FRAN REL

Al día siguiente cuando vi a Sonia, no supe descifrar si estaba cabreada o contenta o algo, porque ella, como siempre, estaba seria e imperturbable. Le escribí
– ¿Almorzamos juntos?
– No, he quedado con Javi
– ¿Estás cabreada por lo de ayer?
– eres un cabrón, pero no, no lo estoy
– si tú lo dices
– A ver, eres un cabrón por contar algo que era una confidencia para ti
– Ya
– Pero reconozco que nos conoces bien, nos pusistes muy cachondos a ambos
– Ya os vi… pero se lo conté porque ya lo escuchaste, le pone que te follen otros
– Pufff, no lo entiendo… pero sí, es lo que parece, bueno, déjame que tengo mucho lío

Y cortó. Pero al rato me escribió para quedar para almorzar, que a Javi le habían puesto una reunión.

Fuimos a almorzar y lo primero, solo sentarse, fue desabrocharse los botones y abrirse un poco la camisa, de una forma ya muy natural. Me dijo
– Esta mañana no hacía más que preguntarme por el polvo con Gema y el chico ese… que pesado
– jajaja, le pone
– Sí, le iré contando poco a poco
– Ayer te lo pasaste bien ¿eh?
– Sí, esa otra, sabes que quería tenerlo castigado, otra cabronada tuya
– jajaja, pero si lo disfrutaste
– mucho, me encantó correrme así mirándolo, fue una pasada, pero me fastidia haberlo tenido tan poco tiempo sin follar
– jajaja
– Encima, esta mañana, hemos vuelto a follar, y mira que no soy de hacerlo por las mañanas, pero me entró calentón…
– ¿Y eso?
– Se estaba duchando y lo vi salir mojado… no sé, me calenté
– Bueno, eso está bien
– sí, mucho, la verdad es que lo echaba de menos
– normal
– Hemos pensando en irnos este fin de semana por ahí, de cita romántica
– ¿Romántica o para follar como conejos?
– Las dos cosas (sonriendo)

Sonia estaba de magnífico humor. Me dijo
– La verdad es que estoy muy sorprendida de lo bien que se te da dominarnos
– Sois muy sumisos
– Sí, eso parece, pero es que hay cosas que o me daban mucha vergüenza o estaba convencida que a Javi le molestarían, que nos las haces y es al revés, nos pone
-Ya
– Así que ya no te digo nada de que puedes hacer o no, lo dejo en tus manos, si Javi llega a un límite, que lo diga
– jeje, creo que su límite está lejos aún
– Bueno, hay una cosa que sí no quiero hacer más, o al menos, no tanto… lo de follar solos, quiero que Javi siempre esté ¿vale?
– Ya lo noté ayer
– que menos ¿no? a él le pone, a mí me pone y a ti te gusta, pues mejor que estemos los tres
– Vale
– A ver, si estamos nosotros dos fuera en un viaje de trabajo, pues le pido permiso y ya está, pero si es aquí, pues los tres juntos
– Claro
– mmmm me encantó verlo pajearse mientras me follabas, me puso un montón… pufff
– ¿sí? ¿no estabas caliente por mí?
– jeje, claro, pero lo de Javi era la guinda… ¿sabes que se corrió dos veces mientras nos veía?
– Noooo jajaja
– Sí, estaba super caliente… nunca lo había visto hacer algo así, correrse dos veces tan seguidas y encima solo mirando, sí que le pone verme con otro

Seguimos comentando algunas cosas más y me di cuenta de una cosa, Sonia mencionaba mucho a Javi, que si a Javi le gusta, que si Javi quiere… y pensé con sorpresa que Sonia, con la infidelidad de Javi se había cabreado pero también asustado, y que ahora lo quería involucrar a tope en todo, quería tenerlo contento y cumplir sus fantasías lo máximo posible… con lo segura que ella estaba de tenerlo controlado, ahora se daba cuenta que no era así.

