FRAN REL

Cuando llegué a casa, me encontré a Gema y Carmen dormidas en mi cama. A Carmen la conozco bien, estuvimos saliendo unas semanas. Una chavala de veintipocos que va a las clases de Gema en el gimnasio. Es guapilla, simpática y bastante buena en la cama. Físcamente, lo mejor de ella son sus dos buenas tetas, es del estilo de Sonia pero sin la elegancia e inteligencia de esta última. Pero es muy divertida.

Las desperté a gritos, riéndome… eran casi las una de la mañana, ya no era era hora de estar dormidas. Las dos se levantaron puteándome y desnudas, vaya dos. Se fueron a ducharse y yo preparé un almuerzo rápido.

En el almuerzo me estuvieron contando la noche loca con Javi. Carmen estaba prendada de él «que bueno está» repetía cada dos por tres. Yo había quedado con Gema en que hiciera sufrir a Javi, sin dejarle participar mientras ellas follaban pero Carmen le tenía muchas ganas y no hubo forma, follaron los tres juntos desde el principio. Estaban muy borrachos los tres y la juerga duró horas, con Javi en estado erecto todo el rato, el tío tiene aguante y rápida recuperación.

Lo que sí hizo Gema fue follárselo con un arnés mientras él se follaba a Carmen, y alguna diablura más del estilo. Menuda noche, la parejita perfecta acabó la noche con sus buenos culos reventados jeje.

Por la tarde me escribí un poco con Javi, le dije
– Bueno, machote, has dejado a las dos destrozadas, por lo que me han contado
– jajaja ¿sí?
– Ya te digo, y muy satisfechas
– A mí sí que me han dejado destrozado, vaya dos
– jaja
– Y Carmen, joder, que buena está, que tetas tiene
– Sí, las tiene muy bien
– Y como follaban entre ellas, ha sido bestial
– jajaja
– ¿Te han contado como me han dado por culo?
– Sí
– Joder, me ha dejado flipado, he tenido un orgasmo brutal, tío ¿tú lo has probado?
– no, no me va eso, pero me parece genial que te mole, los tres lo habéis pasado en grande
– Sí, ¿y tú? Sonia no me cuenta nada, dice que cuando follemos
– bueno, ha aprendido alguna cosilla nueva, ya te dirá
– ¿SIiiii? no me jodas
– Pero no te olvides de grabármelo ¿eh? quiero escuchar como te lo cuenta
– sí, tío, pero no creo que sea esta noche, dice que os fuisteis a dormir tarde
– Sí
– ¿cuántas veces te la follaste?
– 3 veces
– Guau
– Pero no seguidas como tú, machote, que nosotros salimos fuera a beber y bailar un buen rato

Al día siguiente, mientras desayunaba le pregunté a Javi y me contestó que habían follado pero solo uno rapidito en misionero. Sonia dándole una migaja para no sentirse mal.

Esa semana fue dura en el trabajo, tanto para Sonia como para mí. Prácticamente no hablamos, solo en un almuerzo. Fuimos a comer alejados, para estar tranquilos. Le pregunté
– Bueno ¿qué tal el polvo contándole cosas a Javi?
– Pufff, no lo hemos hecho aún
– ¿Lo tienes a sequía desde el nuestro?
– No, no, todas las noches lo hacemos pero uno rápido
– ¿Rápido?
– Sí, llego muy cansada, no tengo muchas ganas de sexo
– Ah ¿y qué es un polvo rápido para tí? ¿cómo el primero nuestro del otro día?
– Nooooo (riéndose)
– Fue un polvo de 5 minutos
– Ya pero muy intenso, no, no tiene nada que ver
– ¿Entonces?
– Pues él se pone encima y termina prontito
– ¿Y no te corres?
– No, pero me gusta, es reconfortante y él sí se corre
– Ufff, poca cosa para dejarte satisfecha
– No busco eso… quiero que él esté bien y a mí me gusta, me da gustito y me relaja
– jajaja, lo usas para dormir
– no lo había pensando pero no es eso… es que bueno, después de lo nuestro, que menos que él tenga todo el sexo que quiera ¿no?

