ANA MARÍA OTERO

Tú vales tanto que lentamente me estás matando.

Lo sé, tú no quieres hacerlo,

pero aunque lo intentas no puedes comprenderlo.

Yo camino despacio y así el camino se hace largo para ti.

Acostumbrado a avanzar sin parar,

a veces no eres capaz de esperar.

No, no veas reproche dónde no lo hay,

que nada provoca choque,

pero espera un momento que aunque lo intento,

aunque es lo que quiero,

me temo que por ese camino al mismo tiempo no llego.

https://anamariaotero.com

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s