FRAN REL

A la mañana siguiente, desayuné solo con Gema, Javi se fue temprano despidiéndose de mí con un «tío, te echamos de menos ayer». Gema se sentía un poco culpable de haber estado follando a 3 metros de mí mientras yo trabajaba. Me dijo que se lo habían pasado muy bien (si se lo hubieran pasado mal, no hubieran estado 2 horas follando jeje) pero que yo debería haber estado, que ese era el plan… le quité importancia y aún no quise decirle nada de Sonia, me lo guardaba para la noche.

Estaba nervioso por la presentación de Sonia con el cliente, a la que yo asistiría por video conferencia. Me había puesto traje y cuando ya iba a salir, Gema insistió en hacerme una mamada para relajarme, cosa que no rechacé, como es normal. Me la hizo al lado de la puerta de la calle, de rodillas y tragándose todo con una gran sonrisa en la cara tras terminar.

Nos despedimos y me fui corriendo. La presentación fue perfecta, con Sonia controlando todo y respondiendo con tranquilidad y seguridad. Yo la miraba, tan seria, con su traje de ejecutiva, su seguridad… y la recordaba de hacía unas horas, con esa carita de vicio, mirándome mientras se corría y se me ponía dura, me costaba concentrarme.

Al acabar, cortamos y al rato la llamé, la felicité, ella a mí… todo muy profesional, nada que ver con la Sonia pajillera de la noche pasada. Era viernes y ella se volvía en tren para llegar ya de noche. Yo me fui con el equipo a tomar unas cervezas para celebrar el trabajo bien hecho. La cosa se alargó, llamé a Gema para que se viniera, cosa que hizo, estuvimos un buen rato de risas… y Sonia apareció ya casi cuando nos íbamos, acababa de llegar en tren y apareció con Javi solo para saludar y agradecer a todos el esfuerzo… estuvo hasta amable y simpática, la gente no se lo creía.

No pude hablar con ella a solas pero cuando se fue, Gema me dijo «hemos quedado mañana para cenar con Sonia y Javi». Le dije que perfecto y que le tenía que contar una cosilla de la noche anterior, y Gema, que tiene un sexto sentido para estas cosas, puso cara de vicio. Me dijo que ella también me quería contar alguna cosita.

Ya en la cama, Gema quiso empezar a contar sus «cositas». Me dijo que la noche anterior, le dijo a Javi que la azotara y se mostrara duro, pero que fue imposible, que solo le daba palmadas y no le salía lo de ser duro, el chaval no tiene ninguna maldad. En cambio, ella sí se puso dura, y acabó teniéndolo a 4 patas en la cama y ella dándole azotes fuertes.
G: se le puso super dura con los azotes
F: le va la marcha
G: ya te digo
F: han ido a juntarse dos buenos sumisos
G: jajaja, pero espera, que aún hay más
F: ufff, miedo me das
G: me puse el arnés con el consolador ese enorme negro que tengo

Gema tiene un arnés que usa con chicas y se le puede cambiar el consolador, y tiene uno enorme, negro, muy realista, de 25cm o algo así, gordo y grande, muy exagerado, se lo regalamos en un cumpleaños, para reírnos un rato
F: no me digas!!!
G: jajaja, sí, y le dije que le iba a follar con él
F: ¿Con eso????
G: jajajaja

La tía estaba descojonada contándomelo
G: pues sabes, que suplicaba que no, pero no dejaba de ponerme el culo
F: coño!!! y te lo follaste???
G: noooo, ni yo me atrevo con eso jajaja
F: ahhhhh
G: puse uno pequeñito y con eso sí me lo follé
F: joderrrrrrr
G: jajaja, pues poco que le gustó, se corrió enseguida, sin tocársela, porque se lo prohibí
F: joder con Javi
G: así que tú has desvirgado a Sonia y yo a Javi jajaja
F: que tío, como le va la marcha, increíble
G: jajaja, así que ya sabes, si te interesa…
F: ¿Follarme su culo?
G. sí
F: Noooo, si tengo el tuyo que le da 20.000 vueltas, anda ya
G. jajaja, pues tiene el mejor culo de tío que he visto nunca
F. ¿sí? mmm vale, para ser tío, tiene un buen culo, pero no me va para nada
G: ohhh, que lástima