Se seguía sintiendo culpable. Nos quedamos callados y entonces dijo
– A Javi nunca le falta sexo, lo tengo muy satisfecho y lo que hago contigo solo es para darle algo más de emoción y porque él lo quiere, pero él tiene mucho sexo, todo el que quiere

Mucho sexo desde luego que tiene, y variado… la pobre que equivocada estaba, pensaba que con abrirse de piernas cada día era suficiente para Javi. Sonia siguió
– Le he dicho que el fin de semana le contaría
– Y entonces le harás lo que te ordené
– Sí
– Bien, bien
– mmmm una cosa, cuando se corra en mi boca ¿qué quieres que haga?

Vaya, ya había asumido eso que le dije. Me sorprendió. Le pregunté
– ¿Cómo?
– ¿Me lo trago?
– mmmm, a ver, que te lo tragues es muy excitante pero como Javi no te ha visto con su leche por tu cara, quizás sea mejor que lo dejes resbalar por tu barbilla
– ya
– tú misma, las dos son buenas opciones
– No, órdenamelo tú
– ¿Y eso?
– Es más excitante para mí

Vaya, vaya con la zorrita
– Vale, pues te lo dejas resbalar
– Bien
– Va a flipar Javi
– Lo sé

Llegaron para tomarnos nota y dejamos el tema. Cuando se fue le dije a Sonia
– y hablando de órdenes, desabrochate algunos botones

Sonia llevaba una camisa con casi todos los botones abrochados. Me miró
– Venga, a partir de ahora, en los almuerzos conmigo te abres un poco la camisa, que quiero disfrutar de las vistas

Sonia me miró seria. Luego miró a los lados y se desabrochó unos cuantos botones para luego abrirse un poco la camisa. No es que se sacara una teta fuera ni mucho menos, solo dejó ver algo de canalillo pero fue excitante. Entonces dijo
– ¿Así?
– Sí, perfecto, ya te lo dijo Gema, deberías enseñar más canalillo
– Claro, a los babosos de la oficina

Y ya empezamos a hablar de cosas del trabajo. A Sonia cada vez le costaba menos recibir órdenes y hablarme de su intimidad. Encima, como yo conocía mucho por lo que me había contado Javi, sabía que me contaba la verdad. Tenía las dos versiones.

En cuanto nos levantamos para irnos, lo primero que hizo fue abrocharse de nuevo los botones. Era totalmente consciente.

La semana pasó sin nada más reseñable. El domingo por la tarde me escribió Javi
– Tíoooo, que pasada ayer noche con Sonia
– ah, ya te contó nuestra fiesta de la semana pasada ¿no?
– Sí, y además, pufff, lo flipé
– jeje
– no sé como consigues que haga esas cosas, tienes que decirle de quedar más, tienes que convertirla en una Gema en la cama jaja
– va por buen camino
– no me lo creía, de verdad
– Espero que me lo grabases
– Sí, sí, pero es largo ¿eh? echamos 3 polvos
– sí que la calentaste
– jeje, sí que estaba cachonda ayer noche, sí
– bueno, genial, llevabas toda la semana esperando a esto
– Sí, pero no me puedo quejar, creo que me la he follado todas las noches de la semana, pero misionero y ya está, lo de ayer es de otra división
– es que está muy buena
– Y además, esta semana me he follado 3 veces a Carmen
– ¿Sí?
– sí, como Sonia tenía mucho trabajo, he quedado tres tardes con Carmen, que tía, como folla

El cabrón follaba mucho más que yo que llevaba toda la semana de sequía… y encima con dos…
– tío, ten cuidado, como se huela algo Sonia, se va a cabrear tela
– Está todo controlado, tranquilo
– tú mismo
– bueno, te mando el audio, escúchalo y luego me cuentas ¿vale?
– Claro

