FRAN REL

Lucía y yo pasamos el fin de semana juntos, y no tuve noticias ni de Sonia ni de Javi. El lunes al medio día me escribió Javi:
– Tío, mira lo que me pregunta Lucía

Y me pasa un pantallazo donde se leí:
L: buenas superman
J: ??
L: el superheroe jeje
J: ahhh, jajaja, no lo había pillado
L: jaja ¿Qué tal?
J: bien, ya mismo salgo a almorzar
L: digo con Sonia
J: ah, pues regular
L: ¿Y eso?
J: pufff, ¿quieres versión corta o larga?
L: mmm la corta me la imagino, mejor me lo explicas bien
J: pues esta tarde, ahora no puedo
L: vale, pues cuando puedas
J: te dejo, que me llaman
L: vale, hasta luego

Lucía sacando el tema… vaya vaya. Le dije a Javi:
– Joe, le interesa el tema
– Sí
– ¿Y eso de «regular»?
– No, eso es mentira, Sonia ha llegado con ganas, pero he pensado en darle penita
– que cabrón jaja
– Si le cuento que he follado bien, se me corta el tema de conversación
– Bien pensado
– Esta tarde le escribo y luego te cuento
– Vale

Por la tarde, empezaron a llegarme pantallazos de Javi. Los revisé inmediatamente:
J: te cuento
L: vale
J: Sonia llegó cansada y sin ganas
L: bueno, eso es lógico, llegar cansada de un viaje
J: supongo, pero el sábado por la noche salimos a cenar y al llegar a casa me dijo de hacerlo
L: ah, pensaba que no
J: sí, pero Sonia tiene dos «tipos» de sexo, el más normal es «me abro de piernas y tú haces» y el especial que es que tiene ganas
L: ¿cómo?
J: que muchas veces solo quiere un polvo rapidito, para que yo «descargue»
L: jajaja, «descargue» jajaja
J: ya me entiendes
L: sí, sí, es que me hace gracia la forma de hablar
J: pues eso, es sexo que sí, que me corro, pero placentero, placentero… es poco
L: a ver, mmmm
J: ¿qué me quieres decir?
L: lo estoy pensando
J: ¿es complicado?
L: es complicado explicártelo, no el porqué
J: no te entiendo
L: es que verás, entiendo a Sonia, yo he hecho eso
J: ¿el qué?
L: pues ver a mi chico con ganas y yo no tener, pero dejarle «descargar» jaja
J: ¿sí?
L: sí, pero no lo hago como ella
J: ¿A qué te refieres?
L: jajaja, eso es lo complicado, no sé si decírtelo
J: bueno, hay confianza ¿no?
L: mmm
J: ¿Sabes? me siento muy relajado hablando contigo, me parece mentira conocerte de hace tan poco de tiempo y tener ganas de hablarte de mis cosas con tanta confianza
L: me pasa lo mismo
J: pero si te sientes incómoda, lo entiendo, lo dejamos
L: no, incómoda no, es solo que es extraño hablar así con un tío que no es mi pareja jeje
J: Pues lo dejamos, no hay problema
L: no, no, a ver, te explico aunque me da vergüenza
J: como tú quieras
L: yo no «me abro de piernas», prefiero hacerle una buena mamada jajaja

