazo!!!
– eres un asqueroso

Ella estaba como ofendida pero el novio y sus dos amigos estaban con cara de salidos, escuchando. Entonces ella continuó:
– Pero es que ayer noche se trajo otra, y no veas como gritaban, dios, vaya dos zorras, lo mismo la echamos
– ¿Por acostarse con tías?
– No, idiota, es que no me gustan esos gritos y que sea tan promiscua
– ¿Pero está buena?
– Si te gustan las guarras
– Joder, nos la tienes que presentar
– Es bollera, gilipollas ¿no me has escuchado?

Y estuvieron así un rato. Luego se fueron y aproveché para preguntarle a solas:
– ¿En serio la vais a echar del piso?
– No, necesitamos la pasta, pero hablaré con ella, en verdad me cae bien
– ¿Sabes que le da clases en el gimnasio a mi tía?
– Sí, me ha contado lo de las clases… la tía está fibrosa, me estuvo contando que se pasa media vida en el gimnasio, y se nota
– Mi tía dice que es muy cañera
– ¿Sí? lo mismo me apunto, a ver si me pone en forma jajaja

Y se puso a hablarme de cuanto deporte hacía antes… la tía hablaba por los codos. Y cuando ya conseguí despedirme de ella me dijo:
– Este sábado es mi cumple, quizás hagamos algo en el piso, vente si quieres

Le dije que claro… buen plan para poder hablar con Gema.

Esa noche volví a estar atento a la ventana de Gema. Me fijé que tenía las cortinas echadas ¿las dejó así esta mañana o ha sido después de hablar conmigo? no lo recordaba. Me acosté sin ver luces ni nada.

El día siguiente fue parecido, de nuevo me empalmé con mi tía mientras desayunaba con ella y de nuevo no paré de pensar en Gema. Esa noche sí vi a Gema en su ventana, pero con las cortinas echadas. Se acostó antes que yo.

Pasaron otros dos días y lo mismo, nada de nada… me estaba deprimiendo, la había cagado totalmente al hacerme el chulito con Gema. Esa noche fui a cenar con mis tíos pero solo estaba mi tío, mi tía y los niños estaban en el cine. Mi tío dijo de pedir unas pizzas. Mientras cenaba con él, estaba taciturno y sin ganas de nada. Entonces mi tío dijo «tienes mal de amores ¿no chaval?»

Yo no tenía ganas de hablar, y menos con mi tío, pero él si tenía ganas y siguió:
– Mira, te voy a dar un consejo que ojalá me hubieran dado a mí a tu edad

Se me quedó mirando, esperando. Le miré e hice un gesto para que siguiera:
– Déjate de novias, tú folla todo lo que puedas, pero no te enganches con una tía, estás en una edad que debes aprovechar

Y se rio a carcajadas. Entonces dijo:
– Mira, yo me casé con mi novia de toda mi vida, tu tía Carmen, y es lo peor que he hecho en mi vida porque me tenía cogido por los huevos

Se calló, pensando y luego siguió:
– Tu tía Carmen era un bellezón pero todo lo que tenía de guapa, lo tenía de hija de puta. Usaba el sexo como premio o castigo, y me tenía aborregao, jamás te pilles por una tía que no le gusta follar y solo usa el sexo para conseguir lo que quiere

Se volvió a callar para luego seguir:
– Olvida a esa novieta tuya, que le den.. tú sal, diviértete y folla, pero déjate de novias, para eso ya tendrás tiempo, no hagas como yo

De nuevo silencio. Entonces le pregunté:
– ¿Cómo tú? pero si dejaste a Carmen y enseguida ya tenías otra pareja, no es que prediques con el ejemplo, tío
– jajaja, sí, claro, ya no tengo edad para ir de cama en cama