El audio no llegaba a una hora, me esperaba más tiempo. Lo puse y después de unos minutos sin escucharse nada, se oían pasos de tacón, muy claramente. Luego la voz de Javi mostrando mucha emoción por lo que veía. Imaginé que Sonia se habría puesto la ropa interior que estrenó conmigo. Entonces escuché a Sonia muy nítida
– ¿Te gusta?
– Mucho cariño
– A Fran se le puso durísima
– Y a mí
– Pero él tiene una polla más grande y gorda, me encanta su polla

Entonces escuché ruido de la cama, Sonia se había subido a ella. Sonia no paraba de hablar, me la imaginaba con esa ropa interior, encima de la cama, con la polla de Javi en la mano. Estaba diciendo que mi polla no le cabía en la boca, que yo la ponía muy cachonda y cosas así. Javi no decía nada, solo jadeaba o gemía flojito.

Entonces Sonia empezó a explicar como me la chupaba, con mucho detalle. Y a la vez, se escuchaba sonidos de succión, se la chupaba a Javi y de vez en cuando paraba para explicarle como me la chupaba a mí, como pasaba la lengua por mis huevos, por mi tronco… era bestial, era otra Sonia, conmigo estaba casi muda, solo respondiendo con monosílabos, con Javi era lo contrario, muy descriptiva.

Entonces explicó que yo le había dicho se tragara toda mi polla, y que ella no podía pero que eso la ponía muy cachonda. Y se ve que hizo el intento de tragarse toda la polla de Javi, durante unos segundos no se escuchó nada más que a Javi gemir, y luego a Sonia jadear para decir
– la tuya me cabe entera en la boca, la de Fran no

Entonces estuvieron varios minutos de esa forma, ella se tragaba toda la polla de Javi y luego se lo echaba en cara, que mi polla no podía, que era enorme… y entonces dijo
– vaya mierda de polla tienes que ni me cuesta

No sé como Javi aguantaba todo esto, era super denigrante y humillante, pero Javi solo gemía. Entonces se empezaron a escuchar sonidos de una mamada rápida, con Javi gimiendo y al poco diciendo
– nena, nena, para, que no aguanto

Y Sonia sin parar hasta que Javi explotó con grandes gemidos y ruidos de gemidos y satisfacción de Sonia. Al poco, Sonia dijo
– ¿Te ha gustado?
– Joder (jadeando)
– A Fran le encantó correrse en mi boca y ver como me caía por aquí, aquí y aquí (imagino que se estaría señalando partes de su cuerpo)
– Joder (Javi sorprendido y aún jadeando)
– Y a mí me encantó probar su leche
– Me estás matando Sonia
– No se te baja
– No, sigue contándome
– Estaba caliente, sabía rica y se me derramaba por la boca hasta mis tetas, así
– ¿Puedo besarte?
– sí (con un tono de sorpresa)

Y se les escuchó besándose un rato, y luego a Sonia gemir y ruidos de besos y succión, imaginaba a Javi lamiendo su leche y chupándole las tetas llenas de su leche.

Luego se escuchaba ruido de colocarse y luego de folleteo, se habían puesto a follar y no había pasado ni 1 minuto de su corrida. Javi dijo
– ¿Te folló así Fran?
– Sí, pero con su enorme polla
– ¿Te hace disfrutar más?
– Sí
– ¿Y dónde te toca?
– Me pone sus manos en las tetas y en el culo, así, mientras yo lo follo

Imaginé que ella estaba encima de él. Se lo follaba despacio por el poco ruido que hacían. Ella empezó a decir lo bien que yo la follaba, que le ponía mucho mis manos (esto me dejó flipado porque lo dijo muchas veces). Y Javi insistía en cosas para que ella dijera que yo era mejor, al tío le ponía humillarse.