Me quedé pasmado, vaya con Lucía. Seguí leyendo:
J: ah
L: es algo que me gusta hacer y lo disfruto a mi modo, y muchas veces, solo por eso, me entran ganas de lo otro
J: ¿sí?
L: dios, si me vieras, estoy roja como un tomate jajaja
J: bueno, a ver si lo entiendo, las mamadas te ponen cachonda
L: jajajaja, que bruto
J: pero es así ¿no?
L: sí, normalmente sí
J: Sonia hace buenas mamadas pero no muchas veces
L: vaya, pues es una pena, es una forma de daros placer que no falla nunca jajaja
J: sí, tienes razón
L: ahora dime tú ¿prefieres un polvo rápido o mamada?
J: preferiría la mamada
L: pues díselo
J: pufff, no la conoces, a Sonia le cuesta salirse de sus normas
L: ¿Tiene normas en el sexo?
J: ufff, muchas
L: Dime alguna
J: Si no viaja, follamos 5 veces a la semana
L: ¿Siempre?
J: sí
L. no está nada mal, no te quejarás
J: pero la mayoría son polvos rápidos, donde ella participa poco
L: ahhh
J: Y siempre a la misma hora y de la misma forma, en misionero
L: jajaja, que estricta
J: ¿Tienes postura favorita?
L: oyeee, no te voy a decir eso
J: ¿Por qué?
L: eso ya es muy íntimo
J: ¿Más que saber que te gusta hacer buenas mamadas?
L: jajaja que idiota jajaja
J: entonces?
L: pues depende del chico
J: ¿Ah sí?
L: sí, con mi chico anterior, la del perrito
J: ah, muy excitante, sí
L: con Fran aún no lo sé
J: ¿No?
L: No, me he corrido en muchas posturas con él jajajaja
J: jajaja
L: aún lo tengo que decidir jajaja ¿Y tú?
J: Pues la del perrito también
L: diosss, no sé como hablo de estas cosas contigo, estoy totalmente colorada
J: Tengo una curiosidad ¿qué viste en Fran?
L: jajajaja
J: ¿Te ríes?
L: Eso no te lo voy a contar
J: ¿Por qué? ¿te fijaste en su paquete o qué?
L: jajajaja, nooooo, no voy mirando los paquetes de los tíos, jajajaja
J: yo miro los pechos de las chicas y no pasa nada
L: vosotros sois todos iguales jajaja
J: me dirás que no importa el tamaño
L: si importa, claro, pero… espera, me llaman

Al rato vuelve al chat:
L: me tengo que ir
J: ¿Me dejas con ese misterio?
L: jajaja, mañana te lo cuento, anda, pero te vas a reír
J: es alguna cursilada ¿no?
L: nooooo jajaja, venga, mañana seguimos, me voy con una amiga y luego he quedado con Fran, besos

Le escribí a Javi:
– Jooooderrrr
– jajaja, está suelta ¿eh?
– Ya te digo
– ¿Es verdad que la chupa bien?
– Sí, lo hace muy bien

Estuvimos un poco más comentarlo la conversación pero lo dejamos pronto, yo estaba con lío. Pero estuve toda la tarde revisándolo de vez en cuando, de nuevo esa excitación y malestar, los dos a la vez, y que no salía de mi asombro lo descriptiva que era Lucía contándole cosas íntimas.

Por la noche, cenando en mi casa con Lucía, le pregunté de repente:
– Oye, me he acordado antes ¿te envió Javi los apuntes que te dijo?

Lucía me mira como sorprendida:
– Sí, ya sabes, si no te los ha enviado y te da corte recordárselo, se lo digo yo
– Ah, no, no, me los envió, gracias
– Ah, vale, pero si necesitas algo más, pídeselo, y me lo dices y hablo yo con él
– No, si tengo su móvil, ya lo haría yo, no te preocupes

La noté claramente nerviosa, tuve un poco de mala leche al sacarle el tema así de sopetón pero quería ver si se animaba a contarme algo o no. No lo hizo. Al rato, de repente, me dice:
– Fran, tengo una curiosidad sobre los tíos
– ¿El qué?
– Es que una amiga me ha contado una cosa del novio
– Dime
– Que dice que su novio, cuando se corre, rápidamente se le vuelve a poner dura ¿eso es normal?
– normal, normal… no, no lo es
– Eso me parecía
– A ver, tengo un amigo que le pasa eso, que se corre y si la chica sigue chupándosela, vuelve a estar con ganas, pero lo normal es echar un solo polvo o descansar un rato para seguir luego
– Ya, ya, era solo curiosidad
– Dile a tu amiga que su novio es un portento jajaja
– jeje
– ¿Es bueno en la cama?
– Pues no le he preguntado
– Porque si encima lo es, ella estará muy contenta jajaja
– jajaja

Esa noche cuando follamos, ella quiso correrse en la postura del perrito, con un gran orgasmo, no tan espectacular como los de Sonia pero sí intenso. No pude dejar de pensar ¿Habría pensado en algún momento en Javi mientras la follaba en esa postura? Me estaba rallando mucho todo esto, demasiado.