Entonces fue mi turno de contar lo de Sonia. Cuando se lo conté, Gema se enfado aunque le duró poco, me dijo
G: ¿Y no me despertaste????
F: es que todo fue de repente, y era sin cámara ni nada
G: pero sabes que solo escuchándola me habría puesto cachondísima!!!
F: ya pero ¿qué quieres que hubiera hecho? «espera un momento, ahora vengo»
G: jooodeerrrrr. y tampoco lo grabaste ni nada ¿no?
F: no, pero si es que fue de sorpresa
G: pues pon a grabarlo!!!!
F; pero ni sé como se hace
G: joder, pues al menos el sonido, con el móvil, que cabrón eres!!!
F: ni caí ¿te crees que estaba yo pensando en otras cosas?
G: jajaja, vale, vale, te entiendo, pero eres un cabrón, que lo sepas
F: pero te lo estoy contando
G: sí, y me pone cachonda, pero creo que hoy te vas a quedar sin follar

Estábamos los dos desnudos encima de la cama, ya la tenía dura y no se lo creía ni de broma, le dije
F: a ver si te voy a tener que atar y dar unos azotes por esa amenaza
G: a ver si te vas a tener que hacer otra paja esta noche

La cogí y me tumbé sobre ella, cogiéndola por las muñecas y poniéndoselas por encima de la cabeza
F: a ver si te ato, te doy azotes y luego voy a por el pollón negro
G: no serás capaz!!??
F: anda que no

Y la besé, y nos enrollamos un buen rato. Luego ella se levantó, fue a su cuarto y se trajo unas telas negras que le gusta usar para que la aten a la cama y del cajón sacó el spanker. La miré y le dije
F: ¿Y el pollón negro?
G: jaja

La miré serio y ella me miró con cara de sorpresa
G: ¿Lo dices en serio?
F: claro
G: pero es que es demasiado…
F: tráelo

Me miró un par de segundos y se fue, para volver con el pollón y el bote de lubricante. Pasamos un buen rato con ella atada a la cama en x, luego con las manos juntas, todo el rato yo haciéndola sufrir un poco con los pezones, azotes… y dándole placer a la vez con los dedos y la lengua. Pero después de un buen rato, la puse a 4 patas en la cama, con las manos atadas y cogí el pollón, echándole el lubricante por encima mientras ella miraba. Se lo puse en su ano y ella se movió diciendo
G: no, no, eso no

La cogí, la volví a poner a 4 patas y le di un fuerte azote. Ella chilló y se quedó quieta. Volví a poner el pollón en su ano y ella dijo
G: no, de verdad, es demasiado…

La volví a azotar. Ella chilló pero esta vez no se movió. Se lo volví a poner y ella dijo
G: despacio, por favor

Nuevo azote, nuevo chillido. De nuevo lo puse, esta vez no dijo nada pero se la notaba nerviosa y excitada. Estaba atada pero solo para tenerle las manos unidas, se podía levantar e irse, pero no, estaba quieta, esperando la penetración del enorme pollón. Entonces le lamí el ano y se lo comí un buen rato como a ella le gusta, y luego la follé.

Esa vez se creyó que se lo iba a meter por el culo, pero que va, es que es una cosa brutal, solo lo quería para ponerla nerviosa, buscando la excitación por el miedo porque, en realidad, Gema no se asusta ni por los azotes ni por estar atada ni por nada. Y funcionó, luego me dijo que estaba acojonada pero cachondísima, pero que seguramente no habría aguantado más que la puntita.

La verdad es que con Gema, todas estas experiencias sadomaso o como se llamen, eran divertidas pero ella se reía y disfrutaba claramente, no tenía casi morbo. Recordaba a Sonia, lo tenso y serio que fue todo, y son experiencias muy distintas, nada que ver. Y la mirada de Sonia, como me miraba esa noche, como hablaba tan seria y a la vez, cachonda perdida,… ufff, ni punto de comparación.

