SERGIO CANEVA

Abrí los candados, quite tus cadenas,

libre te sentiste por primera vez.

Y partiste rauda  intempestivamente,

en busca de un soplo, de amor, de embriaguez.

Y lo encontraste, fue una madrugada,

de noche agitada, lujuria y alcohol,

cuando alocada corrías por las calles,

buscando ese aliento que nunca, llegó.

Concluyo fugaz,  esa libertad,

que tanto ansiabas y era, tu pasión.

Hoy a la distancia yo soy un esclavo,

de mis sentimientos, de mi aflicción.

 Porque el carcelero que debía ser,

destrabó cerrojos por verte crecer,

lo venció el amor por verte correr

y hoy se siente preso, ya, sin tu querer.

                         

http://www.sercan455.wordpress.com

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s