Al día siguiente, Javi me mandó más pantallazos de sus chats con Lucía:
J: Tienes una historia que contarme
L: mierda, te has acordado jajaja
J: ¿Pensaba que se me iba a olvidar?
L: tenía esa esperanza
J: tengo buena memoria
L: es que me da corte
J: ¿Por qué?
L: vas a pensar que soy una guarra
J: lo pones más interesante
L: jajaja
J: venga, please
L: si es una chorrada
J: venga, no te hagas de rogar
L: vaaaale, pero no te rías
J: no
L: normalmente en un chico me fijo en sus ojos, como mira, como sonríe
J: lo sabía, cursiladas
L: esperaaa, ese es el primer filtro
J: ah ¿que hay que pasar una pruebas?
L: claro, son básicas, como habla, como se expresa, ya sabes
J: ajá
L: pues a Fran lo descarté, no pasó los filtros jajaja
J: ¿Y eso?
L: me habló mirándome las tetas, descarte inmediato jajaja
J: jajaja ¿Y qué hizo para darle la oportunidad?
L: nada, fue cosa mía por mis circunstancias
J: no lo entiendo
L: había roto con mi novio hacía unas semanas y estaba hundida en la mierda pero ese dia me convencieron de salir y salí buscando un polvo jajaja
J: fuiste a cazar a un tío para follártelo
L: eso es jajaja, pero yo nunca había hecho eso, salir para buscar tío, no te vayas a pensar que es algo normal en mí
J: no te juzgo
L: eso espero… pero la noche iba muy mal, no me gustaba ningún tío, ni uno pasaba el filtro jajaja. Entonces vi a una prima mía y me acerqué a saludarla y ahí estaba Fran, el miratetas jajaja
J: Y lo seleccionaste ¿no?
L: no, me dio asco, como casi todos esa noche, me fui pensando «que gilipollas guarro» jajaja
J: ¿Y?
L: la noche avanzó y nada, ni un candidato decente jajaja
J: jeje
L: y en otro bar, me lo volví a encontrar, a Fran, y él me entró, pero esta vez mejor, sin ser tan descarado. Y bueno, le pasé el segundo filtro jeje
J: ¿Y cuál es?
L: sus manos
J: ¿Qué les pasaba?
L: me fijé en sus manos y me gustaron y me dieron otro dato
J: ¿Cuál?
L: que tenía una buena polla jajajaja
J: ¿Cómooo?
L: es que soy capaz de saber si un tío está bien ahí abajo mirando sus manos
J: anda ya
L: sí, sí, nunca fallo, y las manos de Fran eran claras, la tenía bien y por como se movía y bailaba, también pensé que sería bueno en la cama, y acerté en todo jajajaja
J: Pero ¿qué tienen que ver las manos? ¿que las tiene grandes?
L: no, no es eso, no sé explicarlo, las veo y sé como tiene el «aparato» jaja
J: entonces vas mirando las manos de los tíos para acostarte con ellos?
L: noooo idiota jajaja, eso es secundario, mi ex tenía unas manos bonitas pero sabía que no la tenía grande, y también acerté, la tenía muy normalita, pero eso no me importó, no lo descarté por eso
J: ah
L: y me lo pasaba genial en la cama con él, el tamaño importa pero no quiere decir que el sexo vaya a ser malo por no tener una polla enorme
J: pero ¿es un 100% de acierto?
L: sí, asegurado
J: Pero ¿con cuántos tíos lo has comprobado?
L: ¿Me estás preguntando que con cuántos tíos me he acostado? eso no te lo voy a decir
J: jajaja, es que si me dices «acerté con mi ex y con Fran» pues es una birria de aciertos
L: noooo, idiota, no son 2
J: ¿10?
L: que tengo 23 años y casi todo el tiempo he tenido pareja, idiota
J: jajaja, yo que sé
L: mucho menos de 10 y ya está, no te digo nada más
J: pues son poco para asegurar que tu método es infalible
L: pero lo he comprobado con novios de amigas, las tías hablamos de esas cosas jajaja
J: entonces ¿lo has comprobado con unos 20?
L: puede ser
J: bueno, no está mal… y ¿yo como la tengo?
L: jajajaja
J: ¿O no pasé el primer filtro?
L: lo pasaste con nota jajaja
J: Ah entonces?
L. la tienes grandecita jajaja
J: ¿Seguro?
L: segurísima jajaja
J: ¿Te has fijado en mis manos?
L: tú te fijaste en mis piernas ¿no? pues yo en tus manos jajaja
J: bueno, yo me fijé en todo
L: me di cuenta
J: Vaya
L: pero miras bien, no me parecías un guarro mirando jajaja

