JUAN CARLOS VÁSQUEZ

En la venta de moral y transparencia escuchó el roer de una rata, un discurso, una metodología que a través de tiempos inmemoriales tiene la capacidad de cumplir con los horarios y multiplicar una acción como un reflejo para hacer análisis y jugar a varios juegos como si fuese el mismo.

El laboratorio sigue abierto. Ratas de traje y “salivantes” colmillos se encuentran para contemplar el paisaje. No hay apuestas entre roedores, hay placer y simulación. Hay gemidos y búsquedas en la basura. Cuando acabe la carrera ya no se corrige. Seguramente «desde fuera» el observador tendrá que llamar al taller, preguntar al creador: «¿Qué hago ahora?». Y él le dirá algo así como: «Tienes que transferirlo del disco principal al disco duro».

Probablemente, acabará de escribir y volverá a descansar sobre sus espaldas. Y después de unos cuantos días con el cerebro en blanco despertar y allí encontrar otro título. Los escritos de la última noche hablaban de roedores, de fango, pensó, incluso sonrió buscando el sitio de seriedad del texto.

Y siguió sus instintos en un rincón que se fue llenando de luz. Evita así todo término referencial que, de alguna forma, pueda ser pensado en relación con la realidad o fuera de esta, en el tiempo o fuera del tiempo. Imposible o, mejor dicho, «paradójico» es que alguien gane la competición, hablé, o construya un modo invulnerable a los desechos tóxicos, a la compulsión, a la hostilidad de una atmósfera contaminada de estupidez.

https://bit.ly/juancarlosvasquez

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s