QWERQ

Alejandra se queda pálida. Jamás se pensaría que por esa puerta entrara la persona que ahora mismo está bien. Ella siente una presión en el pecho. Como si la acabaran de descubrir delinquiendo. Lo mira, mira al viejo, no sabe qué decir, se encuentra bloqueada, hasta que al final solamente es capaz de reproducir su nombre…

—¡¡Don Fernando!!

—Hola Alejandra… —dice él con su acento característico. Su tez morena lo hace inmediatamente reconocible. Algo nervioso, no sabe donde mirar. Sin embargo el viejo sonríe mientras parece que tiene todo bajo control.

—Venga, siéntate, que la mesa ya está puesta. Todo lo ha preparado con mucho esmero Alejandra.

Y el pakistaní se sienta en la mesa casi sin mirarla, mientras ella palideciendo, nerviosa y paralizada no puede hacer otra cosa que ver como ambos avanzan y se sientan en la mesa.

—Venga Ahmed, no seas vergonzoso, que estamos en confianza. —le dice mientras le da una palmada en la espalda —siéntate en la mesa, hoy tenemos una comida especial…

—Don Fernando… Esto… Esto no fue lo que acordamos… Acordamos que estaríamos los dos… No.. no me dijo nada de esto… —dice balbuceando mientras ve a ambos como cogen asiento.

—Vamos joder Alejandra, es mi invitado especial —dice mientras se sientan ambos en la mesa y Alejandra permanece de pie a un lado. —¿Pasa algo? Anda, ¿por qué no le sacas una cervecita?

—Tendría que habérmelo dicho y no hubiera venido. —dice plantada en su sitio, sin hacerle caso. —él me conoce… Dios… ¿por qué quiere dejarme siempre en evidencia?

—Pero si tú querías venir a hacerme la comida.

—A usted. Solo a usted. Esto me compromete y usted lo sabe. —dice mirando alrededor. —será mejor que recoja las cosas y me vaya.

—Anda, estate tranquilo. —le contesta directamente al pakistaní quitándole importancia a las palabras de Alejandra. —Venga Alejandra, sácale una cervecita a nuestro invitado para que se tranquilice. —el pobre pakistaní se sienta en la mesa, visiblemente nervioso, no se cree que ella esté en esa casa, sirviendo la comida.

—Ahora ya está, ahora ya da igual, ya se ha salido con la suya. Siempre hace lo mismo, comprometerme y avergonzarme… —ella no para de hablarle, como si le hablara a un mueble. —No se ofenda Ahmed, no lo digo por usted… —Don Fernando no se digna a mirarla, solamente los ojos de cordero de Ahmed, visiblemente nervioso ante la situación que tiene delante. Ella, sabiendo que él no tiene culpa de nada, se da media vuelta hacia la cocina. —Voy a buscarle la cerveza y me voy a mi casa.

A los pocos segundos vuelve con una cerveza en la mano. —Toma Ahmed, aquí tienes.

—Gr-gracias Alejandra… —dice Ahmed temeroso.

—Bueno Alejandra, ¿nos sirves o a qué tenemos que esperar? —le contesta sin darle importancia a sus palabras de irse.

Un pequeño silencio se apodera del salón. Ella intenta mantener la compostura, con una cara visiblemente cabreada.

—Don Fernando, el trato no era este… —dice con los brazos cruzados —la comida solamente era entre usted y yo. Esto pasa de castaño a oscuro.

—Vamos Alejandra joder —dice sentado en la mesa. —Ahora ya es demasiado tarde, él ya está aquí. Ya no hay más vuelta de hoja —dice tranquilamente —Además, Ahmed no va a decir nada a nadie, ¿verdad? —le habla mientras le da un golpe en su hombro sin saber muy bien si es en plan amistoso o dominante.

—No… Yo… Yo… Yo no voy a decir nada Don Fernando… —dice mirando al plato.

—¿Lo ves?

—Joder… —dice poniéndose una mano en la frente. —¿por qué le gusta complicarlo todo tanto? —y se da media vuelta hacia la cocina.

