ESRUZA

Cuando un objeto muy apreciado se rompe, intentamos repararlo, y al reunir los pedazos nos damos cuenta de que una pequeña parte, un pedacito tal vez minúsculo, se perdió. Intentamos buscarlo para que las piezas embonen y quede completo; si tenemos empeño y paciencia, lo logramos y podremos unirlo; si no, no conseguiremos nuestro objetivo y se perderá sin remedio.

Lo mismo sucede con las relaciones interpersonales cuando se pierde la confianza, cuando ya no creemos, cuando se pierde la ilusión y la fantasía; si no intentamos recomponer nada, todo se pierde, quedó en pedazos, uno de esos pedazos se perdió. Tal vez era pequeño o tal vez lo magnificamos.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s