Y seguían con ese tonteo un rato largo, casi 1 hora de conversación con tonteo. Lucía tonteaba con Javi de una forma descarada, otra vez tenía esa sensación por dentro de cabreo y morbo, me ponía nervioso y me jodía, pero a la vez, no podía dejar de leer.

Javi estaba super contento, la veía en el bote. Quien no estaba tan contenta era Sonia, a momentos se desesperaba y me presionaba, para luego disculparse. Veía que todo iba lento y ella no tenía paciencia. Pero se acercaba el verano y con ello, una carga importante de trabajo, tanto para Sonia como para mí. Cada uno tuvimos que viajar y echar horas extras a mansalva, cosa típica en esa época del año en nuestro trabajo que, aunque no era la misma empresa, sí el mismo sector.

Además, también era la época de exámenes y Lucía se encerraba a estudiar. Me pidió quedarse más en mi casa, para estudiar a solas. Ella vivía con otras compañeras y no se concentraba y como mi casa estaba casi siempre vacía porque yo echaba horas y horas, pues ella se quedaba. Así, a lo tonto, Lucía se mudó conmigo, no de repente, poco a poco.

En ese periodo, con tanto viaje, Sonia y yo tuvimos varias sesiones de sexo a distancia, que nos calmaba pero nos sabía a muy poco. ¿Y Lucía y Javi? ellos seguían con sus conversaciones casi diarias, cada vez con más detalles y confianza. Javi me mandaba las conversaciones pero yo cada vez leía menos, por falta de tiempo y porque me descolocaban emocionalmente, estaba viendo claramente como mi novia tonteaba con otro.

Habían pasado un par de semanas y estaba bastante desconectado del tema Lucía-Javi. Un día que estaba de viaje y echado en la cama del hotel, intenté hablar con Sonia pero ella no estaba de viaje y no me respondía. Entonces me mandó Javi varios pantallazos. Los ignoré porque no estaba de humor pero entonces me escribió:
– Que pasada ¿eh? eso se lo hiciste a Sonia y fue alucinante

Me entró curiosidad ¿a qué se refería? leí los pantallazos:
J: descríbeme el mejor polvo que has echado en el último mes
L: Ah, lo tengo claro
J: ¿Sí?
L: sí, clarísimo
J: ¿Con quién fue?
L: ¿Cómo que con quién fue?
J: jajaja
L: serás gilipollas jaja
J: venga, cuenta
L: La semana pasada Fran estuvo toda la semana fuera y llegó el viernes. Yo estaba en el gimnasio y vino a recogerme
J: Ah, polvo desesperado después de tantos días sin verte
L: más o menos jeje
J: sigue
L: Salí y estaba esperándome, y cuando vi como me miraba me entró cosquilleo ahí abajo
J: ¿Por qué?
L: era deseo total jaja
J: jaja
L: siempre le ha puesto mucho verme en mallas, dice que me quedan muy bien
J: Seguro
L: ¿Quieres verlo? te mando foto

Al rato subía una foto de ella delante de un espejo de mi casa, con el cuerpo medio girado, y con sus mallas, espectacular la foto
J: joder, no me extraña
L: ¿Te gusta?
J: sí, sí, esta foto también da para paja
L: jajaja ¿Te vas a hacer otra?
J: seguro
L: que guarro jaja
J: ¿Y tú?
L: no sé jaja