Estuvieron como 15 minutos follando, cambiando de posturas, ella siempre diciendo «y Fran me folló así». Al final él se corrió y descansaron 5-10 minutos. En todo el rato que estuvieron follando, no escuché a Sonia correrse, al menos como se corría conmigo. Ella hablaba mucho y gemía, pero no era gran cosa, nada de gritos o explosiones como conmigo.

Luego volvieron a follar cuando ella le dijo que se lo comiera. Aquí sí que creo que se corrió pero lo mismo, sin casi ruido, solo lo supuse por como de pronto se calló y luego gimió. Estuvieron follando otros 10 minutos y creo que al final se volvió a correr, pero lo mismo, de forma muy poco efusiva.

Cuando terminaron, escuché a Sonia decir
– Que bueno nene, me ha encantado
– anda que a mí

Y Sonia hablando cariñosamente y halagando mucho a Javi… vaya diferencia con lo que había dicho antes.

Lo escuché varias veces más en algunos momentos que me habían impactado. Me alucinaba como Sonia humillaba a Javi comparando mi polla con la suya, que en realidad son muy similares. Luego escribí a Javi
– Te corriste en su boca ¿eh?
– jaja, sí, como tú
– Y te comió toda la polla ¿te lo había hecho antes?
– Noooo, fue una pasada
– Con la mía no pudo
– sé como es, la tuve cerca jajaja (el cabrón se reía de cuando me la chupó)
– bueno, ya ves que es capaz de aprender
– Sí, a ver que más cosas le enseñas
– tú pide, que yo no me corto
– ya veo jaja
– pero no entiendo como te pone que te diga que soy mejor que tú en la cama
– es parte del juego, eso nos pone
– que raros sois
– Ella se lo pasa bien, se corrió varias veces
– Ya
– Cuando la tuve en la postura del perrito, estuve a punto de darle una palmada en el culo
– y te acojonaste y no lo hiciste
– era un polvazo, no lo quería estropear, me da miedo que corte este juego, es el mejor sexo que he tenido con ella

Vaya dos… me mordía la lengua por decirle «GILIPOLLAS, HABERLE DADO LA PALMADA EN EL CULO, SE IBA A DERRETIR» pero me callé.

Estuvimos rememorando alguna cosa más del audio y cortamos. Me moría de ganas a ver que me contaba Sonia.

Las semanas fueron pasando más o menos igual. Cuando a Sonia le apetecía sexo duro, me decía de quedar, lo cual cada vez era más a menudo, estaba como enganchada al sexo fuerte y humillante. Mientras tanto, hablábamos cuando podíamos en el trabajo.

Javi seguía a lo suyo, se enchochó con Carmen y yo le decía que fuera con cuidado, pero ni caso, él veía la situación controlada.

Y Gema también a lo suyo, a veces echábamos un polvo, o ella con Javi, pero poca cosa, Gema tenía sus líos.

Pero yo empecé a aburrirme de la situación con Sonia, eran polvazos pero siempre iguales, metiéndole mucha caña y luego follándola fuerte. Cada vez que quedábamos, introducía nuevos elementos como usar una bola de esas para la boca, el spankers, pinzas para los pezones, algunos consoladores de Gema con los que simulamos dobles penetraciones… todo eso lo aceptaba bien Sonia, pero al final, a pesar de esos elementos morbosos, los polvos eran más o menos iguales.

Intenté variar cosas, por ejemplo, le propuse que Javi interviniera pero se negó con rotundidad, y la entendía, conmigo el sexo era muy diferente, no le sería cómodo mostrarse así a Javi. Le dije de meter a otro, follarla entre dos… también se negó y hasta se cabreó varios días conmigo. Luego, una de las veces, como parte de la humillación durante un polvo, le di unas bragas usadas de Gema para que las lamiera, y lo hizo, fue super morboso. Después le propuse de invitar a Gema para un trío, se negó de nuevo. En esa ocasión discutimos y se me escapó que Gema sabía lo nuestro y, tal como se puso, pensé que todo había acabado entre nosotros pero le dije que es que Gema la había visto salir un día de la casa y luego me vio en la cama e hizo 2+2… conseguí que Sonia se apaciguara pero se cabreó. Resumiendo, Sonia es de esas personas cuadriculadas, si algo le gusta, quiere que siempre sea igual, no estaba abierta a nuevas experiencias.