Nos quedamos de nuevo callados. Entonces dijo:
– Mira, Dani, yo estuve más de 20 años cogido por los huevos pero un día desperté… 20 años siendo sumiso y fiel y al final, tu tía Carmen acabó con más cuernos que una ganadería de toros, y eso tampoco está bien, pero estaba acomodado… al final fue Marisa la que me hizo dejar a Carmen
– ¿Te acostabas con Marisa mientras estabas con Carmen?
– Sí, bueno, con Marisa y otras… fue una época de despelote jajaja

Silencio. Y de nuevo mi tío habló:
– Lo que te quiero decir es que no hagas como yo, aprovecha tus 20 años y folla, no esperes a ser un viejo para follar lo que no has follado antes
– Ya, claro, como si fuera tan fácil follar
– Anda tú, pues claro que lo tienes fácil, no es como antes, si un viejo como yo folla sin muchos problemas ¿no lo vas a hacer tú?
– Pero ¿sigues ligando?
– jajaja, ya hemos hablado bastante, espabila Dani, que la juventud pasa volando y ni te das cuenta, no te quedes ahí agilipollado suspirando por una tía, diviértete ya que la vida es muy puta y luego a saber que ocurrirá

Joder con mi tío ¿le ponía los cuernos a Marisa? pero si tiene casi 50 años ¿de dónde saca la energía y el tiempo? con lo gordo que está… no me lo explicaba… y esto me deprimió aún más… él folla sin problema y yo a dos velas desde hacía más de un mes… solo mirando y haciéndome pajas.

Al rato me fui a mi habitación, pensativo… mi tío tenía razón, tenía que espabilar. Me puse a estudiar pero no paraba de mirar por la ventana… ni rastro de Gema.

Había sido una semana de mierda, ya estaba empezando a agobiarme de nuevo con la universidad y encima, ahora el agobio del sexo o, más bien, el agobio de no tener sexo.

Ese sábado era la fiesta del cumpleaños de Sara, la compañera de piso de Gema. Fui con la esperanza de ver a Gema pero sin esperanza alguna de ligar con ella. La fiesta era normalita, unas 15 personas. Sara era la chica más atractiva de la fiesta, llevaba un vestido ajustado y largo, que le hacía una figura excitante… la verdad es que la chica estaba bien. Pero entonces llegó Gema y la eclipsó totalmente. Se había tintado el pelo aún más rosa y llevaba una minifalda mostrando sus espléndidas piernas y una camiseta sin escote pero muy ajustada, estaba increíble. Todos los chicos de la fiesta la miraban e intentaban hablar con ella pero Gema pasaba de todos nosotros, había traído pareja, una rubia alta y esbelta, también muy atractiva, a la que yo no conocía. Las dos eran unos años mayores que todo el resto pero muchísimo más atractivas que las veintiañeras.

Saludé a Gema y me presentó a la otra chica, Lily, pero casi no hablamos más. Cuando ya llevábamos más de una hora en la fiesta, Gema se sentó a mi lado en uno de los sofás y me dijo:
– Así que conoces a Sara
– Sí, es la novia de uno de mi clase
– Que pequeño es el mundo jeje
– Sí
– Te veo aburrido
– Sí, bueno, aquí casi todo el mundo tiene pareja
– Ya, y tú no
– No
– Me ha dicho tu tía que has roto hace poco con tu novia
– Sí (joe con mi tía, que le gustaba hablar)
– ¿Desde cuándo no follas?

Me cogió desprevenido y no supe reaccionar. Ella siguió:
– Sin contar las pajas que te haces mirando

Con una gran sonrisa. Me quedé sin saber que decir. Ella siguió:
– No te apures jeje, que me da igual, es normal que mires, la tonta soy yo por no darme cuenta

La miré y vi a Gema sonriendo tranquilamente, divertida ante mi estupidez. Entonces dijo:
– Pero esta semana te habrás hecho pocas, he pasado casi todas las noches en casa de Lily (señalando a la rubia que estaba cerca hablando con otra gente)
– Ah (y no supe decir nada más)

Gema siguió hablando:
– Entonces ¿no follas desde que rompiste con tu novia? es decir, no has follado aún este año ¿no?