Aquí paré asombrado ¿que coño era esto? ¿hablando de hacerse pajas??? pues sí que me había perdido cosas. Salí de la imagen y miré los chats anteriores de Javi y vi uno donde decía «joder, que buena está, es espectacular esa foto». Miré los chats y descubrí que se habían pasado fotos, él le había enviado una sin camiseta, que el cabrón tiene marcado los abdominales y resto de músculos por delante y tiene un torso espectacular. Y ella le había mandado otra donde estaba con una camisa mía sin abrochar y en bragas. No se le veían las tetas por poco, un canalillo que era el canal de Suez y luego, con un dedo, se bajaba un poco las bragas para enseñar un pequeño tatuaje que tiene al lado del pubis, que no se ve si no está desnuda. El dedo echaba tanto para abajo las bragas que claramente se veía que estaba rasurada. La foto no enseñaba nada pero era infartante. Me quedé pasmado y viendo a Lucía así, tan sensual y provocativa, se me puso dura aunque sentía por dentro enfado. Revisé ese chat rápidamente y vi que antes ya se habían mandado fotos, las busqué pero eran muy normalitas, sin enseñar nada, solo sonriendo en un espejo. Volví al chat de las fotos sensuales y lo leí. Javi había conseguido picarla con su foto y ella había respondido con esa espectacular foto. Leí ese chat y era muy guarro, con ella diciéndole que se imaginaba lamiéndole el torso… Miré el chat del día siguiente y los dos describían como se habían masturbado con las respectivas fotos. Javi era muy explícito en sus detalles, Lucía no tanto pero a pesar de todo, era super caliente ese chat.

Dejé el móvil, estaba impactado. En unas dos semanas, la relación entre ambos había subido muchísimo de temperatura. Pensé en el sexo que había tenido con Lucía durante ese tiempo y lo recordaba como muy bueno, un poco escaso por los viajes pero bueno, no había notado nada en ella excepto que durante el sexo era muy apasionada, pero lo había atribuido a que nos veíamos poco por mi trabajo, no a calentón de ella por Javi ¿sería eso? ¿calentón por esos chats? ¿o por echarme de menos? ahora tenía grandes dudas y me jodía.

Abrí de nuevo la imagen del chat de hoy, para continuar por donde lo había dejado:
J: bueno, cuéntame ese polvo con Fran
L: sí, que nos vamos por las ramas jajaja, pues nada, que me vio salir y ya noté que se ponía cachondo y empecé a tontear con él
J: ¿cómo?
L: Arrimando mi culo a él, moviéndolo, me abrazó y cogí su mano y me la puse en mi culo…
J: lo pusiste malo
L: jajaja, sí, llevaba pantalones cortos y se le notaba la erección

Recordaba ese día perfectamente, y sí, me la puso dura pero pensé que no se había dado cuenta
J: jajaja, tanto se le notaba?
L: es que con ese pollón que tiene, siempre se le nota jajaja
J: y eso te ponía a ti cachonda ¿no?
L: muchísimo jaja
J: sigue, sigue
L: pues cuando entramos en casa, me adelanté, dejé la bolsa de deporte en el suelo, y meneé el culo un poco, giré la cabeza para mirarle y le saqué la lengua y el pobre ya no pudo aguantar más y se lanzó a por mí jajaja
J: normaaaaalll
L: nos besamos sin parar, intenté llevarlo al dormitorio pero él ya no podía esperar, me hizo arrodillarme y se la sacó, enorme y mojada jajaja, el pobre no aguantaba más
J: y se la chupaste
L: claro, pero entonces vino lo mejor
J: ¿el qué?
L: empecé a chupársela despacio, lamiendo el tronco, haciéndole sufrir jeje
J: que cabrona eres!!!
L: jaja, pero Fran no estaba para historias, me cogió las manos, me las puso arriba entrecruzadas, como atadas y me apoyó contra la pared y me folló la boca
J: joder
L: pero totalmente, sin darme respiro, rápido y fuerte
J: ¿Y te molestó?
L: que va, me encantó, no sé, nunca me lo habían hecho así, alguna vez en la cama pero muy suave, pero Fran estaba desbocado, fue una follada total, ahogándome con el pollón, pufff, me puso a mil
J: ¿Y se corrió?
L: no, al poco me levantó, me puso contra la pared, me bajó las mallas y las bragas y me folló por detrás
J: Por el culo?
L: nooooo, DESDE atrás jajaja
J: ahhhh
L: que no me gusta el sexo anal, ya lo sabes
J: ya me extrañaba
L: y terminó enseguida, fue rapidísimo pero intensísimo
J: ¿No te corriste?
L: no, pero me dio igual, me encantó, de verdad, pero el pobre se sintió culpable, por la follada en la boca y por correrse tan rápido. Le dije que me había gustado pero no me creía
J: jeje
L: y por la noche volvimos a follar pero fue muy suave, lástima, me hubiera gustado ese Fran duro y salvaje jajaja
J: ¿No te corriste tampoco?
L: sí, sí, pero hubiera sido ya rematar la jugada, follarme como en el pasillo jaja