Al día siguiente, Gema y Sonia se estuvieron escribiendo para decidir donde íbamos a cenar y donde ir luego porque ellas querían bailar. Yo me fui con unos amigos y cuando volví, todo estaba decidido, Javi y yo no decidimos nada ni nos preguntaron 

Gema se arregló muy sexy, con una minifalda ajustada, medias y por arriba, una blusa con los hombros al aire. Muy guapa y sexy. Llegamos primero y nos sentamos. A los 10 minutos llegaron ellos. Gema los vio de lejos y dijo
G: dios mío, que guapos son los dos, son super atractivos

Javi iba impecable, tan tío perfecto y elegante como siempre. Pantalones de pinza ajustados, camisa y chaqueta. ¿Y Sonia? pues llevaba el vestido de «nuestra noche». Iba exactamente igual, mismo vestido, medias o panties, taconazos…Es de esas mujeres que saben ser elegantes y atractivas a rabiar.

Llegaron y nos dimos besos y manos, todo muy formalito. Ni miraditas ni nada parecido, o al menos no me enteré de nada. La cena fue muy bien, divertida y distendida. Y de nuevo, ninguna miradita ni nada parecido. Yo tenía ganas de saber si Sonia llevaba las mismas medias de aquella noche o llevaba panties pero no hubo forma de asomarme y ver si se le había subido la falda.

Al terminar y decir de irnos a otro sitio, Gema dijo
G: vamos a irnos ya, pero he pensado que mejor me voy yo con Sonia en su coche y tú llevas a Javi en el nuestro, y así le indico el camino y cotilleamos un poco

Así que hicimos de esa forma. Y en el coche con Javi, le dije
F: Sonia está hoy supersexy
J: sí, como siempre
F: oye, ¿lleva panties o medias?
J: pues se ha puesto medias, y es raro, siempre prefiere panties aunque las medias le quedan muy sexy

Ajá, iba exactamente igual que nuestra noche ¿quería decirme algo con eso?
F: ¿No le gustan las medias?
J: sí, pero prefiere lo otro, por comodidad
F: ya
J: oye ¿te ha contado algo Gema de la otra noche?
F: ¿Lo de que te folló?
J: sí, tío, ahora me da corte
F: pero te gustó ¿no?
J: yo que sé
F: dice que te corriste
J: sí, pero… no soy maricón ¿sabes?
F: ya
J: lo del otro día contigo, luego eso con Gema…
F: no pasa nada, son juegos, mientras disfrutes…
J: ¿tú lo has hecho?
F: ¿dejarme follar por detrás? no
J: ah
F: pero que no lo veo mal, si ella quiere y tú también, perfecto
J: no sé, es que con Gema me vuelvo loco
F: jajaja, lógico
J: y no pude darle azotes, no me salía
F: no pasa nada, no le des más vueltas
J: ha sido una semana muy loca, he follado más y mejor que en toda mi vida, sin echar un polvo con mi novia…
F: ¿no habéis follado esta semana?
J: nada de nada, entre el estrés, el viaje, el cansancio… supongo que esta noche… si tiene ganas

Pobre Javi, siempre con el «si ella quiere»
F: si hoy se emborracha, fóllatela como a Gema
J: puffff, que fácil lo ves
F: jajaja, pues sí
J: aunque me ha dicho que hoy quiere beber algo, que yo conduzca a la vuelta
F: pues ya lo ves, esta noche piensa que es Gema
J: jajaja

Llegamos al local, aparqué cerca y cuando entramos, ellas ya estaban allí, con unos cuantos moscones alrededor, como es normal. Los ahuyentamos rápido. En cuanto pude, le dije a Gema al oído
F: Sonia lleva el mismo vestido que «la noche»

Gema me miró con cara alucinada
G: ¿Síiiii?
F: sí, medias incluidas
G: mmmm, pues una chica no se pone dos veces el mismo vestido así como así
F: bueno, han pasado muchas semanas
G: no, ella sabe perfectamente cuando se puso ese vestido y qué paso, te lo digo yo, y sabe que tú te acuerdas
F: ¿Y qué significa?
G: es un mensaje
F: ¿Para esta noche?
G: no creo, pero sí te está diciendo que lo de la paja del otro día no le disgustó