La cabrona se descojonaba pero tenía razón, había roto con mi ex durante las vacaciones de Navidad y no había follado aún este año. Gema siguió hablando:
– Pues chico, si no follas es porque no quieres, no estás mal

¿Se estaba insinuando? empecé a tener esperanzas pero entonces dijo:
– Estás para hacerte un favor pero ya ves que me van las chicas

Riéndose al ver mi cara. Dijo:
– jajaja, que cara pones… esta fiesta es una mierda, me voy a ir con Lily a otra ¿tienes coche? anda, vente y nos llevas, allí seguro que ligas

Y se levantó para irse con Lily y luego las dos desaparecieron para aparecer al poco con sus abrigos mientras me hacían señales.

No me lo pensé y me levanté rápidamente. Fuimos a por mi coche mientras las dos no paraban de hablar de la mierda de fiesta, de los babosos…

En el coche, Gema se sentó a mi lado y Lily detrás. Arranqué y al poco Gema dijo:
– Nena, tenemos que buscarle una zorrita a Dani, que no folla desde hace mucho porque le dejó la novia, y ahora se está matando a pajas

Lily se rio con ganas y de pronto dijo:
– Anda ¿No me digas que es el mirón pajillero?
– Sí
– Anda, pues es guapo, me lo había imaginado con granos y gafas jajaja
– Sí que está bueno pero no sabe ligar
– jajaja, prefiere mirar
– Sí, jajaja

Las dos riéndose a mi costa. Intenté defenderme pero las dos no hacían más que reírse más y más. Entonces Lily dijo:
– A ver, que yo te entiendo, yo veo a este pibón desnuda frente a mi ventana y la paja cae, eso seguro
– Jajaja, la verdad es que no sé que ha visto, mis tetas seguro ¿verdad?

Le contesté que sí y Gema siguió:
G: Son preciosas ¿a que sí? me encantan
L: Sí nena, tienes unas tetas geniales jajaja
G: Pero ¿has visto algo más? ¿se ve la cama?
Y: no, la cama no se ve
G: ah, vale, que eso ya sería demasiado
Y: no, no se ve nada de nada
L: ¿No la has visto follar? pues no sabes lo que te pierdes jajaja
G: no seas zorra, cari jajaja

Entonces Lily me tocó el hombro y me dijo:
– Pues hoy follas, te lo aseguro, donde vamos hay cantidad de tías con ganas de marcha, se te van a comer jajaja

Y me llevaron a un garito que no conocía, lleno de tías buenas. Empezaron a presentarme a un montón de tías, bebimos, bailamos… vi a las dos enrollándose en una esquina y me puse malo, como se besaban y se tocaban, la mano de Lily apretando el culo de Gema… me enrollé con varias tías… y al final una me invitó a su casa y acabé follando de la forma más salvaje que nunca había hecho, con una chica de unos 30, delgada y tetona, que gritaba muchísimo y se movía genial.

A la mañana siguiente me desperté temprano, con un resacón bestial. Miré a la chica que tenía al lado. Estaba desnuda, con un bonito cuerpo, aunque de cara era feilla, pero recordé como follaba, de muerte, mi noche de sexo hasta la fecha. Mi ex no follaba así ni de lejos.

Me fui de la casa de la chica en silencio, con un gran dolor de cabeza pero feliz y contento. No sabía donde estaba ni donde tenía el coche. Entonces recordé que cuando empecé a beber a lo bestia, Gema se había quedado con mis llaves porque ella casi no bebía.

Conseguí llegar a mi casa a duras penas. Me duché y me tumbé, quedándome dormido de nuevo. Por la tarde me desperté. Me levanté y miré por la ventana, nada de movimiento en casa de Gema.