Joder, la verdad es que me seguía sintiendo culpable por aquel polvo en el pasillo, fui muy bestia y resulta que de verdad le había gustado. Y sí, a Sonia le había follado así la boca varias veces, imaginaba que alguna delante de Javi, no me acordaba.
J: me la ha puesto dura el polvo
L; ¿verdad? pues en persona fue alucinante jajaja

Dejé de leer, me sentía raro. Por un lado, ver a Lucía hablarle así a Javi, tocarse por él… y luego contarle ese polvo y ella rememorándolo como algo muy bueno… eran super raras las sensaciones que tenía, entre celos y adulación, era la leche. Cogí y volví a mirar la foto de Lucía con mi camisa, estaba espectacular. Pero tenía por dentro un malestar insistente, esto no me estaba gustando. Al final me hice una paja mirando esa foto.

A la tarde siguiente, estaba de vuelta en tren y aproveché para hablar con Javi. Le dije que por trabajo, llevaba tiempo sin leerle y que ayer me dejó impresionado leer lo bien que se llevaban y el nivel de confianza que tenían. Javi se reía, entusiasmado, haciendo hincapié en la foto de Lucía, se moría de ganas de follársela. De nuevo tuve ese malestar interior.

Javi quería avanzar, el salto definitivo. Estuvimos hablando. Él quería proponerle quedar pero le dije que me parecía excesivo, que la podía espantar. Él quería volver a repetir la visita a la hermana de Sonia y quedarse a solas con Lucía y atacar, pero le dije que con eso solo conseguiría un polvo y engaños, que ese no era el plan, que el plan era conseguir un intercambio de parejas. Estaba tan emocionado que le costaba tener paciencia. Al final, le dije que me dejara pensar unos días y que de mientras, siguiera igual, que no avanzara. Javi me contestó que para mí era fácil decirlo, que esa noche me la iba a follar y me mandó una nueva captura de ese mismo día:
L: al fin vuelve hoy Fran
J: ¿Tienes ganas de verlo?
L: claro, y de follarlo jaja
J: y seguro que él a ti
L: eso espero, que no llegue muy cansado, pero vamos, que ya tengo pensado como animarlo
J: sí?
L: claro, y con suerte, a ver si me folla como en el pasillo jaja
J: que envidia me da

Esto me gustó, ver a Lucía con tantas ganas a pesar de los calentones con Javi. Cuando llegué a casa vi lo que me tenía preparado. Fue abrir la puerta y ella llegó corriendo, abrazándome y besándome. Llevaba un pantaloncito corto muy ajustado, tipo mallas y una camiseta de tirantes casi transparente también muy ajustada y sin sujetador, marcando pezones. Ella sabía que esa camiseta me ponía a 1000 aunque solo la usaba para dormir por transparentarse tanto, y verla con ella puesta en casa solo podía significar que era para ponerme a tono.

Obviamente no me pude resistir y follamos enseguida, y duro, como ella quería, aunque esta vez aguanté más para que le diera tiempo a correrse.

Al día siguiente, en el trabajo, la que me llamó fue Sonia, otra vez impaciente. Le entraba un calentón, me llamaba, me puteaba por no follarla y luego me colgaba de mala manera, para volver a escribirme luego ya más calmada. Esta vez me dijo «dile a tu putita que deje ya de calentar a Javi y se lo folle de una puta vez, menuda foto de zorra le manda». Javi también le contaba a Sonia los avances y se ve que le había enseñado la foto. El cabreo que tenía era grande y no le quise decir nada más. Luego, por la tarde cuando me escribió más calmada:
– Perdona por lo de antes, es que no sé a qué coño esperamos, si Lucía está deseando follárselo
– Está jugando, aún no está en ese punto
– Pues avancemos en el juego
– No, aún no
– Yo creo que sí
– Que no, y ya está Sonia, hazme caso
– Pero ¿has visto la foto?
– Claro
– Menuda zorra
– Sonia, que es mi novia
– Y yo tu puta, y ni caso me haces

