MOISÉS ESTÉVEZ

  • Buenos días Carla, ¿lo de siempre? –
  • Buenos días Armando. Si por favor –
    Leía el periódico mientras esperaba impaciente el desayuno, aunque
    más sumida en sus pensamientos que en las páginas del diario, el cual apenas
    si contenía hoy noticias relevantes.
    Devoró el plato número siete de la carta acompañado de dos buenas
    tazas de café. Tras pagar dejando una generosa propina se despidió de
    Armando hasta el día siguiente y salió del restaurante.
  • ¡Oh Dios que frío hace! –
    Eran las seis y cuarto de la mañana cuando pidió un taxi – Al 750 de la
    1st por favor – El taxista giró en la octava hacia la 34 sentido este, mientras
    Carla se acomodaba en el asiento trasero para terminar de leer la prensa.
  • ¡Arturo detrás de ti! – Este empuñó su Excalibur y se dirigió al individuo
    que le venía por la espalda – ni se te ocurra sarraceno, esas reliquias nos
    pertenecen – le dijo con cara de ferocidad. Tras una dura contienda pocos
    quedaban ya en pie, pero los Caballeros de la mesa redonda no cejaban en el
    empeño de recuperar lo que era suyo. El infiel miró a su alrededor, y viendo su
    desventaja soltó lo que el Rey reclamaba y salió despavorido.
    Tristán observó a Perceval recoger el objeto del embarrado suelo y este
    esgrimiendo una sonrisa se dirigió a su líder.
  • Por fin Arturo, con esta casi hemos acabado –
  • Cierto mi fiel amigo, cierto –
    Estaba siendo un invierno duro y frío, sus hombres lo estaban notando,
    pero la fe se imponía sobre todos los acontecimientos mundanos.
  • ¡Oiga señora! Se ha quedado dormida mientras leía – Le decía el
    taxista conforme paraba en doble fila.
  • Lo siento – Carla se recompuso rápidamente y pagó el taxi mientras
    intentaba despegar los párpados, reflexionando en lo extraño y misterioso de
    los sueños – Quédese con el cambio –
    Salió del vehículo amarillo y subió las escalinatas que jalonaban el
    edificio en el que trabajaba a escasos metros del East River – Estoy segura de
    que hoy será un día crucial para el futuro del planeta – pensó…

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s