Pasé la tarde viendo series e intentando no moverme mucho, el dolor de cabeza no se me quitaba ¿Qué había bebido? poco a poco fui recordando cosas, las chicas con las que me enrollé y la chica con la que follé, que follaba de muerte pero de la que no recordaba ni el nombre ni sabía su móvil. Mi mejor noche en mucho tiempo.

Entonces, ya anocheciendo, vi como se encendía la luz de la habitación de Gema. Miré y la vi andar por su habitación pero tenía las cortinas echadas. Seguí con lo mío. No le hice mucho caso durante una hora, intentando seguir el hilo de una serie y sin ganas de moverme mucho.

Cuando terminé un episodio, me incorporé y volví a mirar. Vi que Gema había descorrido las cortinas pero no la veía. A los minutos, la vi entrar en su habitación, de nuevo solo con una toalla, recién salida de la ducha, secándose el pelo con otra toalla. Estuve un rato mirándola pero no se desnudó, solo se secaba y cepillaba. Cuando terminó, se acercó a la ventana y empezó a hacer señales, agitando los brazos. Levanté mi persiana y encendí mi luz. Ella sonrió e hizo gestos con el móvil ¿Llamarla? pero si no tenía su número. Entonces ella hizo gestos de escribir y la entendí, escribí en un papel mi número y se lo enseñé. Entonces ella me llamó:
– Hola nene, estás vivo por lo que veo jajaja
– Sí, a duras penas jeje
– Menuda forma de beber nene
– Ya, ya
– Tu coche está abajo, tengo aquí tus llaves
– Ah, gracias
– Bueno, cuenta ¿follaste? jaja
– Sí jeje
– Ya te lo dijimos jajaja

Ella hablaba por el manos libre mientras seguía con el cepillo o con cremas, pero sin quitarse la toalla. Gema dijo:
– Te vimos con varias chicas pero al final te perdimos la pista
– Sí, me fui con una que no recuerdo el nombre jeje
– jajaja, que mal, todos los tíos sois iguales jajaja
– Estaba muy borracho
– ¿No te acuerdas de como fue el polvo?
– Sí, sí me acuerdo
– Ahhhh, entonces no estabas tan borracho
– Sí lo estaba pero la chica era tremenda, como para olvidarla jaja
– jajaja, follaba bien ¿no?
– Genial, como se movía y bueno…
– Y la chupaba jajaja
– Eso jejeje

Me daba corte hablar con ella de estas cosas, pero Gema hablaba con toda naturalidad. Entonces dijo:
– ¿Y esta mañana? seguiste?
– No, estaba hecho mierda, aún me duele la cabeza
– Ya, es que no sé por qué bebéis tanto
– Porque desinhibe un montón
– Yo no necesito beber, siempre soy desinhibida jaja
– Sí, ya veo
– Entonces ¿solo un polvo?
– No, un par
– Machote jajaja
– jajaja, que tenía mucha reserva jajaja
– jajajajaja, ¿a pesar de las pajas? jajaja
– jajaja
– Hablando de eso

Y de repente, se quitó la toalla delante mía, sin ningún reparo pero pronto se puso una camiseta. Solo pude decir:
– Puffff
– jajaja, que carita jajaja
– Es que madre mía…
– jajajaja, me encanta la cara que pones jajaja

Tenía que tener una cara de salido total porque vamos, fue verle las tetas y ponérseme dura. Le dije:
– Joe, eres mala, ahora estoy empalmado y con dolor de cabeza
– jajaja, eso se quita con una buena paja jaja
– jajaja
– Pues yo estoy reventada, Lily y yo no hemos parado de follar en todo el día, me voy a acostar ya

Joder, mi erección no hacía más que palpitar, ahora encima con la imagen de esas dos enrollándose… puffff. Entonces Gema dijo:
– Mañana te doy las llaves ¿vale? venga, buenas noches
– Buenas noches
– Y buena paja jajajaja

Y colgó. Me envió un beso por la ventana y luego apagó las luces. Puffff, no tardé nada en hacerme una buena paja, claro. Me flipaba lo abierta y natural que era Gema.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s