Los dos estábamos en el trabajo, y me la imaginaba alterada escribiendo al móvil. Al rato me escribe
– ¿Es buena en la cama?
– Sí, claro
– ¿Mejor que yo?
– Sonia, sabes que no es eso
– Porque ya sabes que cualquier cosa que ella te haga o le hagas, me lo puedes hacer a mí
– Lo sé
– o cualquier guarrada que quieras, me la haces
– Sonia, que no es eso
– Si quieres voy este fin de semana

Madre mía, como estaba Sonia…
– No, no puede ser
– Joder
– Pero sí quiero que hagas una cosa
– ¿El qué?
– Mándame una foto sexy
– ¿Ahora?
– Sí
– Estoy en la oficina
– Lo sé

Se quedó sin escribir durante varios segundos, y luego dijo:
– ¿En serio?
– Sí

10-15 minutos después recibí una foto. Era Sonia, en el WC de la oficina que para las mujeres tenía wc individuales. Estaba desnuda excepto por su camisa, que llevaba sin abrochar y con una mano sostenía uno de los lados de la camisa dejando ver un pecho. Tampoco llevaba bragas y se le veía claramente el coño casi rasurado que tenía. La foto era impactante. Luego llegó otra, esta vez se veía su trasero y un cartelillo donde se leía «Propiedad de Fran». Entonces me escribió:
– Eso es lo que te pierdes
– Pufff, estás tremendísima, Sonia
– Ya, pero pasas de mí
– No paso, es que no podemos
– Prefieres follarte a la putita

Y ya no escribió más. Al rato le escribí:
– Estas fotos dan para muchas pajas, gracias

Ella lo leyó pero no contestó.

Esa noche, cuando estaba follando a Lucía, recordé las fotos de Sonia y me puse más cachondo. Tenía a Lucía a 4 patas sobre la cama y saqué mi polla de su coño y empecé a restregarla por su ano. Lucía miró hacia atrás y dijo:
– ¿Qué haces?
– Vamos a probarlo
– No, joder

Y se sentó en la cama, con cara de cabreo:
– Joder, no me cortes el rollo, sabes que no quiero, no me jodas ahora con eso

Discutí un par de minutos con ella, que lo probara, que así no iba a saberlo, pero nada, que no, que no, que no… y se levantó cabreada y se fue al baño. La escuché orinar. Al poco llegó de vuelta, con cara de terminar a bien la discusión:
– Eso no me gusta, pero sí me gusta lo que me estabas haciendo ¿terminamos el polvo?

Yo estaba tumbado y con la polla medio dura. Lucía me la cogió y la mamó hasta ponerla dura. Entonces se volvió a poner a 4 patas y me miró desafiante «¿Seguimos?». Follamos normal hasta corrernos.

A la mañana siguiente estaba contenta, no comentó nada de la pequeña trifulca con lo del sexo anal. Me despidió con un buen morreo cuando iba a salir para el trabajo.