Me dijo
– Si Javi te cuenta algo que le gustaría ver o que me hagas, tú hazlo ¿vale?
– ¿Cualquier cosa?
– Sí, o que se te ocurra a ti que a él le gustaría ver
– ¿Cómo qué?
– Pufff, no sé, pensar perversiones se te da mejor a ti que a mi jeje
– jajaja
– Pero imagino que querrá verme con Gema ¿no?
– eso seguro pero pensaba que te resistirías a volver a follar con ella
– Pufff, yo que sé, estoy hecha un lío
– ¿Dudas de tu sexualidad?
– Noooo, no seas idiota, para nada
– ¿Entonces?
– Alguna curiosidad lesbi tenía pero tampoco es algo que desee
– Ya, como el sexo anal
– No, eso directamente no me gusta
– jajajaja
– tú ríete pero es así
– Sí, ya es el «no me gusta que me guste»
– Lo que tú digas, listo
– jajaja
– Bueno ¿crees que ella participaría?
– jajaja (menuda pregunta me hacía)
– Pero solo para follar contigo y conmigo, con Javi no
– ¿No?
– No, eso no, que se le da la mano y te coge el brazo
– ¿Gema?
– No, Javi, en eso ya he sido clara, no quiero más cuernos
– pero como eres
– soy como soy… ¿crees que Gema querrá participar así?
– pregúntale
– Es que Javi está muy bueno
– Y temes que no se controle y salte sobre él jajaja
– Pues sí
– jajaja
– además no sé si a Gema le gustará participar en esos juegos (que poco la conocía)
– si es para follarte, seguro
– Pero eso más adelante, que ahora quiero estar a solas con mi novio y disfrutar con él como sería lo normal, no estas «cosas» que hacemos

Poniendo cara de asco, hay que joderse, como si no disfrutara a tope… que le cuesta reconocer las cosas. Entonces, para cambiar de tema, le pregunté
– Y el fin de semana ¿le vas a dejar hacer cosas diferentes?
– No sé a qué te refieres
– Al sexo anal, por ejemplo
– Ah, no, eso no
– mmm pues te lo voy a mandar
– No, por favor, eso solo contigo, mándamelo cuando estemos los tres, a solas con él no, aún no
– ¿Por qué?
– Porque no me gusta
– joder, que rara eres
– Mándame otra cosa, por favor
– Vale, déjame pensar

Se me ocurrían mil guarradas pero me las quería reservar. Le dije
– Mastúrbate delante de él
– No, por favor
– ¿Por qué?
– No me voy a poner a tono
– Que tontería, conmigo te pusiste, y fue super sexy
– Contigo hago mucha tontería
– Piensa que yo te lo mando, así te pondrá
– mmmm un poco, pero no sé
– O mejor, ¿Tienes aún mi foto?
– De tu…. (señalando abajo)
– Sí, de mi polla
– Sí
– Pues se la enseñas y le dices que te vas a masturbar pensando en mi polla, que es mejor que la suya y esas cosas
– jajaja, ¿ves como tienes una mente pervertida? que cosas se te ocurren
– Y que vea bien como lo haces, no de lado, frente a él
– Pufff
– y te metes un par de dedos por detrás
– Noooo
– Sí, le dices que piensas en como te follo el culo… verás como se pone
– mmmmm
– Tú hazme caso
– Vale, vale… visto lo visto, está claro que sabes como ponerle
– Tú también te pondrás, ya verás

Y me miró sonriendo.

¿Y Javi? también me había escrito por la mañana pero yo estaba en una reunión y no le pude contestar. Lo leí al volver del almuerzo y básicamente me agradecía el haberlo metido en el folleteo. Le dije que la idea de invitarlo a mirar había sido de Sonia y se sorprendió, pensaba que era cosa mía debido al cabreo de Sonia. Y luego me pidió detalles de lo de Gema, diciendo «al final lo ha conseguido Gema, que tía, entre los dos estáis consiguiendo cosas impensables para mí con Sonia, me sorprendéis siempre». Otro que estaba de buen humor.

Cada vez quedaba menos para la boda y Sonia cada vez estaba más nerviosa. Además, empezó a quedar más con la familia de Javi y la suya venía más (Sonia es de un pueblo). La hermana de Sonia llegó para ayudarla y se quedó un mes durmiendo en su casa. Durante ese mes no quedamos. Además, ni siquiera conocí a la hermana porque Sonia tenía miedo de que la hermana notara algo entre nosotros. Gema sí quedó con ellas para ir de compras y me dijo que la hermana estaba igual de buena que Sonia pero en simpática le ganaba por mucho jeje.

Cuando se fue la hermana, llegó la madre. Y luego llegaron las despedidas de soltero. Sonia es de esas mujeres que no se lleva bien con otras mujeres, no tiene amigas. Tampoco es que se lleve especialmente bien con hombres, es decir, no tiene ni amigos ni amigas, tiene novios, es una mujer de pareja. Gema y yo éramos excepciones. La despedida de soltera de Sonia fue en su pueblo, con la hermana y las amigas de la hermana… muy triste pero es que no tiene amigas. Sonia no quería despedida, pero la hermana insistió. Le llevaron a un chico negro que les hizo un striptease y poco más.

