KERANOS

Me desperté sobre la 1, mientras Elena seguía dormida. Miré el móvil viendo la hora, reaccionando un poco sobresaltado porque no sabía sobre qué hora venía su madre.

-Elena, mi vida… (dije susurrando mientras la movía suavemente con la mano).
-Mmm… ¿qué pasa?
-Es muy tarde…
-¿Qué hora es?
-La 1.
-Vale (dijo incorporándose para quedarse sentada en la cama).
-¿A qué hora venía tu madre?
-Venía después de comer.
-Vale, pues vamos a ducharnos y me voy preparando para irme.
-Espera… (dijo abrazándome).
-¿Qué pasa?
-Me duele un poco la cabeza… Y tengo sed.
-Venga, que voy a por agua.

Fui a la cocina a por agua, pasando por la habitación de Noelia, viéndola como estaba cuando llegamos. Después nos fuimos a la ducha, entrando juntos, con varios arrumacos. Cuando salimos de la ducha y nos arreglamos, fuimos al salón, encontrándonos ahí a Noelia, quien apagó la tele al vernos, yéndose a su habitación.

-Noelia, espera (dijo Elena intentando hablar con ella).

Noelia siguió sin decir nada y sin hacerle caso a su hermana. Una vez cerró la puerta de su habitación, Elena me dijo:

-Me gustaría hablar con ella.
-Dale tiempo.
-Ya, es que prefiero hacerlo antes de que venga mi madre, porque es capaz de contarle que tengo pareja y me la puede liar.
-Vale, ve a hablar con ella, yo mientras echo la maleta al coche y te espero aquí.
-Vale.

Fui a la habitación de Elena para coger la maleta y guardarla en el coche, yendo después al salón para esperarla. Una vez vino, hablamos.

-¿Qué tal?
-Bueno (dijo encogiéndose de hombros haciendo una mueca con la cara).
-¿Qué te ha dicho?
-Que la deje en paz. He intentado que entre en razón, explicándole que no nos puede tratar así y que nos tiene que respetar, pero ha pasado un poco.
-Bueno, déjala, ya se le pasará.
-Habla tú con ella, anda…
-Elena, estoy muy incómodo con ella…
-Aunque sea por mensaje…
-Vale… Esta tarde le escribo.
-No quiero llevarme así con mi hermana y más conociéndola, que a saber por dónde sale.
-Vale, vale. Hablaré con ella a ver qué me dice. Luego te cuento.
-¿Comes aquí?
-No, me voy a mi casa. No estoy cómodo con ella y así de paso a ver si se relaja y entra en razón o puedes seguir hablando con ella. Además, no me quiero arriesgar a que tu madre venga antes de tiempo.
-Vale, me ha encantado pasar estos días contigo.
-A mí también, mi vida.
-Ojalá poder estar más así…
-Pues sí, pero es complicado.
-Jo… Bueno, no pasa nada. Ya podremos estar así.
-Claro.

A los pocos minutos, me fui a mi casa, despidiéndonos con un fuerte abrazo y un largo beso, quedando en que hablaríamos por teléfono.

Me monté en el coche para ir a mi casa, pensando por el camino lo que me dijo de que hablara con su hermana, dándome la impresión de que también tenía a Elena controlada por lo que me dijo de que no sabía por dónde podía salir y que tal vez se lo podía contar a su madre. También pensé en lo que había ido pasando durante esas semanas, con situaciones tensa entre los 3, en especial esta última. Pensé en no contarle a Elena nada de la situación con su hermana desde primera hora, antes de ser pareja, precisamente para evitar situaciones como esa, pero parecía que Noelia también las buscaba, tal vez por morbo. Me empecé a arrepentir de no habérselo contado desde el principio, aunque también pensé en que, si le hubiera mencionado que me acosté con ella, me hubiera apartado de ella perdiéndome ser su pareja con todos esos momentos tan buenos que habíamos pasado hasta entonces.

Cuando llegué a mi casa comí y luego mi madre me preguntó como habían ido todos esos días y en la fiesta, diciéndole yo que muy bien, obviando lo de Noelia y lo que pasó en casa de Mario una vez acabó la fiesta, alegrándose mucho por nosotros. Después me eché en mi cama mientras veía una serie y jugaba un poco a la play. Más tarde me escribió Elena.