Nos pusimos a beber algo. Más tarde, nos pusimos a bailar los 4, volvimos a beber, bailamos y cuando pude, me puse a bailar con Sonia a solas. Gema y Javi estaban bailando detrás de Sonia, a lo suyo, prácticamente morreándose al lado de Sonia. Me llevé a Sonia lejos de ellos con una excusa y seguimos bailando. Entonces me acerqué y le dije al oído porque había mucho ruido
F: ese vestido me suena
S: ya
F: Me ha sorprendido que te lo hayas puesto
S: ¿por? es un vestido que me trae muy buenos recuerdos (sonriendo picaronamente)
F: ya, estás preciosa con él
S: gracias
F: sin duda eres la tía más guapa y atractiva de la sala
S: que tontería, Gema, por ejemplo, es más guapa que yo

Me acerqué más a ella y la cogí por la cintura, ella no se apartó. Me dijo
S: Javi sí es el tío más guapo de la sala

Me quedé mirándola, me estaba echando el freno, pero entonces se me acercó al oído y me dijo
S: pero no es el tío al que me follaría ahora mismo

y me lamió la oreja. Luego me miró. Bajé las manos y le cogí el culo, ella no se apartó. La apreté contra mí, para que notara mi erección. Ella se dejó. Fui a besarla pero ella dijo
S: no, no veo a Javi

Miré por encima de su hombro, estaban a unos metros, mirándonos con cara de alucinados. No sé cuánto habrían visto porque había mucha gente pero seguro que mi intento de beso lo habían visto. Mis manos en su culo no lo podían ver. Sonia me dijo
S: aparta, nos pueden ver

Y se fue a la barra, aún sin ver a Gema y Javi. Allí se pidió otra bebida. Me acerqué a ella pero me volvió a apartar.
S: compórtate, que la medio borracha soy yo y aún así, estoy más lúcida que tú
F: pero quieres follarme
S: no he dicho eso
F: ja
S: ¿te da igual ponerle los cuernos a Gema?
F: por ti, sí

Volví a intentar besarla y de nuevo, me paró
S: he dicho que no, nos pueden ver
F: pues vamos a los servicios
S: no voy a follar contigo
F: se te nota en la mirada las ganas que tienes

Se quedó callada mirándome
S: ¿Te contentarías con una mamada?
F: ¿Y tú? ¿Te contentarías con eso con lo cachonda que estás?

Me volví a acercar y ella, de nuevo, a recular
S: que no, que no sé donde están
F: pues vámonos fuera
S: no
F: pues vamos al servicio y me haces esa mamada
S: no he dicho que te la vaya a hacer
F: me lo has preguntado
S: te he preguntado si te contentarías, no si te la hago

Y cogió y se volvió a la pista, buscándolos. Cuando los vio, se puso a bailar con ellos, dejándome con un buen calentón. Al rato se acercó Javi
J: ¿Ves como es muy difícil?
F: ya
J: pero estoy sorprendido, te ha dejado acercarte más de lo que esperaba
F: es una calienta pollas
J: tranquilo hombre, luego con Gema te desahogas

Volvimos a bailar pero Sonia ya no me volvió a dar pie ni oportunidad, se mantuvo pegada a su novio. Estuvimos una hora más dando botes y luego, fuimos los 4 a por mas bebidas para las chicas, Javi y yo nos tocaba estar abstemios. Descansamos un rato y luego Gema dijo de volver a bailar. Volvimos y al poco Sonia dijo que estaba mareada, que iba a salir, que la acompañara el novio, pero Gema estuvo rápida «no, que vaya Fran que está cansado, Javi y yo tenemos mucha marcha ¿verdad? jajaja»

Sonia me miró y le hice una señal para salir. Ni miró al novio. La seguí pero antes miré a Gema y Javi, que me hicieron señales de ánimo, que cabrones jeje.

En cuanto salimos, Gema se volvió hacía mí y me besó, nos enrollamos un rato con unas ganas tremenda. Entonces se separó y me dijo
S: ¿Dónde tienes el coche?