Y por esas fechas, yo empecé a salir con una chica y me enchoché de veras con ella. Sonia me dijo de quedar un día, me negué, ella preguntó, le dije que estaba saliendo con alguien, me dijo que le pusiera los cuernos, me negué, discutimos, se cabreó y estuvimos más de dos meses sin hablarnos. Javi me contaba que Sonia estaba super indignada conmigo porque ella había puesto cuernos por mí y yo no era capaz.

Pero una noche hubo una fiesta de la empresa a la que fui solo, como ya he dicho varias veces, las parejas no me duran mucho. Allí estaban Sonia y Javi, ella espectacular como siempre. Javi se me acercó, hablamos y me dijo «fóllate a Sonia, hombre, ella lo está deseando pero es muy orgullosa y no se va a arrancar, métele caña y ya verás, que ahora no fantaseamos contigo y el sexo es aburridillo». Javi me convenció y fui con él a hablar con ella pero al principio los dos estuvimos muy fríos. Ella estaba un poco bebida y yo más. Vestía un vestido ajustado, sin escote pero cortito, luciendo piernas, con sus tacones de siempre pero sin medias. Javi intentaba animar el ambiente entre Sonia y yo pero nada, era tenso. Me preguntó por mi novia, le dije que no había podido venir. Entonces Javi se fue y le dije a Sonia
– Javi dice que quieres que te folle

Sonia se quedó mirándome, seria. No decía nada así que dije
– Bueno, pues nada

Entonces ella dijo
– ¿Ahora quieres ponerle los cuernos a tu novia?
– Yo no he dicho eso, solo he comentado lo que Javi me ha dicho

Sonia seguía sin decir nada. Me acerqué a ella para hablar más bajo, casi pegado a su oído
– Creo que te mueres de ganas de que te folle otra vez ¿verdad? que te folle duro como yo solo sé hacer y provocarte esos orgasmos que te dejan muerta, porque tengo clarísimo que Javi no sabe follarte como mereces

Me retiré para ponerme enfrente de ella de nuevo. Sonia seguía callada, sin dejar de mirarme intensamente pero ya nerviosa. La miré sonriendo
– Bueno, veo que Javi me ha engañado

Hice ademán de irme pero Sonia dijo
– ¿Y tú quieres?

La miré unos segundos, ahora sí estaba nerviosa. Le dije
– Pues no lo sé, me resultaba ya monótono el pegarte y encularte a lo bestia

Cara de cabreo de Sonia. Me dijo
– ¿Monótono?
– Sí, siempre te gusta lo mismo, eres incapaz de probar cosas nuevas

Nos quedamos callados. Estábamos rodeados de gente y no sabía como los demás no notaban la tensión entre nosotros dos. Entonces Sonia dijo
– ¿Y qué tengo que hacer para que no te resulte monótono?
– Obedecerme en todo
– Siempre lo he hecho
– No

Sonia se calló. Le dije
– Dime que serás una zorrita obediente y me lo pensaré

Sonia miró a los lados, totalmente nerviosa. Luego me miró y dijo
– Seré tu zorrita obediente

Me impresionó, si que estaba faltona de buen sexo… Sonia había ido convirtiéndose cada más en una sumisa total y esto era una muestra muy clara. Le dije
– Pues dile a Fran que nos vamos a tu casa
– ¿Los tres?
– Sí

Me miró muy nerviosa y me dijo
– no me pegues ni me folles por detrás delante suya
– Haremos lo que yo quiera ¿no?
– Sí, pero por favor, eso no, delante suya no
– Ya veremos, venga, llámalo

Sonia dudó unos segundos y luego fue a por Javi. Se acercaron los dos. Sonia dijo
S: Fran dice de irnos a casa los tres
J: ¿cómo?
F: Pero tú solo mirarás como me follo a tu novia
J: ¿qué? ¿puedo mirar?

