ESRUZA

Y me quedé varada en el tiempo, todo vino y todo se fue. Nunca comprendí por qué el pasado no enterré. Mi vida llena de círculos, tiempos repetitivos que no supe retener, porque fueron míos en mis noches calladas de sueños inventados. Pero esos tiempos no eran míos, aunque pudieron serlo.

 Voy y vengo, en las noches calladas, intentando adivinar si en mi tiempo presente existe otro tiempo paralelo al mío deseando que, finalmente, deje de ser paralelo y mis lágrimas dejen de rodar sin control. Besos y caricias deseadas que no sean sólo un sueño inventado, basado en una realidad lejana. Lejanía que trastorna mis tiempos de pasado vivido; intentando, vanamente, que deje de ser pasado para convertirse en un presente de caricias deseadas y compañía cercana.  Cielo estrellado de luna brillante y lucero ansioso por alcanzar a la luna. Sueña, sueña que los sueños se hacen realidad en mi mente.

Lejanía que trastorna mi vida decadente. Y la pregunta constante retumba sin cesar en mi mente soñadora: si todo fue verdad o todo fue mentira, y prefiero pensar que todo es verdad. Verdades que suelen ser mentiras, pero prefiero pensar que todo es verdad, aunque sea una mentira de una soledad que también ansía caricias verdaderas.

Al caer la tarde, las ilusiones se esfuman, y dan paso a la noche silenciosa, bajo un cielo estrellado de luna brillante y luceros apagados; silencio, sólo silencio se anuncia en la noche.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s