Al cabo de unos minutos llega con una olla y la pone en mitad de la mesa. —Aquí tenéis los espaguetis, es una plasta muy buena. —dice mientras coge la espumadera y empieza a servir la pasta, sintiéndose ridícula, avergonzada, delante de su frutero.

—Espero que estén buenos. Yo tengo un paladar muy exquisito, ya lo sabes. —dice intentando chulearla delante del pakistaní.

Ambos tienen los espaguetis en sus platos y lo prueban. Ella de pie, expectante, espera alguna reacciones de ellos.

Don Fernando saborea la pasta, pero no dice nada. El pakistaní prueba la pasta y casi sin mirarla se lo agradece.

—Bueno, les dejo, por la noche ya vendré a recogerlo todo.

—¿Qué? ¿Dónde vas? —dice el viejo ante esa frase.

—A mi casa.

—¿Y quien te ha dicho que te puedas ir ya?

—Ya le he hecho la comida, ¿no?

—No hemos terminado de comer, ¿a qué no, Ahmed? ¿No vas a servirnos el vino? —El pakistaní mira a mi madre, sin responderle, le impone aun siendo esa la situación.

Ella coge el vino en silencio y con las manos temblorosas de rabia e impotencia lo sirve.

—Te tendrás que quedar hasta que terminemos de comer —le dice el viejo.

—Ya pueden servirse ustedes mismo. No les hace falta que yo haga de criada.

—Ahmed, no tengas miedo en pedir nada, Alejandra te lo servirá con mucho gusto.

Ella, de pie, mira a ambos. —Deme el plato Ahmed…

El pakistaní se lo da tembloroso.

—Si hubiese sabido que venia usted hubiera hecho un plato más elaborado —le dice al pobre pakistaní para molestar a Don Fernando.

—¿Lo ves Ahmed? ¿Ves como es buena criada? —Dice medio sonriente, sin molestarle su comentario.

Acto seguido cuando está a su derecha sirviéndole un poco de vino, aprovecha y le da un pequeño azote en el culo. Ella aguanta tal acto como puede, sin mirar a ninguno de los dos.

«¿Una criada? Y tratándome así delante de él…» —Sí Don Fernando, sé cocinar muy bien.

—Parece que está un poco soso, ¿no? —dice el viejo intentando molestarla.

—Es-está bu-bueno… —dice el Ahmed.

—No soy ninguna criada Don Fernando y menos una persona que se la pueda tratar como hace usted.

—Ah es verdad. Se me olvidaba. Que estoy tratando con la prestigiosa abogada, ¿no? —le responde muy confiado.

Ahmed se siente violento por la situación.

—Si un día necesita mis servicios, cosa que no me extrañaría, lo dejaré plumado. —dice sacando un poco de orgullo propio. —por cierto, Don Fernando. ¿De donde ha sacado mi teléfono personal?

—¿Tu teléfono? —dice sonriendo.

—Si. Usted me ha mandado mensajes…

—Anda, sírveme un poco más de vino. Y a Ahmed también, es mi invitado especial de hoy…

Mi madre coge la botella de vino y resopla cansada de la situación.

—Además, ¿cómo criada puede ir con esas pintas? Con delantal… Esa ropa… ¿eso por qué lo has hecho?

—¿Qué pintas? ¿Qué quieres decir? —responde ella sorprendida por el comentario mientras llena los vasos de un vino de alta gama el cual pone en duda que ni siquiera lo noten.

—¿Desde cuando la gente cuando sirve una mesa va con las pintas que vas tú?

Ahmed la observa callado mientras oye pronunciar esas palabras por parte de Don Fernando.

—¿Tu crees que es adecuado que lleves ese vestido y ese delantal? —le dice mientras se levanta de la mesa y se acerca a ella, sonriente, seguro de si mismo, con una seguridad que hasta asusta. —¿No crees que deberías quitártelo? —sus manos van directamente a la cintura, desabrochando el delantal, delante del pakistaní que ni se lo cree.

Las manos de mi madre se posas sobre las suyas parándolo. —Ya me lo quitaré yo Don Fernando, pero para cocinar no quería mancharme… —Ella hace fuerza y logra quitarse las manos de Don Fernando que la mira a los ojos directamente. Poco a poco, el viejo cede y quita las manos de alrededor de ella. Ella desabrocha el nudo de su cintura y desliza la parte de arriba por su cabeza quitándoselo.