Era bastante patético Javi porque encima demostró ilusión por poder mirar. Los dos se miraron. Les dije
F: ¿De acuerdo?
J: no sé, lo que Sonia diga
S: sí

Esa noche yo no había llevado coche porque pensaba beber bastante así que les dije que nos íbamos en su coche. Nos escabullimos por separado y nos fuimos para el aparcamiento.

Llegamos al coche y me metí detrás con Sonia. En cuanto salimos a la calle comenzamos a morrearnos a lo bestia, con ansia. Le quité las bragas y se las di a Javi
– Guárdalas

Javi las cogió, que tío más sumiso. Le hice unos dedos a Sonia mientras la besaba, estaba chorreando, muy cachonda. Ella que siempre me había dicho «delante de mi novio, nada» ahora estaba totalmente ida, gimiendo, besando y cogiéndome el paquete. Se corrió antes de llegar a su casa, con un orgasmo intenso pero pequeño.

Miré a Javi a través del espejo retrovisor, el tío tenía una cara de flipado total. Entonces me la saqué y Sonia empezó una mamada con ansia. Pero llegamos a su casa y nos recompusimos para salir del coche. Nos metimos en el ascensor y luego, en el bajo, se metió otra pareja mayor. En el ascensor no paré de tocarle el culo a Sonia pero los tres estábamos serios.

Al llegar a su casa, me llevaron a su dormitorio. Desnudé rápidamente a Sonia, y ella a mí. Le dije a Javi que se desnudara también pero que se sentara en una silla que tenía allí y que disfrutara del espectáculo. Entonces empujé suavemente a Sonia para que se pusiera de rodillas y me la chupara. La cara de Javi era un poema. Me coloqué para que él viera bien a su novia en esa posición sumisa como se tragaba mi polla con ansia. Sonia ni le hacía caso, solo chupaba mi polla y mis huevos. Le dije a Javi
F: que bien la chupa tu novia, es una chupa pollas de primera

Javi miraba totalmente empalmado. Seguí diciendo
F: y que buena está, es perfecta, que suerte tienes cabronazo

Sonia seguía chupando, sin hacernos caso mientras yo hablaba de ella de forma soez, para humillar a Javi. Entonces cambié a Sonia
F: mira a tu novio, está totalmente empalmado viendo a su novia comerse la polla de otro

Sonia le miró pero sin dejar de chupar, continué
F: Tiene una buena polla, lo admito, pero a ti te gusta más la que tienes ahora en la boca ¿verdad?

Sonia se sacó mi polla de su boca y mirando al novio, dijo claramente
S: sí

Para seguir chupando. La levanté y la tumbé en la cama. Entonces le dije a Javi
F: Joder, que coño tiene, es perfecto, estaría todo el día comiéndomelo y follándomelo

Se lo toqué y mirando a Javi le dije
F: Está chorreando, está deseando que me la folle, y que mires a ver si aprendes algo de una puta vez

Le metí dos dedos y comencé a masturbarla. Sonia gemía sin complejos. Dije
F: en el coche se ha corrido entre mis dedos, ha mojado el asiento con su corrida, y mira como sigue, cachonda total, deseando una buena polla ¿cuál quieres zorrita? ¿la de tu novio o la mía?
S: la tuya

Entonces me agaché y se lo comí. Sonia gemía fuerte, jadeaba sin parar. Le hice unos dedos mientras seguía comiéndoselo y cuando la vi a puntito, le metí dos dedos por el culo sin que pudiera verlo Javi. Sonia explotó en un gran orgasmo y con un gran grito que seguro nunca se había escuchado en ese dormitorio.