Al día siguiente Javi me mandó más pantallazos:
L: Ayer Fran fue un gilipollas
J: ¿Qué pasó?
L: me estaba follando genial y de repente, se le ocurrió que me la quería meter por detrás
J: ¿Y?
L: que me enfadé un poco, claro
J: ¿No lo probaste?
L: Noooo, no le dejo meter «eso» por ahí ni borracha
J: No es para tanto
L: no lo será para ti, que los tíos venga que os gusta meterla por ahí sin saber lo que es
J: Pues fíjate, sí sé lo que es
L: WHAT!!!!
J: una amiga me dijo de probarlo y la dejé
L: ¿Una tía te folló por el culo?
J: sí
L: me dejas pasmada!!!!
J: estuvo bien
L: pero pero ¿cómo?
J: con un arnés que tenía
L: !!!!!!!
J: ¿Ahora me ves menos hombre?
L: no es eso, es solo que es flipante, me has dejado de piedra jajaja
J: pues me gustó
L: a ver, ¿pero era como la de Fran? a que no
J: no sé
L: te aseguro que no, eso no te lo metes tú ni nadie jajaja
J: no será para tanto
L: jajajaja y Sonia ¿también te lo ha follado?
J: no, a ella no le va eso, casi que no me deja hacerle sexo anal, solo en contadas ocasiones
L: pero ¿Te deja??? joder, hoy eres una caja de sorpresas
J: jajaja, verás, te voy a contar una cosa, pero es un secreto ¿eh? nada de contarlo
L: ¿A quién le voy a contar?
J: a Fran, a la hermana de Sonia…
L: no, dios, ni hablar, cuenta, cuenta
J: Sonia es muy especial con el sexo pero a veces se pone muy a tono
L: sí, eso me lo habías contado
J: no, otro nivel de tono, mucho más
L: no te entiendo
J: a veces montamos tríos con otros
L: WHATTTTTTTTTT
J: jeje
L: ¿En serio???
J: Sí, a veces
L: Pero ¿con quién?

Y aquí Javi le contaba sus experiencias, casi todas excepto las que han tenido conmigo, eso le dije que no lo contara. Lucía alucinaba:
L: Joder con Sonia, con tres tíos a la vez!??? en serio???
J: sí
L: pero ¿a la vez de verdad?
J: ¿Cómo?
L: por delante y por detrás???
J: Sí, en esas ocasiones es cuando me deja follarla por detrás
L: dios
J: y algunas veces, los tríos han sido con chicas
L: QUEEEEEEEE???? también se folla a tías????
J: sí
L: dios mío, pero esa mujer ¿qué tiene? ¿una vida secreta de zorra? jajaja
J: más o menos
L: Y Fran no lo sabe?
J: nadie lo sabe, solo los implicados y ahora tú, por eso te pido que no lo cuentes
L: soy una tumba, de verdad, pero estoy ahora mismo en shock
J: jajaja
L: que locura!!!

Y así seguían y seguían, con una Lucía expresándose con muchas exclamaciones y emojis de pasmo. Luego Javi le decía:
J: pues yo te recomiendo que no le tengas tanto miedo al sexo anal
L: pufff
J: al menos dile que juegue con tu ano
L: jamás le voy a decir eso!!!
J: ¿Por qué no?
L: porque no
J: ¿Por pudor?
L: me incomodaría
J: te incomoda por miedo
L: por miedo y porque es una asquerosidad, paso mucho de eso
J: tú misma pero es algo muy morboso, solo por eso merece la pena
L: que no… en todo caso, ¿a qué te refieres con jugar?
J: con los dedos, la lengua
L: puagghhh, que no, ni hablar
J: jajaja
L: jamás le pediría algo así

Esa noche, al llegar a casa, noté a Lucía nerviosa, se veía que seguía impactada por las confidencias de Javi. Mientras cenábamos le pregunté:
– ¿Qué te pasa?
– Nada
– Te noto nerviosa
– Nada, es que hoy he estado hablando con una amiga, de cosas de tías y me ha dejado pensativa
– ¿De qué?
– Nada, de líos de tías, no te quiero aburrir

Y cambió de tema rápidamente. Era mala actriz jeje. Me dijo:
– Ayer noche no me enfadé con lo del sexo anal
– ¿No?
– No, solo que es algo que me incomoda y me pone nerviosa
– Ya
– Pero no me enfada ¿eh?
– ¿Eso quiere decir que estás dispuesta a probarlo?
– Noooo, digo que si me propones cosas, no me voy a enfadar, puede que me ponga nerviosa y lo parezca, pero no soy una estrecha
– Ya, lo sé
– Lo del sexo anal, puffff, es algo que me da asquito, solo eso
– De acuerdo
– ¿Lo has hecho mucho?
– Sí, con casi todas mis parejas
– mmmm ¿eso es una indirecta directa?
– no, es un hecho
– Ya

Nos quedamos callados y le dije:
– Hay cosas que se pueden hacer ahí atrás antes de ir a por la penetración
– Ya lo sé
– Podrías probarlo, a ver si te gusta o no
– Ufff, no sé, ya veremos… más adelante

Estaba claro que para ella, el sexo anal era casi tabú.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s