—Ven, dámelo. —dice Don Fernando alargando la mano para que le dé el delantal. Al cogerlo, lo tira en el sofá, a unos metros de distancia. Vuelve a mirarla, de arriba abajo, mientras ella no lo mira, mirando hacia otro lado, sabiendo que lo está mirando.

—¿Lo ves? Así mejor.

—¿No puede tener un poco más de cuidado con mi delantal?

Don Fernando sin hacer caso a sus palabras se vuelve a acercar a ella —Pero falta algo…—le contesta mientras sus manos van directamente al botón de la blusa, desabrochando uno de ellos con todo el descaro.

—Pero ¿qué hace? —intenta pararlo pero no puede.

Y antes de que pueda responder, le desabrocha otro. —Tienes que ir como una buena criada…

—Aquí… Está su invitado… No lo haga… ¿le parece bien hacer esto? ¡No soy su criada! —y antes de que le desabroche un tercer botón se separa de él, agarrándose el escote, el cual se deja intuir un poco el sujetador. En un escote casi similar como cuando fueron a visitar a Ahmed a la frutería.

—¡No juegue conmigo Don Fernando! —le dice mientras ve como Ahmed le mira las piernas, los muslos, el escote, sin decir nada…

Mientras, el viejo se da la vuelta y se vuelve a sentar en su silla para seguir comiendo. —Ahmed, ¿no crees que así está mejor? —le pregunta al pakistaní para que entre en el juego. Él traga saliva mirándolo para después mirar a mi madre con cara seria y con una gota de sudor cayéndole por la frente.

—Si o no joder —dice Don Fernando insistente.

—S-s-s-í… Sí… —responde Ahmed temeroso.

—¿Lo ves Alejandra? Dice que así vas mejor. Anda, ponme un poco más de esos espaguetis.

—¿Qué es lo que tengo que ver Don Fernando? ¿qué usted hace lo que le da la gana? ¿Esto es lo que tengo que ver? Póngaselos usted. Yo me voy. —Dice mientras se aparta de la mesa y se abrocha un botón de su blusa. —No es por usted Ahmed…

—¿Así es como tratas a mi invitado? —Dice sonriente, le gusta cuando se enfada y se pone de esa manera. —¿te quieres ir? Está bien, haz lo que quieras. —dice sin mirarla y llevándose el tenedor a la boca. —vamos, vete, hazlo joder.

—Di-dígame antes quién le dio mi teléfono… —dice Alejandra dubitativa.

El viejo sigue comiendo en silencio, sin contestar a esa pregunta.

—¡Dígame! —dice mi madre algo nerviosa.

—Sírveme más espaguetis. —le contesta en tono serio, sin mirarla, sin contestarle a la pregunta.

El silencio reina la casa por un momento. Ninguno de ellos se mira los unos a los otros. La situación parece hasta ridícula. Ese viejo le gusta llevar las cosas al límite siempre imponiéndose a todos los presentes. Le encanta jugar con la gente, pero sobre todo le encanta jugar con ella hasta dejar su mundo totalmente descolocado. Ella mira a la mesa mientras el viejo no para de comer y Ahmed, todo sudado, come poco a poco sin saber donde meterse. Visiblemente nerviosa se acerca a la cazuela de espaguetis. «Él sabe que no me iré, lo sabe el muy cerdo.» Con la mano temblorosa y en silencio, le pone más espaguetis en el plato. Mientras lo hace, él aprovecha y le pone una mano en la nalga, acariciándola. Ella calla, no puede evitar esa mano en su nalga. Sin saber muy bien si es porque no puede evitarlo o no quiere quitarla.

—Ahmed, por favor… No cuente nada de esto a nadie… —dice mirándolo.

El pobre pakistaní observa como toda una mujer como ella, colorada, abochornada, le dice esas palabras mientras ve como la mano de aquél viejo le acaricia el culo. La cara de ella es de una mezcla de nervios, excitación, miedo…

—Pare, por favor… —dice ella sin ningún tipo de autoridad. —delante de él no… —Sin darse cuenta, en modo suplicante.

