SERGIO CANEVA

Di en verdad alma mía

¿quién tus suspiros cautiva?

¿qué los hace claudicar?

¿quién buscando el bien o el mal

llega a conmoverte tanto?

que te desgarras en llantos,

que nunca nadie sabrá.

Dí por favor alma mía,

no encierres más tu agonía,

no sucumbas todavía,

que hay mucho por disfrutar

y un soplo o un vendaval

sólo ha de ser un escollo,

donde has de dejar tu embrollo,

para humilde continuar.

No permitas que el dolor,

arraigue en ti cicatrices,

guarda solo horas felices

que te ayuden a volar,

devolviendo bien por mal,

aunque no se lo merezcan,

dejando al amor que crezca,

has de hallar al fin la paz.

No lo acalles por rencor,

por tirria, o impotencia,

no te expongas a vergüenzas,

que después te han de inmolar,

sólo el mal sabe llevar,

en su entraña la apatía,

no te irrites alma nía, 

si lo que buscas es paz.

                             

www.sercan455.wordpress.com

Un comentario sobre “Alma mía

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s