-Me he acostumbrado a estar contigo mucho y te echo de menos…
-Yo también…
-Jo…
-Bueno, algo se me ocurrirá para que podamos estar como estos días.


Elena respondió con emoticonos de cara muy feliz.

-Oye, vaya cambio en esta fiesta, ¿eh? De estar mal a lo que pasó… jajaja.
-Buah, cállate, que ahora me estoy acordando y no sé como se me iba tanto el pico…
-Yo flipé bastante cuando te oí hablar tan suelta de nuestra vida sexual, jajajaja.
-Me solté mucho con tanta copa… Y también Irene con lo morbosa que es, pues te lo saca todo.
-No, si ya vi que te quería sacar todo… jajajaja.
-Jajajaja. Que me quería comer el coño tío…
-Lo que se perdió…
-Anda…
-No te voy a engañar, me puso mucho cuando te comió las tetas.
-Ya te vi, como tenías la polla…
-Sí no fueras tan cortada, hubiera ido a saco.
-Ya, pero es que, que me lo coma… Es como si Mario te la come a ti…
-¿Te gustaría ver eso?
-Espérate, que aún la rara soy yo, jajajaja.
-Jajajajaja. No me has respondido…
-Uff… Yo que sé. No me lo imagino…
-Eso es que sí.
-No sé…
-Seguro que te molaría que pasara la misma situación que ayer, pero conmigo entre tú y Mario, como ayer estabas tú entre Irene y yo.
-Javi… (dijo poniendo un emoticono de cara sonrojada y sorprendida)
-Jajajajaja.
-¿Dejarías que te la comiera?
-No sé, me tengo que ver en el momento. Pero si a ti te gustaría verlo, con el morbo de la situación y por probar algo nuevo, pues seguramente.

Elena puso emoticonos de cara sonrojada y sorprendida de nuevo.

-Luego se lo proponemos a ver. Seguro que Irene se pone cachonda cuando se lo digas…
-Sí hombre…
-Jajajajaja.
-Javi… (dijo poniendo emoticonos de una cara poniendo ojitos)
-Tía, me pones ojitos hasta por aquí jajajaja.
-Jajajajaja.
-Ya se lo diré a ver qué opinan…
-No seas malo…
-Ya veremos.
-Jajajajaja. Oye, ¿has hablado con mi hermana?
-No, aún no. Ahora cuando terminemos de hablar nosotros.
-Ok.
-Tengo muchas ganas de verte…
-Yo también. Pásate mañana por la noche por mi casa…
-Elena, con tu hermana en casa, olvídate. Y más con lo que ha pasado estos días…
-Jo…
-A ver si el miércoles quedamos con estos y cuando te lleve a casa podemos hacer algo, aunque sea en el coche…
-O en el baño (dijo poniendo un emoticono con cara traviesa)
-Como te gusta…
-Bien lo sabes…
-Está muy bien, pero es muy cantoso cuando salimos y no tenemos tiempo apenas…
-Bueno, un rapidín y luego seguimos en el coche…
-Mmm…
-Uff, te dejo ya, que me estoy poniendo cachonda…
-Venga, jajaja.

Me encantaban esos momentos con Elena, se me dibujó una sonrisa en la cara releyendo la conversación, hasta que llegué a cuando me preguntó si había hablado con su hermana. Me quedé serio, pensando en como empezar la conversación con ella. No se ocurría por lo que le puse:

