FRAN REL

Unos días después, me volvió a hablar Sonia:
– Hola
– Buenas Sonia
– No te quiero meter presión con lo que hablamos el otro día
– Ajá
– Pero es que he seguido pensando y, bueno, veo muy complicado que hables de esto con Lucía sin casi conocernos ¿no?
– Bueno, más que sin conocernos, habiéndonos conocido en la boda y habiendo sido tú tan arisca con ella
– Ya, claro
– Estuviste muy borde con ella
– Es que…
– ¿qué?
– A ver, te voy a ser sincera, no íbamos a ir a la boda, pero escuché que tú habías confirmado la asistencia y quería verte
– ¿Para qué?
– No para follar, para hablar, me sentía mal por mi reacción con mi hermana
– Ya
– Y la boda era una buena excusa para hablar ¿no?
– Sí, lo fue
– Pero verte con una chica tan atractiva, y luego ver como ella miraba a Javi, y Javi a ella, y tú sin hacerme caso…
– Te entró la mala hostia
– Sí
– Pues a Lucía le caíste muy mal
– Normal
– Así que lo del trío está más que descartado
– Pero eso lo podemos arreglar, con Gema me pasó lo mismo ¿no?
– Pero Gema se prendó de ti, aguantaba carros y carretas tuyas jeje
– ¿A Lucía le interesan las chicas?
– Pues no lo hemos hablado
– Bueno, lo que te iba a decir es que he pensado que, como tengo pendiente ir a ver a mi hermana, aprovechar el viaje y que salgamos en pareja, y así conocernos mejor
– ¿Te la quieres ligar?
– No, solo ser más amigable, no una arpía como fui en la boda
– jeje
– ¿Qué me dices?
– Pues eso estaría bien
– Ah, y lo he hablado con Javi, a él le parece bien lo del intercambio

Para eso no necesita confirmación, era lo más normal del mundo que no le hiciera ascos a follarse a Lucía. Le dije:
– No me sorprende nada jeje
– Ya
– Pero aún no sé si a mí me gustaría
– Bueno, yo no te voy a atar para que no tengas más cojones que aguantarte y ver como se la folla otro
– jeje
– Pero sí creo que sería buena idea salir juntos, y que Javi la engatuse un poco

Lo tenía todo pensado. Le dije:
– ¿Pero dices de quedar para salir y ya hacer el intercambio?
– No, no tan rápido, a no ser que ella esté dispuesta, pero no es mi idea, mi hermana también estaría, sería todo muy normal
– Ahhhh
– Sería solo salir como amigos
– Vale, y tu hermana ¿no se extrañará de vernos juntos y amigables?
– Le contaré la verdad, que nos vimos en la boda y nos reconciliamos
– ¿Toda la verdad?
– No, la pública, que somos amigos
– No sé si colará, tu hermana no tiene un pelo de tonta
– No tiene que pensar nada raro
– ¿No? ¿en serio? ¿después de como te pusiste?
– Ya, bueno, pero yo hablo con ella
– Por cierto, dime la verdad ¿en serio pensaste que iba detrás de tu hermana?
– mmmm
– ¿Tan depredador me ves?
– No es eso
– ¿Entonces?
– Estaba enfadada contigo
– Y despechada, tal como tu hermana pensó
– No
– Sonia, me estás mintiendo
– No te miento
– Pero ocultas la verdad
– No reaccioné bien, lo sé
– ¿Te entraron celos?
– No
– ¿Seguro?
– Yo que sé, no pensé bien y monté un numerito, y me jode mucho
– jeje
– No te rías
– Estaba pensando que molaría montármelo con las dos hermanas
– No seas enfermo
– No a la vez, una hermana aquí y la otra allí, como los marineros, una amante en cada puerto jajaja
– Eres un pervertido
– jajajaja, estoy de broma
– A saber, a veces tienes unas ideas que asustan.

Durante los siguientes días, Sonia y yo seguimos en contacto, hablando de esto y aquello, pero sin ella meterme presión. La verdad es que Sonia estaba muy suave, era super extraño hablar «normal» con ella. Y llegó el fin de semana donde ellos venían a ver a la hermana. Esa semana hablé con Lucía
– Me ha llamado Sara y dice de quedar a cenar este sábado

Lucía conocía a Sara porque ya habíamos quedado alguna vez juntos y se llevaba bien con ella. Me dijo:
– Ah, bien
– Es que viene la hermana con el marido

Lucía torció el gesto:
– ¿La borde?
– Sí
– Pufff, de verdad que no entiendo como pueden ser hermanas
– No seas mala, la conociste solo de un rato y seguramente no estaba contenta, es borde pero no tanto como aquel día
– Ya, seguro
– ¿Te parece que quedemos?
– Bueno, al menos me alegraré la vista (riéndose porque habíamos bromeado varias veces con el aspecto Ken de Javi)
– Sí, verás que en ese ambiente los dos son mucho más amigables
– Vale, vale, total, si sigue igual, nos vamos por nuestra cuenta
– Sí
– Pero como vuelva a hablarle y ni me mire, le saco los ojos

El sábado recogí a Lucía para irnos al restaurante. Iba sencilla pero potente, con una minifalda y una camiseta con piedrecitas de colores y un poco de escote, y sobre todo muy ajustada, marcando bien sus dos tetas. Me puso solo verla.