Me levanté y empezamos a follar. El polvo fue normal, sin insultos ni golpes, pero Sonia se lo pasó bien. La follé en muchas posturas, siempre poniéndonos para que Javi no se perdiera nada. Yo no paré de humillar a Javi. Le dije que se podía tocar pero que no se corriera. El tío la tenía totalmente dura.

Sonia tuvo varios orgasmos pequeños (ella dice que son orgasmos pero no finales, de transición o algo así los llama). Y estando ella tumbada boca arriba y yo en vertical, follándola y frotándole el clítoris, noté claramente que estaba cerca de explotar. Entonces le dije a Javi
– Ven, acércate

Javi se levantó y se acercó, masturbándose despacio y con la polla totalmente dura. Le dije
– Córrete en su cara

Sonia ni se inmutó, ya no pensaba. Javi se espantó
– No, no… no pue.. puedo
– Que te corras
– pero es que a ella, no.. no le.. gusta…

Entonces Sonia giró su cara hacia Javi, y sin mirarlo, abrió la boca y sacó la lengua. Le dije
– Que te corras ya maricón, que ella está a punto

Javi se corrió casi al momento, poniendo a Sonia hasta arriba de leche. Entonces aumenté el ritmo de la mano y mi polla y unos segundos más tarde, me corrí dentro de ella, y Sonia se corrió a continuación, uno de los grandes, enorme, con gritos y espasmos incontrolables. Se quedó medio muerta, tumbada boca arriba, con la cara llena de leche y mi leche saliéndole del coño.

Javi no es que estuviera asombrado, estaba en shock. Le dije
– Trae una toalla, hombre, que no veas como la has dejado

Fue corriendo y volvió con una. Sonia ni se movió, estaba muerta. Cogí la toalla y le limpie la cara con suavidad, despacio, y luego el coño y las piernas. Ella se dejaba hacer, aún incapaz de moverse.

Le dije a Javi que preparara bebidas y se fue. Me tumbé al lado de Sonia y la miré. Ella no miraba a ningún lado, solo respiraba. Luego me miró y se movió para pegarse a mí. Javi nos trajo las bebidas y las tomamos en silencio, sin hablar, recuperándonos los tres. Javi no paraba de mirarme flipando aún. Estuvimos así 10-15 minutos. Entonces le dije a Sonia al oído
– Ya sabes lo que viene ahora ¿se queda o se va?

Sonia miró a Javi y le dijo
– Javi, vete al coche, vuelve en una hora

Me impresionó como se lo dijo. Javi nos miró con cara de pena
J: pero, pero… ¿no puedo mirar?
S: no
J: a él no le importa ¿verdad? (señalándome)
F: ella no quiere

Entonces, el muy sumiso, cogió su ropa, se vistió y se fue, escuchamos la puerta cerrarse. Le dije a Sonia
– Ponte las medias y los tacones

Sonia obedeció. Se puso las medias lentamente, solo verla poniéndoselas me la puso morcillona, era super sensual como lo hacía. Se puso los tacones y salió fuera, para volver al poco con el bote de lubricante que dejó en la mesa. Entonces se apoyó en la cama dándome su culo. Esa figura suya en medias y tacones, inclinada contra la cama, con su culo en pompa, pufff, me ponía malísimo. Le pregunté
– ¿Con la mano o el cinturón?
– Con el cinturón

Lo cogí y le di el primer golpe. Ella dio un respingo pero no se quejó a pesar de haber sonado fuerte. Le di otro, y otro. Entonces ella dijo
– Más fuerte, por favor