-¿Estás?
-¿Qué quieres? (respondió a los pocos minutos).
-Creo que el viernes me pasé.
-¿Eso crees?
-Sí.
-¿De verdad, o mi hermana te ha dicho que lo hables conmigo?
-¿Por qué eres así?
-Mira, Javi, no te voy a engañar. Me sentó muy mal lo que hiciste. No sé quién coño te crees para hacer eso.
-Noelia, me pasé, lo reconozco. Pero tú también te pasaste mucho de la raya, en la cafetería y en tu casa con tu hermana.
-Eso te pasa por bocas.
-¿En serio?
-Claro, si no le hubieras contado lo de la cafetería a mi hermana, no hubiera pasado lo que pasó en mi casa.
-Me notó mal y me insistió.
-Pues eso, un bocas.
-No. No me eches la culpa de algo que has hecho tú.
-Sabes que me encanta provocarte. ¿No te puedes callar la puta boca?
-Nada. No sé puede contigo…
-Javi, no estoy enfadada, si eso es lo que te preocupa.
-Lo que me preocupa es que tu hermana no quiere estar mal contigo y tú pasas de ella.
-Quieres que me lleve bien con ella, ¿no?
-Sí.
-Vale.
-¿Ya está? ¿Así de fácil?
-Sí.
-¿Qué vas a hacer ahora?
-Nada.
-Sí, claro. Que nos conocemos.
-Mira Javi, me jodió bastante el guantazo, porque me dolió, pero…
-Pero… ¿qué?
-Pero nunca antes un chico se había puesto por encima de mí de esa manera.
-¿Y?
-Pues que, Javi… Me puso mucho.
-Joder.
-Me recordó al polvo que echamos, cuando me decías lo puta que era y cuando me cogiste del pelo fuertemente para correrte en mi boca. Y lo que me dijiste después de que, si hubieras querido, no te hubiera dado ningún guantazo. Me los hubieras dado tú, ¿no? Como el que me diste… Y luego me cogiste de la cara con fuerza… No sé como aguanté para no lanzarme a tu boca…
-Noelia, no podemos seguir así…
-¿Me vas a follar ya por fin?
-No.

Noelia respondió con un emoticono de cara muy enfadada.

-No estoy de coña. Esto tiene que acabar.
-Javi, imagínate que mi madre os pilla y coge a Elena y no la deja salir de casa y ni te la puedes follar. ¿Aguantarías?
-¿Eso es una amenaza?
-No. Sólo ponte en la situación.
-Noelia, no quiero más jueguecitos de preguntas ni situaciones.
-Ya te lo digo yo. No aguantarías. Pues así estoy yo ahora mismo contigo.
-Venga ya…
-Te lo juro.
-¿Cómo vas a estar así conmigo, si no somos pareja ni nada?
-Pero las ganas que tengo de follar contigo son las mismas que tendrías tú.
-Imposible.
-Javi, te imagino en la cama conmigo, así pegándome como lo hiciste, cogiéndome del cuello fuertemente mientras me dices lo puta que soy y es que mojo las bragas.
-Pues va a tener que quedar en tu imaginación.
-Javi, por favor. Hago lo que quieras. Le dejo caer a mi hermana lo del trío, ya verás como la convenzo.
-Imposible, no me quiere ver con otra.
-¿Le has propuesto un trío?
-Bueno, más o menos.
-¿En serio?
-Fue una situación.
-Cuéntame…
-Qué va.
-Si me lo cuentas, os dejo tranquilos unos días.
-Noelia…
-Va, de verdad.
-Joder…
-Es que estoy flipando, mi hermana en una situación de trío, con mi paradita que es…
-Si te lo cuento, quiero que nos dejes una semana sin jodernos y que te portes bien con nosotros.
-Hecho.
-Pues fuimos ayer a casa de unos amigos a una fiesta y cuando se fueron todos nos quedamos allí con ellos.
-¿Pero cuántos erais?
-Otra pareja y nosotros.
-¿Y qué pasó?
-Pues ambos nos propusieron un intercambio de parejas hace ya, o que folláramos los 4 juntos.
-Ostia…
-Pero les dijimos que no.
-Va, ve al grano.
-Pues ayer empezamos a hablar de lo que hacíamos en la cama todos y la cosa se fue calentando y la otra chica se sentó a nuestro lado.
-¿Es bi?
-Sí.
-¿Y el chico?
-No.
-¿Qué pasó?
-Pues que le empezó a acariciar los muslos y a besarle el cuello. Luego le metió la mano por dentro de la camiseta para tocarle las tetas.
-Jajajajaja, ¿en serio?
-Sí.
-¿Qué más?
-Luego le preguntó si se las podía comer.
-¿Y le dejó?
-Estaba muy cortada por el otro chico, pero su novia le dijo que se fuera a otra habitación, dejándonos a los 3 solos y tu hermana se quitó el sujetador y se subió la camiseta y se las empezó a comer.
-Joder… ¿Te gustó?
-Obviamente.
-¿Qué pasó después?
-Pues le preguntó que si le podía comer el coño.
-No jodas…
-Sí, pero le dijo que no. Le preguntó que si se lo podía tocar y tu hermana me miró para ver qué opinaba yo.
-¿Y?
-Le dije que no había problema. Así que se puso la chica en medio, yéndome yo al otro sofá y volviendo el otro chico, sin que él pudiera ver nada, aunque yo sí veía algo. Y empezó a tocarle por encima de las braguitas mientras le besaba el cuello y luego metió su mano dentro de las braguitas y se lo tocó bien.
-¿Le metió los dedos?
-Sí.
-¿Se corrió?
-No, la paró.
-¿Por qué?
-Porque le daba corte correrse delante del chico.
-Qué tonta es.
-La otra chica sacó los dedos de su coño y se los chupó, dándole después un pico.
-Joder… ¿Y ya está?
-Sí.
-Se para en lo mejor… Es que es tonta.
-Bueno, ya está.
-¿Y como sabes que no te quiere ver con otra?
-Porque cuando estaba comiéndole las tetas, se me puso muy dura y le preguntó a tu hermana si me la podía tocar y ella dijo que no.
-Joder, yo soy ella y si voy a preguntar…
-Bueno, ya está.
-Qué cachonda me he puesto…
-Pues hazte una paja, te dejo ya.
-Espera…
-Qué pasa ahora…
-Házmela tú.
-¿Qué dices?
-Uff… Es que estoy…
-Me da igual, ya está.
-Vale…
-Espero que nos dejes tranquilos y que te portes bien con nosotros…
-Qué siiiiii.
-Como te pongas tonta, se lo cuento todo.
-No, no, no. Vale, me porto bien.
-Bien, te dejo.
-Vale, voy a tocarme pensando en ti, en como me follaba muy duro mientras me pegas.