Cuando llegamos al restaurante, los demás ya habían llegado. Se levantaron cuando fuimos a la mesa y todos nos saludamos. Sonia llevaba un vestido ajustado, con falda corta, sin mangas e, increíblemente, algo de escote. Sara iba más recatada, con un pantalón y una camiseta también muy ajustada, pero sin escote. La verdad es que las tres estaban muy potentes, las tres rivalizaban en tamaño de pechos, ninguna se podía quejar.

Sonia y yo lo habíamos hablado y estaba pensado que Javi y Lucía se sentaran juntos. La verdad es que la cena fue muy bien, con Sonia interesándose en Lucía, preguntándole por los estudios, por sus viajes… Yo me sentaba entre Lucía y Sara y en un aparte, Sara me dijo:
– Que bien os lleváis ahora ¿no?
– ¿Quién?
– Mi hermana y tú
– Sí, en el trabajo éramos buenos compañeros y ya me echó la bronca en la boda y se quedó a gusto
– jajaja, me lo puedo imaginar
– Sí jeje
– Pero ¿sabes? pocas veces la he visto así de relajada y abierta
– ¿Sí? será el vino
– Que va, bebiendo se vuelve aún menos habladora
– ¿Entonces?
– No sé, está extraña

Me puse un poco nervioso, ¿la hermana intuía algo? Terminamos de cenar y dijimos de irnos a bailar. Sonia dijo de irse con nosotros en nuestro coche para seguir charlando. A Lucía le pareció genial. Lucía estaba estudiando derecho y Javi es abogado y los dos hablaban mucho de cosas de abogados, que a los demás nos importaba poco. Pero a pesar de todo, Sonia atendía a todo lo que Lucía decía, le preguntaba que especialidad pensaba estudiar, donde le gustaría trabajar…

Fuimos primero a un bar a tomar algo y allí, Lucía me dijo al oído:
– Pero ¿qué le ha pasado a esta mujer? parece otra
– Ya te dije que la conociste en un mal día
– Pero si está simpatiquísima
– Está relajada, está con su hermana y le caemos bien
– Estoy muy sorprendida

Javi, en otro momento, también me habló:
– Joder como está Lucía, está cañona
– Sí
– ¿Es buena en la cama?

Javi y yo también habíamos hablado de este plan que nos traíamos entre manos. Y esa pregunta me la había hecho varias veces
– Sí, hombre, si fuera mala, no seguiría follando con ella
– Ya, claro
– Pero ya sabes, no intentes nada, tú sé sútil, interesante, conecta con ella pero nada más, no vayas muy rápido
– Ya, ya

La verdad es que con Sara por allí, llevar a cabo nuestro plan era complicado, Sonia no quería que Sara viera a Javi demasiado interesado en Lucía. Pero sabíamos que la hermana y el novio no estarían mucho más porque él trabajaba por la mañana, tenía turno de domingo. Y cuando dijeron de irse, activamos nuestro plan. Lo primero era dejar solos a Lucía y a Javi. Para ello, Sonia dijo que tenía que darle una cosa a la hermana pero que se había dejado el bolso en mi coche así que nos fuimos los cuatro fuera, dejando a Lucía y Javi bailando solos.

La vuelta la hicimos despacio, los dos hablando pero nada más. Pensé que me pediría tema o algo, pero no, iba tranquila. Cuando llegamos, Lucía y Javi seguían a tope, bailando sin echarnos en falta. Nos pusimos a bailar los cuatro y estuvimos un buen rato hasta que Lucía dijo que necesitaba descansar y me dijo de salir fuera. Entonces le dije:
– Que te acompañe Javi, que también se le nota cansado

Javi dijo que sí, que estaba cansado, y Sonia dijo:
S: Y yo voy a tomarme algo, que estoy seca
Y: Buena idea, también estoy seco
L: Pues yo salgo ¿me acompañas? (mirando a Javi)
J: Claro

Y así nos volvimos a separar tal como buscábamos. Sonia y yo nos fuimos a la barra y allí me dijo al oído:
– ¿Una mamada te haría sentir culpable?