En cambio, Javi era lo contrario, tenía amigos a reventar. Su despedida de soltero fue una pasada, nos pusimos hasta arriba de beber, bailar, striptease… eso sí, Sonia me encargó vigilarlo pero no hacía falta, tenía a Javi acojonado, no hizo nada, pero nos lo pasamos bien.

¿Y el sexo entre ellos dos? pues con tanta familia por la casa, era poco y rápido. El estrés tampoco ayudaba a Sonia. No era que no tuvieran ganas o ella no quisiera follar, es que no podían la mayoría de las veces. Encima, se juntó con mucho trabajo, Sonia estaba desbordada de trabajo y estrés por la boda.

Un día tuvimos una reunión importante. Fue una reunión extenuante para Sonia por algunos problemas que teníamos pero al final lo lidió bien. Terminamos y ella estaba de los nervios. Nos quedamos solos en la sala de reunión y ella se puso a leer su móvil. Al poco me dijo «joder, estoy hasta los ovarios de la boda, ahora mi madre que quiere cambiar…» y se puso a despotricar un rato. Entonces se calló y me dijo «¿Sabes qué? paso de mi madre, que vaya ella, vámonos a tu casa y me follas, que no tengo tiempo ni para echar un polvo en condiciones, hoy ya no aguanto más» y se levantó recogiendo los papeles.

Nos fuimos a mi casa. De camino le pregunté
– ¿No avisas a Javi por si se apunta?
– No, paso, esto queda entre nosotros

Anda que había durado mucho la sinceridad y tenerlo en cuenta. Me dice
– Es mi despedida de soltera, no la mierda esa que tuve (sonriéndome)

El polvo fue bastante salvaje, todo el estrés que tenía encima lo canalizó al sexo. Cuando acabamos, ella cogió el teléfono que había sonado 6 o 7 veces durante el polvo. Sonia lo miró y dijo «joder, ni follar tranquila me dejan» y respondió. Era la madre y estuvieron hablando 2 minutos. Entonces Sonia dijo
– A ver mamá, que no puedo, estoy ocupada y me queda aún una hora, ve tú sola y escoge lo que quieras, me parecerá bien, luego hablamos, adiós

Y cortó. Le pregunté
– ¿Una hora?
– Al menos, a ver si te crees que ya estoy satisfecha

Y al rato volvimos a follar, otra vez muy salvaje, con cinturón, insultos y demás parafernalia que a ella le gustaba y llevábamos tiempo sin hacer.

Al terminar se levantó cansada y se puso a vestirse y arreglarse el pelo y el maquillaje. La llevé a su casa y en el coche se despidió diciéndome
– La próxima vez que me folles, seré una mujer casada (sonriendo)

Y era verdad, no tuvimos otra oportunidad. Llegó la boda que fue muy pija, Javi es de familia de dinero. Gema y yo estábamos invitados junto a algunos (pocos) compañeros de trabajo. Sonia estaba espectacular, como no podía ser menos y Javi igual, pareja perfecta de guapos y atractivos.

Ya terminada la cena y sentado con mis compañeros de trabajo, sin las mujeres, vimos como Sonia se encaraba con Javi y le echaba una bronca por algo. Uno de mis compañeros dijo
– Mira que está buena pero no me casaba con ella ni borracho, menudo bicho

Otro dijo
– Esa tiene al marido atado en corto ¿eh? fijaos lo corderito que es el chaval, si no, no hay forma de aguantarla

Y otro dijo
– Esa lleva los pantalones incluso en la cama

Y todos rieron, y la verdad es que la apariencias no siempre engañan porque esa pareja eran como suponían, pero a veces ella no siempre mandaba en la cama, bien lo sabía yo jeje

Y pensaba acabar aquí la historia, con el «se casaron y vivieron felices» pero os contaré un poco más de lo que ocurrió después.

Sonia y Javi se fueron de viaje. Juntaron el permiso de boda y vacaciones, y estuvieron un mes fuera, por la zona del Caribe. Cuando volvieron, se fueron con la familia de uno y otro unos días. Sonia me escribió para saludarme y contarme 4 cosas. Y también para preguntar por cosas del trabajo.