El viejo, haciendo caso omiso a sus palabras, no aparta la mano de su trasero, sino que se incorpora y mientras aún está poniéndole los espaguetis en el plato, la coge de la cintura y la sienta en su pierna.

—¿¡Qué hace?! —dice mi madre al sentarse en su pierna, con su barriga tocando su lado derecho.

—¿Por qué no me ayudas?

—¿Ayudarle? —dice mi madre extrañada por esa pregunta.

—Sí… —y sorprendentemente le ofrece el tenedor.

—¿Lo está diciendo en serio? —dice mi madre sorprendida. El pakistaní solo hace que observar, sin decir nada.

—Venga… Ayúdame cariño… —desde su posición, Ahmed puede ver como el viejo la tiene cogida por la cintura con la otra mano.

Al ver como no le coge el tenedor, el viejo vuelve a insistir. —¿No vas a ayudar a tu vecino favorito?

—Está usted enfermo… —dice sin coger el tenedor. —Está mal de la cabeza… Es usted un depravado… —pero a su vez, toma el tenedor, respondiendo implícitamente a su petición.

—Ahmed, no le haga caso… Es solo un pobre viejo chocheando… —dice mientras con el tenedor envuelve unos cuantos espaguetis y se los lleva a la boca.

El viejo abre la boca, sin contestarla. Ahmed tampoco dice nada, está alucinando. —Necesita atención médica Don Fernando. —le sigue diciendo mientras mira como mastica y traga los espaguetis, aceptando su mano en la cintura.

Sin que él diga nada más, ella envuelve más espaguetis con el tenedor, sin que él se los pida y se los vuelve a dar. —Necesita curarse de eso que le pasa por la cabeza. —dice mientras se le nota sonrojada, los ojos brillantes y algo de excitación.

—Alejandra, ¿Tú aún no los has probado verdad? —dice el viejo sorprendiéndola.

—¿Qué? No… No los he probado… —dice sorprendida ante la nueva ocurrencia del viejo.

—Pues deberías probarlos. —dice sonriendo.

Ella le da el tenedor con un gesto involuntario, pero él no lo coge. Sorprendentemente para ella ve como coge su mano va directamente al plato y coge unos cuantos con la mano… —Venga, abre la boca. —dice ante la incredulidad de los allí presentes…

—Venga, abre la boca.

—¿Pe-pero qué cree que está haciendo? —le contesta echando la cabeza para atrás mientras ve venir la mano del viejo con unos cuantos espaguetis.

—Venga, ábrela. —avanza más con su mano. —Si no abre la boca se me van a caer por encima de ti… —dice al ver que su cabeza se aleja de ella.

Y justo antes de ponértelos en la boca, deja caer unos cuantos por la blusa, manchándola, haciéndolo de manera intencionada. —Joder Alejandra, mira la que has liado joder.

—¡¡Pero Don Fernando, mira qué ha hecho!! —Dice cogiendo rápidamente los espaguetis de su blusa. —Seguro que lo ha hecho a propósito.

Ahmed no se lo cree.

—¿Por qué me trata así? ¿por qué?

—¿Ahora me vas a culpar a mi? ¿cuándo has echado la cabeza para atrás para que no llegara a dártelos? Mírate, ahora estás toda sucia. —dice mirándole en la camisa. —¿No pretenderás ir así manchada, no?

—¿Cómo quiere que vaya sino? Me lo limpiaré bien en casa cuando llegue. —le contesta mientras se limpia como puede con una servilleta.

—Las buenas sirvientas no puede ir manchadas como vas tú…

—¿Y cómo quiere que vaya? No tengo nada más.

—¿Acaso eso es un problema?

—¿Qué?

Con su mano avanza hasta su blusa, hasta los botones  para intentar desabrocharlos.

Pero ella le coge la mano. —¿Qué hace? No me voy a quitar la blusa.

—Mi criada no puede ir así de sucia…

—No voy a quitarme la blusa, menos con Ahmed aquí. —dice desafiando a Don Fernando. —Además, ¿quiere que suba a mi casa así y me vean en sujetadores por la escalera?

—Ese no es mi problema Alejandra. —le contesta intentando llegar hasta sus botones con la resistencia de ella.