Mirándome con cara de vicio. Dije:
– Ufff, no seas mala
– Lo pregunto en serio

La miré con cara de circunstancia y ella se pegó a mí, pegando sus tetas a mi torso, y me dijo de nuevo al oído:
– Estoy muy cachonda
– Ya veo
– Si tuviera bragas, estarían mojadas
– ¿No llevas?

Y se retiró con una media sonrisa de provocación:
– Si no me crees, compruébalo

Y se volvió a pegar, esta vez totalmente, cogiéndome una mano y poniéndola entre sus piernas:
– Entonces?
– Ya noto que no llevas (tocándole el coño húmedo)

Ella se tapaba conmigo a costa de pegarse totalmente, y dijo:
– Me refiero a lo de la mamada

Mirándome inquisitivamente. Mi polla ya estaba creciendo y ella lo notó y se movió para restregarla contra ella. Y dijo:
– Aquí también hay WC

Mirándome intensamente. Me tenía malo, tan pegado y con esa mirada. Le pregunté:
– ¿Y te conformarías solo con una mamada?
– Lo quiero todo pero sí, hoy me conformaría
– Te mueres por volver a ser mi putita ¿no?

Sonia tembló y me miró:
– Sí
– mi putita obediente
– Sí, y como sigas así, no me voy a poder conformar solo con chupártela
– ¿Alguien te ha azotado durante este tiempo?
– No
– ¿Y quieres que yo lo haga?
– Sí

Y comenzó a besarme en el pecho y cuello, ya totalmente desatada. Le metí un dedo y Sonia gimió, ya no pensaba, solo se dejaba arrastrar por su calentón. Nos besamos apasionadamente y ella rogándome insistentemente para irnos a algún sitio a follar. Entonces vibró mi móvil y paré, y lo miré, era Lucía diciendo que habían pensado en cambiar de local, que saliéramos. Ni me acordaba de ella, nos habíamos calentado tanto que se nos olvidaron Lucía y Javi. Se lo enseñé a Sonia que puso cara de contrariada:
– Joder, menuda zorra, que oportuna

La miré, estaba totalmente encendida, claramente cachonda. Le dije de salir pero Sonia dijo que necesitaba unos minutos para tranquilizarse. Y luego se fue al WC. Le contesté a Lucía que ya salíamos, que Sonia había ido al WC.

Salimos al cabo de unos minutos y hablamos de donde ir pero Sonia dijo que estaba cansada, que ellos se iban al hotel. La miré y lo que seguía era cachonda, quería irse a follar. Lucía dijo que también estaba cansada y nos fuimos al coche y dejamos a la pareja en su hotel. De camino a mi casa, Lucía estaba contenta y achispada. Al principio hablando mucho de Javi, que si además de guapo era listo, que tenía muy buena conversación… y yo me reía por dentro, Javi sabía tratar con las tías. Pero luego, ella, como dándose cuenta que hablaba demasiado de otro tío, se puso cariñosa, tocándome el paquete, y calentándome.

Esa noche echamos un buen polvo, los dos íbamos muy calientes, yo por Sonia y suponía que ella por Javi o, al menos, Javi había ayudado. Lucía en la cama es muy complaciente, sabe y le gusta chuparla y sabe follar. Falla en el sexo anal, que no lo había hecho ni pensaba hacerlo, pero en el resto de cosas, de 10. Y le gustaba especialmente que me corriera sobre ella, en sus tetas, torso, cara… decía que le gustaba que la bañara con mi leche porque le echaba mucho, y eso la ponía. En eso era muy distinta de otras chicas con las que he estado, que no les gusta nada que se les eche encima.

A la mañana siguiente, nos levantamos tarde y desayunando, le dije:
– Hiciste buenas migas con Javi
– Sí ¿te molestó?
– No
– Nos dimos nuestros números de móviles
– Vale
– ¿Seguro que no te molesta?
– Para nada ¿qué va a hacer? ¿ligarte desde otra ciudad?
– No jaja, que tontería
– Pues eso
– Es que me dijo de mandarme unos apuntes que tiene…
– Vale, está genial que te ayude, es un buen tío
– Sí, y sabe escuchar
– ¿Yo no?
– ¿De derecho? no me haces ni caso jajaja
– Claro, menudo truño jeje

Bueno, el plan había ido bien, Lucía estaba contenta y ya estaba en contacto con él. Ahora era cosa de Javi el ir intimando con ella. Pero tenía un malestar interno raro, como cociéndose a agua lenta… que poco me gustaba eso de los cuernos.

A la que le faltaba paciencia era a Sonia.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s