ISA HDEZ

Cuando se ahoguen las luces de la tarde

y se cierren las puertas del teatro,

simularé la risa excelsa de los payasos

y ocultaré mi llanto tras la máscara de cartón.

Cuando mi voz enuncie las palabras mudas

y mi corazón palpite acelerado en la noche vaga,

me trincaré a tus manos con las mías

y escalaré a tu cima impulsada por el viento alado.

Cuando me quede sin aliento en las esquinas

y tropiece con los fríos muros temblorosa,

buscaré el abrigo de mi alma clamorosa

agazapada entre tus brazos vestida de mariposa.

Cuando mis ojos no se abran con el alba,

o mi boca sellada no remede ni una mueca,

se elevará mi pecho con el aura de la brisa perfumada

y sentiré tu palpitar emocionado erizándome la piel.

Cuando la oscuridad se apodere de mi cuerpo

y no pueda liberarme de lamentos, angustias y deseos,

me susurrarás versos de amor detrás de las estrellas

y tornaremos el vuelo entre las nubes algodonosas.

Cuando me sienta flotar entre las hadas y los duendes

coronada de flores, neones y cascabeles,

sonreirás feliz en el silencio del tiempo y,

me llevarás al lugar donde habitas quedo, diáfano, inefable.

Cuando se apague mi voz en todas partes

y abrazados leviten nuestros cuerpos,

transitaremos aliviados al espacio donde yacen los sueños,

y la magia, la calidez y el gozo reinará en el Universo. ©

Un comentario sobre “Cuando se apague mi voz

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s