Su cabeza da vueltas. Sabe que no puede ceder estando Ahmed presente. No sabía que él estaría presente, pero sí sabia a lo que se exponía. Desde el día del parking no podía soportar que ni siquiera le mirara. Aún así, sabe que no debe ceder, no delante de Ahmed.

El viejo se da cuenta de que aunque le coge la mano, no opone total resistencia a que llegue a los botones. Nota la indecisión de Alejandra y aprovecha para desabrochar un botón.

—Don Fernando…

—Tranquila… no pasa nada… —y aún con la mano sujetándola, desabrocha otro botón.

—Ahmed…

Poco a poco va desabrochado los botones y aparece su sujetador, dejándose entrever.

—Tranquila, estamos en confianza… —dice mientras desabrocha todos los botones de su blusa, con la cabeza algo bajada de mi madre.

Termina de desbotonar la camisa de Alejandra pero se mantiene cerrada por los pechos. Don Fernando, sin decir nada, la abre, poco a poco, sin miedo, sin excusa por parte de mi madre, y la abre hasta los hombros, dejando ver el sujetador en todo su esplendor. Ante ellos dos aparece un sujetador negro de encaje. El volumen justo de sus preciosos pechos se ven arropados por una fina tela de bordados que dibuja el sujetador. Debido a sus pequeñas transparencias, casi se deja entrever la forma de los pechos de ella, sin llegar a ser obsceno. Su tamaño, llegando a ser perfecto queda a la vista de los presentes que no pueden dejar de mirarlas ante la pasividad de ella.

—Por favor… No siga… Ahmed… Ahmed esta aquí… —Su voz suena a súplica, sabiendo aun sin mirarlo que le está mostrando los pechos en ese precioso sujetador. Sus manos van en un reflejo a taparse los pechos, sin decir ninguna palabra más. «No quiero que me vea así… no podré volver a mirarle a la cara… pensará que soy una cualquiera… ni siquiera podré ir a su tienda…».

—Vaya, no me digas que te entra vergüenza… —le contesta Don Fernando al ver como se tapa los pechos con las manos.

—Se-se lo suplico… —dice sin mirar a ninguno de los dos, ocultando sus preciosos pechos.

—¿Sabes una cosa Alejandra? Creo que Ahmed también necesita que le ayudes a comer… ¿Verdad Ahmed?

Ahmed abre los ojos sorprendido, sin decir ni una palabra. Alejandra se mantiene con la vista bajada, manteniendo las manos en los pechos. Solo sale un hilo muy fino de voz. —No… No me haga esto… por… por favor…

—Venga, ¿por qué no le ayudas? —Y con sus manos intenta levantarte de su pierna.

Ella se queda de pie, sin mirar a ninguno de los dos. La blusa todavía cuelga de sus hombros pero no pueden ocultar los dos pechos de ella se encuentran tapados por ela.  No sabe qué hacer ni como actuar. La cara de Ahmed dibuja una cara sorprendida, jamás pensaría verla así al igual que jamás había visto tan cerca la oportunidad de tenerla así para él.

—Venga… ayúdale. —Solamente resuena la voz de Don Fernando en el salón, alentándola para cumplir sus órdenes.

«¿A… Acaso llevo la palabra SUMISA en la frente?»

—Venga. —Y un pequeño empujón le hace aproximarse a él, quedándose parada en mitad de la mesa, entre los dos.

—Don Fernando… Por favor… —le habla en todo suplicante.

Lo que ella no sabía es que ahora aceptara las órdenes que le diera Don Fernando.

Un comentario sobre “El advenimiento (32)

  1. Sigue así, la mente sumisa de Alejandra se muestra con las órdenes que recibe,…por si te sirve deberías haber incluido que mientras le abría la camisa notaba ella como su coño empezaba a humedecerse y al sentarse sobre el viejo dejaba una mancha en su pantalón…entonces le puede decir al pakistani que los espageti estan dulces….y cuando ella le da de comer con el tenedor ..le quita la falda , la abre de piernas…y le señala que el salero es su coño….empujándo a alejandra hacia la boca del pakistani quien con restos de espagettis en sus labios empieza a lamer su coño…

    Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s