MOISÉS ESTÉVEZ

  • Veo que estás cómoda en mi mesa –
  • Ah! Hola Bryan. Te estaba esperando. ¿Es para mí? – Preguntó
    señalando el café que éste traía –
  • Bueno, no tenía ni idea de que estarías aquí. De haberlo sabido incluso
    hubiera traído donuts, aunque no me importa compartirlo, así evitas tomar el
    que hacemos aquí. Digamos que no está tan bueno –
  • Bueno es un eufemismo – Dijo ella sonriendo – Gracias. No te
    preocupes, a esta hora ya me he tomado tres –
  • Pues me llevas ventaja –
  • Le sugerí a Gregson que podía echarte un cable en el caso y le pareció
    bien siempre y cuando tú estuvieses de acuerdo –
  • Por mí perfecto, con la condición de que me invites al siguiente café de
    camino hacia donde pensaba ir –
  • Genial. Supongo que tiene que ver con los resultados de la sustancia
    que había adherida a la cuerda –
  • Precisamente –
  • Me llamó Frank ayer y me comentó algo por encima, y por eso estoy
    aquí –
  • Pues no se hable más. Coge el informe que está en el primer cajón y te
    voy poniendo al día por el camino…

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s