Dejé el móvil en la mesita, un poco arrepentido de haberle contado todo eso, aunque si nos dejaba tranquilos, había merecido la pena.

Los siguientes días transcurrieron con normalidad, con la rutina de trabajo y hablando con Elena, ya sea por mensaje o por llamada de nuestro día a día, sin hablar nada acerca de Noelia. El miércoles quedamos con nuestros amigos por la noche, para tomarnos algo como solíamos hacer. Fui a recogerla a su casa, dándome un largo beso cuando entró al coche, para después salir hasta donde vivía yo para ir al bar.

-Qué ganas tenía de verte…
-Si solo han pasado un par de días, jajaja.
-Ya, pero hemos estado tan juntitos estos días que lo he echado de menos…
-Yo también he echado de menos despertarme sin que estuvieras a mi lado…
-Oh… ¿sólo eso? (dijo con una dulce risa).
-Bueno, más cosas…
-¿Cómo esto? (dijo estirándose para besarme en el cuello).
-Para, que estoy conduciendo…
-No (dijo con voz melosa mientras apoyaba su mano en mi paquete).
-Elena…
-Mmm…

Entonces di un pequeño volantazo, asustándose ella y volviendo a sentarse.

-¿Qué haces, tonto?
-Jajajaja.
-Me has asustado…
-Tranquila, era una broma… (dije poniéndole la mano en el muslo).
-Qué gracioso…
-Te he dicho que pararas, ya sabes como me pongo cuando me haces eso…
-Pues…
-¿Qué pasa?
-Me gustaría hacer una cosa…
-¿El qué?
-Chupártela mientras conduces…
-¿Qué? (dije riéndome mientras la miraba con cara de sorprendido).
-Jajajajaja, ¿no te gustaría?
-Claro, pero uff…
-¿Quieres que lo haga ahora?
-No, eso es mejor de sorpresa, sin que me lo espere.
-Mmm…
-Estás desatada, ¿eh?
-Jajaja, es que me estas pervirtiendo…
-Jajajajaja, ahora voy a ser yo el malo…
-Qué va, si me encanta todo lo que me haces y como me enseñas cosas… No me lo puedo pasar mejor.
-Me alegro.
-Oye, ¿sabes si van a ir Mario e Irene?
-Ni idea, pero no han dicho nada por el grupo, ¿no?
-No. Pero a saber…
-¿Sigues incómoda con ellos?
-Un poco y más con lo que pasó el otro día. Pero la verdad es que no tanto como al principio.
-Bueno, no le des mucha importancia tampoco.
-Ya, eso hago.
-No son mala gente.
-Ya. Por cierto, hablaste con mi hermana, ¿no?
-Sí.
-Veo que ha ido bien, porque el mismo domingo por la noche me pidió perdón por el mal rato que te hizo pasar en la cafetería y por la provocación de después cuando me peleé con ella.
-Ah, ¿sí?
-Sí. Y desde entonces como si nada. Muy amable.
-Qué bien.
-¿Qué le dijiste?
-Eh… Pues me disculpé e intenté que entrara en razón, diciéndole que es muy feo que trate así a su hermana, que los hermanos se tienen que apoyar, no joder entre ellos. Que sería una pena que su familia siguiera rompiéndose por una tontería así.
-Vaya…
-No sé, simplemente dije lo que se me vino a la cabeza en ese momento.
-Pues parece que ha funcionado.
-Genial.