A cada golpe, ella pedía más fuerza. Fui a parar pero ella seguía pidiendo más. Al final paré y empezamos con los juegos de siempre, atándola, atragantándola, y luego follándola duro, rápido y sin parar. Cuando se la metí por el culo, lo noté muy cerrado, las semanas sin probar nada por detrás se notaban. Pero no tuve nada de cuidado, el folleteo de su culo fue duro. Ella tuvo un orgasmo. Estuvimos más de media hora con el folleteo y cuando vi que ella ya estaba al límite de su gran orgasmo, le dije que avisara a Javi para que subiera. Ella protestó pero obedeció. Seguimos follando a 4 patas, con mi polla en su culo. Cuando escuchamos la puerta, me tumbé y le dije que me la chupara. Así nos encontró Javi, Con Sonia atragantándose intentando comerse toda mi polla y sin mirarle. Le dije que se desnudara. En cuanto estuvo desnudo, vi su polla erecta.

Le dije a Sonia que se pusiera encima mía y ella empezó a follarme rápido, estaba a punto del orgasmo, lo notaba claramente. Entonces le dije a Javi
– Ven, ponte detrás y fóllatela por el culo

La cara de espanto de Javi fue de risa. Ni se movió. Se lo repetí pero él no se podía mirar. Le dije a Sonia
– Tu novio no sabe donde tienes el culo, enséñaselo

Sonia, sin parar de follarme, se echó para adelante y se llevó una mano atrás, para apartarse una nalga y enseñar su ano al novio. Javi seguía pasmado. Le dije
– Venga coño, no ves las ganas que tiene y lo cachonda que está, muévete

Javi reaccionó al fin, se puso detrás de Sonia y muy despacio fue metiéndosela. Sonia paró de moverse para dejarlo apuntar. Cuando se la metió, Sonia jadeó y él paró. Le dije
– Venga, muévete, que está a punto de correrse

Era absurdo pero le tenía que ir diciendo que hacer. Se empezó a mover despacio pero le apremié para ir rápido y pronto cogió el ritmo. El orgasmo de Sonia fue espectacular, gritando como una posesa. Me corrí con esos gritos de Sonia y al poco, escuché a Javi también gritar. La primera doble penetración de Sonia había sido corta pero muy intensa. Caímos los tres en la cama. Sonia se quedó dormida al momento, y yo la seguí pronto.

Me desperté con las primeras luces de la mañana. Estábamos en las mismas posiciones en la que recordaba habernos quedado dormidos. Me levanté, recogí mi ropa y me fui al baño. Salí ya vestido para irme y en ese momento llegó Javi
– Tío, lo de anoche…
– ¿Qué?
– Brutal, no me lo puedo creer
– Pues créetelo, tienes una novia que es una bestia en la cama, y tú no tienes ni puta idea de follártela, ya has visto lo que hay que hacer, aprende coño
– Ya, ya, pero yo no puedo ser así de… no sé…
– Pues ya has visto como le va la marcha, tú mismo
– Pero ¿se había corrido así antes?
– Claro, joder, que no te enteras Javi, que es una puñetera bestia del sexo
– Oye, antes que yo, te la follaste tú por el culo ¿no? (se pensaría que la habíamos desvirgado esa noche jeje)

Lo miré sin decirle nada
– ¿Qué hicisteis cuando me echasteis?
– Eso se lo tendrás que preguntar a ella, me voy
– Bueno tío, muchas gracias por hacerme partícipe, ha sido una pasada

Lo cogí por los hombres, de forma amistosa, y le dije
– Ya, te lo repito, no sabes la tía tan cojonuda que tienes en la cama, deja de hacer el gilipollas por ahí y aprende a darle lo que quiere, te lo digo como amigo
– bueno, no tiene nada que ver una cosa con la otra
– Tú mismo, nos vemos

Y me fui, que tonto era Javi, de verdad que no lo entendía. Y a saber como reaccionaría Sonia tras haber provocado que Javi hiciera dos cosas que ella le negaba, seguramente el lunes me esperaba otra bronca y enfado de ella pero me daba igual, estos dos necesitaban que alguien les pusiera en su sitio.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s