Javi me llamó y tras un rato hablando me dijo
– Tío, te tengo que contar un par de cosas
– Dime
– Pero Sonia no quiere
– jajaja, pero me lo vas a contar
– Sí porque sino, reviento jaja
– cuenta, cuenta
– Nos hemos hinchado de follar
– Normal
– Y un día, en la playa, estuvimos hablando de ti, de volver a vernos
– para follar
– claro, claro
– y entonces le dije que se podría follar a alguno de los mulatos o negros que se veían por allí
– jajaja
– Ella dijo que estaba enfermo, que bastante tenía ya contigo… se cabreó
– Me la imagino
– Pero esa noche salimos a beber por ahí y fuimos a un sitio que nos gustaba y allí nos emborrachamos y de pronto ella se levantó y se puso a bailar. Pronto se le acercaron varios y ella estuvo tonteando con uno y otro, bailando cada vez más pegados, dejándose manosear… me puso a 100. Al rato se vino a la mesa con uno, me lo presentó y le dijo al chico «a mi marido le gusta mirar ¿me follas delante de él y luego hacemos un trío?». El chico preguntó si me tenía que follar a mí o dejarse follar por mí, pero Sonia le dijo que no, solo con ella. Él chico dijo que no tenía problemas por hacerlo conmigo pero Sonia no quiso. Aceptó y nos fuimos al hotel
– Joder, que directa
– ni te imaginas
– sigue, sigue
– Pues el chico muy negro, con un pollón enorme
– ¿Más que las nuestras?
– sí, más… se lo folló primero a él solo y luego me metió
– ¿Le dio por el culo?
– El chico no, yo sí, fue genial jajaja
– jajaja
– Pero que a la noche siguiente, volvió a bailar con el mismo chico y al rato se acercó a la mesa con él y con un mulato
– Joooooderrrr
– Y nos fuimos los tres al hotel y bueno, que bestialidad, el mulato la tenía aún más grande, impresionaba
– jajaja
– Y los chicos tenían un aguante… estuvieron una hora follándosela
– Joder
– Y los dos se la follaron por el culo
– ¿Con esos pollones?
– sí, ella lo pedía a gritos, estaba como poseída, fue alucinante
– ¿Y tú qué hacías?
– Correrme sin parar jajaja
– estás fatal jaja
– los chicos unos portentos, de verdad, la dejaron muerta, como tú la dejas a veces, que ni se mueve
– jajaja
– Pero aún queda, que me puse a beber y hablar con los chicos y al rato se despertó Sonia y la follamos entre los tres de nuevo jajaja
– Joooooderrrr pero ¿qué le ha pasado a Sonia?
– jajaja, el clima caribeño jajaja
– Ya veo
– Estuvo varios días quejándose y puteando al mulato porque le dolía el culo, y había sido ella la que lo había pedido jajaja
– jajaja (muy de Sonia)
– Pero aún queda una cosa
– ¿Más aún?
– Unas noches después, en el mismo sitio bailó con el chico negro y al rato el chico llegó con una mulatita preciosa. Sonia la llevó a la mesa y me dijo de irnos los tres
– Madre mía!!!
– Sí, le dijo a la chica que solo follaría con ella, nada de conmigo
– ni por esas…
– Nada, ni por esas… y follaron las dos y aluciné, como besaba Sonia a la chica, la tocaba… le comió el coño…
– ¿Se corrió con la chica?
– Sí, y luego me metí y la follé mientras la chica la besaba… espectacular
– Y la chica ¿estaba bien?
– un bombón caribeño, impresionante
– Y la cabrona de Sonia no te dejó follarla
– No tío, y me ha jodido mucho
– Ella venga a follarse a tíos buenos y tú nada, que hija de puta
– Sí, la verdad es que me tiene eso jodido, que no me importa que ella se los haya follado pero ponerme a esa chica preciosa delante y no dejar ni que me la chupe…
– Que cabrona
– Es que decía que ella lo había hecho todo por mí, para darme el gusto
– jajaja, el gusto a ti ¿no? jajaja
– Sí jajaja
– Y lo de correrse a lo bestia eran daños colaterales
– jajaja
– y lo de que la follarais los tres ¿lo pediste tú?
– Noooo, ella jajaja
– Que rollo tiene, que le cuesta reconocer las cosas
– sí

Estuvimos un rato más hablando, me dijo que Sonia le había dicho de no contarme nada porque eran cosas entre ellos. Supongo que a ella le avergonzaría que yo lo supiera, no sé… aunque a mí me daba igual, me parecía genial que ella se soltara el pelo. Lo de no dejar a Javi sí me parecía mal, ella siendo tan estricta con sus reglas hasta que decidía saltárselas cuando le convenía porque su regla de solo follar conmigo delante de Javi o pidiéndole permiso se la saltó en cuanto le convino.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s