ALISHOT18

Otra historia que ya conté por aquí fue la vez que el amigo de mi padre me la metió en el propio baño de mi casa.
Bien , pues esa no fue la ultima vez que hice cosas con ese hombre, y debo decir que es de las pocas cosas que no tienen un final feliz.
Pero todo a su tiempo.

Como ya sabeis, este hombre es casi tan morboso como yo, y le gustaba meterme mano por debajo de la mesa con todos sentados, incluida su mujer, y mis propios padres.
Pues bien, despues de ese momento en el que le dejé follarme rápido en mi baño, el se lo tomó como un free pass para hacer todo lo que quiera conmigo en cualquier momento. Aquello terminó por molestarme, pero pasaron dos cosas antes de que llegara ese momento que disfruté y os voy a contar.
La primera de esas cosas paso en mi piso de estudiantes.

Cuando estoy en la universidad, aunque no esta a mas de 1h de casa de mis padres, vivo en un piso con amigas en lugar de en mi casa, porque es mas comodo y me da a mi más libertad.
Pues bien, apenas dos semanas despues de nuestro momento de «locura» en el baño Pedro volvió a contactar conmigo.
Me dijo que estaba cerca de mi edificio y que queria saludarme.
Yo, por supuesto bajé, y le recibí dentro del portal para hablar un poco, porque arriba estaban mis amigas y no lo iba a subir. Era como a ultima hora de la tarde, y ya no habia mucha luz, asi que dentro del portal, hacia los buzones estabamos discretos y podiamos ver si venía alguien.

Nuestra conversación de todos modos duró muy poco, porque Pedro venía muy a saco y con las intenciones muy claras, y me entró de golpe y nos empezamos a enrrollar. Nos enrrollamos con bastantes ganas, frotandonos entre nosotros, con un muy buen magreo encima de la ropa. No hicimos nada más, solo liarnos con mucha lengua y tocarnos todo el cuerpo por encima de la ropa. Y sinceramente, lo que me gusta a mi un buen magreo… lo disfruto muchisimo.

La siguiente vez que hice algo con Pedro, si que follamos, pero ya era algo que sabiamos que iba a pasar, porque basicamente me invitó a ir a su casa cuando sabía que su mujer no estaba. Y yo, que no soy tonta, fui.
Follamos en su dormitorio, y me dio en cuatro mientras yo veia la foto de su mujer en su mesilla de la cama. Tengo que admitir que la postura de perrito no es mi favorita, pero ver la foto de su mujer justo delante mia, estar en su cama, y el aun por encima diciendome ochenta mil cosas (era bastante hablador) de lo zorra que era y lo mucho que le gustaba, me pusieron a mil y me corrí varias veces con él ese dia.
Fue un muy buen dia, luego nos besabamos y todo abrazados desnudos en la cama, como si fueramos una pareja, lo cual ahora que lo pienso fue sin duda fruto del momento y de dejarme llevar, pero complicó más las cosas.

La siguiente vez que tuve algo con Pedro le dejé hacerse una paja contra mi culo. Estabamos de nuevo en mi casa, esta vez por la noche, y mi madre y los dos matrimonios estaban en el comedor y en la cocina. Pedro desde el primer momento que me vio me pegó el paquete por detrás, o a la cadeza, cualquier zona que pillara. Yo de vez en cuando se lo rozaba trantilamente, pero lo que hice para dejarle «trabajar» fue apoyarme contra la encimera de la cocina y dejar que me lo restregara sin ninguna verguenza cuando no habia nadie a la vista.
Hacia bastante ruido contra mi oreja, por lo que sin duda le estaba gustando mucho, pero no hizo ademán de sacarsela o de meterme la mano a mi por dentro de la ropa. Solo me restregó su pene MUY duro contra el culo durante unos muy largos 4 minutos hasta que tuvimos que disimular y separarnos antes de que nadie entrase en la cocina. No pasó de ahi.

Desafortunadamente, esa fue la ultima vez que hice algo con Pedro, porque mas adelante, me lo encontaria de fiesta con mis amigas e intentó meterme mano, sin disimular y delante de ellas. Era obio que estaba borracho, pero no me gustó y tuve que fingir delante de mis amigas.
Luego de eso, intento contactarme y que nos vieramos mas veces, pero se me hacia muy violento y le dije que no.
El no se lo tomó muy bien porque estuvo practicamente acosandome durante meses por redes hasta que tuve que bloquearle de todos lados. Incluso un dia se presento en la puerta de mi piso universitario.

Asi que en fin, pese a los buenos momentos que pasé con él, el final de mi historia con pedro no terminó muy bien, y gracias a dios que tampoco están quedando con mis padres (gracias COVID en cierta manera) , porque no me gustaría encontrarmelo en mi casa.
Así que ese es el final de mi aventura con el amigo de mi padre.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s