FRAN REL

Había pasado más de un año desde que me fui y no había vuelto a hablar con Sonia. Con Javi sí mantuve contacto durante unos meses pero la distancia y mi falta de interés, hizo que fuera dejando de preguntarle. Por él supe que ellos habían mantenido el juego de los tríos, al principio con tíos que ella se ligaba en un bar pero luego con «profesionales», pero que eran aventuras muy de vez en cuando, cada mes o 5 semanas.

Entonces ocurrió algo. Un día vi en una red social que la hermana de Sonia decía que se iba a mudar a mi ciudad con el novio, por trabajo de él. La seguía desde la boda aunque casi no hablábamos. Le hablé, le dije que yo estaba en esa ciudad y ella se interesó inmediatamente porque no conocía a nadie en la ciudad ni la ciudad en sí.

Al final quedamos un fin de semana para que vinieran y enseñarles la ciudad. Vinieron ella y su novio, y les dejé dormir en una habitación y luego les di un tour, les enseñé zonas, vimos casas… Estos dos eran una parejita superenamorada y solo con ojos el uno para el otro. Mi intención no era malvada, solo ayudarlos porque me cayeron bien cuando los conocí en la boda y ella se parecía un montón a Sonia pero era extrovertida, siempre riéndose, divertida.. eso sí, con un buen par, como Sonia.

Unas semanas después se mudaron e instalaron en una casa. Les ayudé bastante y estaban contentos por haberme encontrado, les facilité mucho las cosas. Pero una tarde, Sara me invitó a tomar un café en su casa porque quería hablar. Al llegar, me sorprendí que no estuviera el novio. Sacó una tarta, café y hablamos de nuestras cosas. Sara no es como Sonia, que siempre va al grano, Sara es de las que habla mucho, se ríe, y da vueltas y vueltas antes de hablar. Al final dijo:
S: ¿Qué pasó entre Sonia y tú?
Y: ¿Por qué lo dices?
S: Sonia nunca me ha contado nada de ti, pero vi que se llevaba muy bien contigo en la boda ¿no?
Y: Sí
S: Solo sabía de ti que eras de los pocos salvables de su empresa
Y: ¿Salvables?
S: No físicamente, ella nunca habla de tíos, me refiero a profesionalmente
Y: ah
Spero el otro día me llamó y fue muy raro
Y: ¿Por qué?
S: me dijo que no me fiara de ti, que no eres lo que pareces
Y: joder con Sonia
S: ¿Qué le hiciste?

Me quedé pensando, estaba claro que Sonia no le había contado nada de nuestra relación, pero me cabreaba que le hubiera dicho eso a la hermana, que vengativa…
Y: ¿Te refieres a si intenté algo con ella?
S: mmmm no sé
Y: ¿o ella conmigo?
S: noooo, jajajjaa, eso seguro que no jajajaja

Sara se reía con ganas, como si hubiera contado el mejor de los chistes. La miré sorprendido y ella, sin parar de reír me dijo
S: Perdona, perdona, no es que no seas atractivo, es que parece que no la conoces bien jajajaja

La que no la conocía realmente era ella jeje.
Y: ¿Por qué dices eso?
S: Es que Sonia es… a ver como te lo digo
Y: ¿Una borde?
S: jajaja, sí, puede serlo
Y: Nooo, lo es, en el trabajo no la traga casi nadie
S: siempre ha sido así, en el instituto no tenía amigas, solo algún novio, es muy arisca con la gente
Y: ya, ya, no hace falta que me lo digas jeje
S: pero es muy inteligente
Y: eso no lo dudo, lo he visto, pero no sabe tratar con la gente, es demasiado franca y directa
S: eso, eso jajaja, sí que la conoces bien
Y: sí
S: Volviendo al tema, creo que, o la puteaste en el trabajo o le tiraste los tejos y ella se enfadó
Y: ¿Y por qué piensas eso?
S: por como se puso… verás, si eso me lo dice una amiga, pienso que ahí ha habido tema entre ellos y él la dejó y ahora está despechada, pero con Sonia eso no puede ser así que tiene que ser alguna de esas dos cosas, o fuistes un cabrón con ella en el trabajo o te sobrepasaste en lo personal
Y: ¿Y tú qué crees?
S: pufff, pues no lo sé, no te veo puteándola en el trabajo, no pareces de esos, pero ella dice que no me fie de ti jeje
Y: jeje
S: pero creo que intentaste algo y ella se enfadó
Y: ¿Y no nos acostamos?
S: nooooo jajaja, verás, es que no eres para nada su tipo
Y: ah ¿no?
S: ya has visto a Javi, a ella les gusta así
Y: ¿Guapos y atractivos?
S: jajajaja, eso seguro, pero no me refería a eso, le gusta mmmm manejables

Pues sí que la tenía bien calada jeje, al menos conocía a Javi.
Y: ¿Javi es manejable?
S: jajajajaja, es demasiado bueno jajaja
Y: ¿Que está demasiado bueno?
S: jajaja, eso también jajaja
Y: ¿Sus otros novios eran de ese tipo?
S: todos, guapos a rabiar pero con poco carácter
Y: ya veo
S: Entonces ¿qué le hiciste?