Al poco llegamos al bar, sentándonos juntos, sin rastro de Irene y Mario. Elena estaba muy cariñosa, acariciándome la mano y el muslo sin que nadie lo viera. Yo la miraba de vez en cuando, y ella me sonría. Estábamos muy a gusto y muy cómodos hablando con nuestros amigos, hasta que pasado un rato Elena me insistía apretándome el muslo, volviendo a mirarla yo para ver qué quería. Me miraba sonriendo, haciendo un gesto con su cabeza para ir al baño. Yo le sonreí y me levanté, poniendo mi mano en su nuca, para luego bajar a su cuello y apretarlo un poco, yendo al baño.

A los pocos segundos entró ella, cogiéndole la cara para besarme con muchas ganas. Yo la cogí en brazos, lanzándose ella a mi cuello. Me senté en el váter, sentándose ella encima de mí, subiendo su sudadera, para empezar a comerle las tetas mientras ella respiraba un poco más rápido. A los pocos segundos, me levantó y se sentó ella para desabrocharme los pantalones, bajándome también los boxers para sacar mi polla y empezar a chuparla rápidamente, metiéndosela cada vez más hasta que se la acabó metiendo entera. Después se levantó para besarme mientras me pajeaba, cogiéndola yo y poniéndola contra la pared, dándome la espalda, bajándole los leggings, viendo que llevaba un tanga.

-Mmm… ¿tan caliente estabas que te has puesto tanga?
-Sí… (dijo susurrando).

Le bajé también el tanga y le empecé a acariciar la raja con mi polla, gimiendo ella muy bajito. Entonces se la metí casi entera de una embestida, lanzando ella un gemido bastante alto y seco. Le tapé la boca con la mano.

-Shhh… que nos van a oír…
-Mmm…

Me empecé a mover dentro de ella a buen ritmo, mientras le seguía tapando la boca y con la otra le tocaba las tetas. Ella me empujaba con su culo para hacer la penetración más rápida. A los pocos segundos bajé la mano desde sus tetas hasta su coño, acariciándole el clítoris, mientras aumentaba el ritmo de la follada. Se empezaba a retorcer, hasta que empecé a estimularle el clítoris más rápidamente, besándole el cuello también, empezando ella a temblar, encogiendo su cuerpo y gimiendo a través de mi mano. Salí de ella y me guardé la polla, subiéndole la ropa, sentándome en el váter y poniéndola a ella encima de mí.

-Elena, tenemos que salir ya…
-Pero tú no te has corrido…
-No pasa nada. Luego seguimos.
-Vale, sal tú, ahora voy yo.
-Vale. Lávate la cara un poco, que estás muy roja.
-Vale (dijo acariciándome la cara).

Salí ya con la polla morcillona por el rato que estuvimos hablando y esperando a que se recuperara, pudiendo disimularlo bien. Cuando salí vi que Irene y Mario estaban allí. Me senté donde estaba y nos saludamos. A los pocos minutos salió Elena, venía normal, como si no hubiera pasado nada, pero se sorprendió al ver a Mario e Irene, levantando las cejas y abriendo más los ojos. Se sentó a mi lado, estaba un poco nerviosa por verlos ahí, yo la tranquilicé cogiendo su mano y entrelazando nuestros dedos, ella se giró para mirarme y sonreírme. Estuvimos hablando un rato más con nuestros amigos, con miraditas de Irene hacia nosotros, con varias sonrisas. Elena respondió bien, sin ponerse tensa, nerviosa o roja y casi que le seguía el juego. Yo al verla así me relajé bastante, pasándole el brazo por encima de los hombros. Una vez dijimos de irnos, fuimos hasta el coche después de despedirnos de nuestros amigos, pero antes de llegar al coche, Irene y Mario nos detuvieron.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s