Podía vengarme de Sonia y contar las barbaridades que habíamos hecho pero tampoco quería putearla, me lo había pasado muy bien con ella. Además, Sara no se creería ni una palabra. Le dije
Y: pues que me fui de la empresa. Ella trabajaba a gusto conmigo y no le gustó, y se sintió traicionada, solo eso
S: mmm
Y: ¿No me crees? claro, no soy de fiar jeje, pero pregunta a Sonia directamente
S: es que tal como me habló de ti… me dijo que no me dejara embaucar por ti, que vas de buenas, muy amable, simpático y obsequioso, y luego zas, traicionas
Y: halaaaa, jajaja, soy una serpiente traicionera jeje
S: jajaja
Y: menuda imagen tiene de mi
S: ¿De verdad no intentaste nada con ella?
Y: A ver, Sonia está muy bien, era la chica más atractiva de la empresa, con mucha diferencia, pero es que ni salía con nosotros ni almorzaba ni nada de nada, siempre con su novio
S: eso me lo creo
Y: pero ya veo que no se olvida de como la «abandoné» jeje
S: sí, eso parece
Y: fíjate si la teníamos con una estirada, que allí en el trabajo decían que Sonia necesitaba quitarse el palo del culo y que follara bien de una vez, para que se tranquilizara jeje
S: jajajaja, que cabrones
Y: es que no veas como mira a la gente, casi con desprecio, y si te equivocas y lo ve, estás perdido
S: jajaja, esa es mi hermanita, sí
Y: Allí la gente decía que follaba poco

Sara se descojonó otra vez, y cuando se tranquilizó me dijo, bajito, como si nos fuera a escuchar alguien en su casa vacía
S: Paco (su novio) dice lo mismo jajajaja
Y: jeje
S: dice que Javi no sabe echarle un buen polvo jajaja
Y: eso decía la gente
S: te cuento una cosa, pero en confidencia ¿eh?
Y: claro
S: una vez, ella dejó a un novio y este chaval vino llorando a casa. Lo llevé a un bar a desahogarse y me contó que Sonia en el sexo es como en la vida, con sus reglas, sus manías, muy mandona… al pobre se le veía frustrado por el sexo pero a la vez no aguantaba no estar con ella
Y: no le gustaba el sexo con Sonia pero estaba dominado por ella
S: exacto, eso me pareció
Y: me lo creo
S: sí, y eso dice Paco, que a Javi lo tiene que tener igual

Pues no le faltaba razón al novio… estuvimos un rato más hablando de Sonia pero bien, no veía a Sara ni mosqueada conmigo ni nada, estaba muy amistosa. Me invitó a quedarme a cenar porque el novio estaba a punto de llegar pero decliné.

En casa estuve pensando en Sonia, esa forma de putearme delante de la hermana quería decir que aún no me había perdonado. Estuve a punto de llamar a Javi para preguntar pero al final lo dejé. Pasaron unos días y se me olvidó el tema. Pero un día recibí un mensaje de Sonia:
– ¿Qué te traes con mi hermana?

Directa al grano, como siempre. La ignoré. Al par de horas me volvió a escribir:
– Ni se te ocurra intentar algo con ella, no le vayas a estropear su relación

Aquí ya me fastidió un poco y le respondí
– Haré lo que de la gana

Me la imaginaba mirando el móvil con odio, como ella hacía siempre que se le llevaba la contraria. De pronto, me llamó. Estuve pensando si cogerlo o no, al final descolgué. Sonia ni me dejó decir hola, se puso a putearme, a echarme una bronca de primera. Que si su hermana estaba muy bien con su novio, que no me metiera, que era un traicionero, un embaucador, que iba de bueno y era una cabrón… la dejé despotricar un rato. Cuando se cansó le dije
– Mira Sonia, llevamos más de un año sin hablarnos y no dices ni hola… a tu hermana solo la he ayudado a instalarse, a ella y al novio, ambos me caen genial. Y no, no voy a intentar nada porque tu hermana está muy enamorada del novio y yo no hago eso. Y en tu caso, fuiste tú la que me abordaste, no yo a ti, recuérdalo bien. Así que deja de preocuparte por tu hermana, que está genial con el novio y no busca líos como «otras»

Sonia se quedó callada unos segundos y entonces dijo de forma muy calmada
– Gilipollas, yo siempre he estado genial con Javi y lo nuestro solo fue un error, que luego tú te encargaste de agrandar, así que no me vengas haciéndote el bueno, no me fío de ti
– ¿Que yo lo agrandé? pero si eras tú la que siempre me buscaba para un buen polvo, buscabas un tío que te follara bien y duro
– ¿Contigo un buen polvo? si no le llegas ni a la suela de los zapatos a los dos chicos que me follé en mi viaje, esos sí que eran dos «tíos» de verdad, no la mierda que sois tú y Javi en la cama

Y me colgó. Y yo me reí porque lo de compararme con esos dos tíos era ridículo. No dudaba que los dos eran unos máquinas pero yo había visto a Sonia reventar de gusto a base de polvos, no me podía engañar, conmigo se lo había pasado genial. Me reí a solas. Pero al rato le escribí:
– Tu hermana me preguntó que qué ha pasado entre nosotros, le parece raro las cosas que dices de mí, sospecha que algo pasó entre nosotros. Le podría haber contado la verdad, por joderte, pero no soy así. Le dije que te cabreaste porque me fui dejándote tirada en el trabajo, no se me ocurrió ninguna otra excusa… tenlo en cuenta porque te preguntará.

Sonia lo leyó pero no contestó. Dejé el móvil y olvidé el asunto. Al par de semanas quedé con Sara y el novio y, en un aparte, Sara me dijo que al final le había preguntado a Sonia y ella había corroborado mi versión. Sara me comentó que le parecía una exageración por parte de Sonia ponerse así por eso pero que ella tenía esas manías y le jodía mucho que le llevaran la contraria así que Sara se tragó la mentira.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s