Le indiqué que cerca y fuimos para allá. Tardamos más de lo normal porque nos enrollábamos cada dos por tres. Al llegar al coche, ella miró la calle, estaba bien iluminada pero no pasaba gente. Nos metimos en la parte de atrás y allí nos enrollamos un poco más. Luego me la sacó y me la chupó un poco mientras yo la tocaba por todos lados, en la incomodidad del coche.

Entonces paró, cogió su bolso y sacó un condón… la tía venía preparada, yo sabía que ella folla con Javi sin condón, así que ese condón solo podía significar que ella ya tenía la idea de follarme. Me dijo que me lo pusiera y ella, de mientras, se quitaba las bragas, se subía la falda por encima de la cintura y luego se sentaba sobre mí, metiéndose mi polla despacio. Se movió despacio, mientras me besaba. Intenté bajarle el vestido para comerme sus tetas pero no me dejó «no, puede venir gente». Me tuve que contentar con tocárselas por encima del vestido y comerle la boca. También aproveché para cogerle el culo y acariciar sus muslos con las las medias puestas.

Sonia pronto empezó a moverse rápido y gemir bajito pero intensamente sobre mi oído. Entonces se echó para atrás, sin dejar de moverse, hasta que se quedó quieta y lanzó un solo grito, quedándose así unos segundos para luego volver a besarme y seguir moviéndose rápidamente. Empezamos los dos a gemir rápidamente y entonces me corrí y ella me siguió un segundo más tarde, gritándome al oído. Nos quedamos abrazados unos segundos más, y luego ella se apartó, sentándose a mi lado. Nos quedamos así unos segundos y entonces dijo
S: venga, vamos, que llevamos ya mucho rato fuera

No habrían pasado ni 20 minutos desde que salimos. Ella se puso las bragas, se bajó la falda, sacó un espejito del bolso y se puso a retocarse. Me quité el condón y salí fuera a buscar una papelera. Luego ella salió, se atusó el pelo, se miró en el retrovisor, se arregló mejor el vestido y dijo de volver, como si no hubiera pasado nada.

Entramos y Gema y Javi seguían bailando, y menos mal que no estaban enrollados. Nos vieron llegar y le preguntaron a Sonia si estaba mejor. Ella dijo que sí pero que ya era tarde, que mejor se iban. Javi me miró y negué con la cabeza, por ahora no quería decirle nada, primero quería hablarlo con Gema.

Gema me sonreía, la cabrona lo sabía, no sé como. Nos despedimos al poco y mientras Gema y yo íbamos al coche, se lo conté. Quiso repetir el polvo en el coche, le va ponerse en el papel de Sonia. Lo repetimos pero no me corrí, dejé que ella se corriera y paramos, para seguir luego en casa.

A la mañana siguiente, comentando la noche con Gema, le dije que no sabía si había sido cosa del alcohol que Sonia se lanzara pero Gema opinaba que todo estaba decidido antes de la cena por detalles como el vestido, el calentamiento bailando, el condón…

Javi me escribió por la mañana preguntando que pasó. Gema y yo hablamos que mejor mantenerlo aún en la ignorancia, teníamos que ver que es lo que planteaba Sonia, si otra vez me iba a cortar el rollo o no. Le respondí a Javi diciéndole que lo volví a intentar pero Sonia no me dejó, que estaba mareada… y se lo creyó. Le pregunté si follaron, y me dijo que no, que Sonia llegó muy cansada, jajajaja. Él me preguntó si Gema y yo follamos y le dije que claro, y él puso cara triste y luego, «que envidia jaja». El pobre…

El lunes, fui al trabajo un poco nervioso, a ver con qué me salía ahora Sonia. Ella llegó como siempre, parecía que todo estaba normal, que no había pasado nada. Lo único que me dijo es que almorzábamos juntos, que teníamos que hablar, pero el resto de la mañana fue normal, con nuestras reuniones y demás.

En el almuerzo, ella fue directa al grano
– ¿Ves como yo tenía razón?
– ¿con qué?
– No deberíamos haber seguido trabajando juntos
– Si no he hecho nada
– no, claro, ¿y cómo te portaste la semana pasada con el viaje?
– pero eso no tiene nada que ver
– noooo, que no te pusiste así porque se te había fastidiado un polvo, y yo me lo creo
– pero no es eso…
– ya, claro, a ver, que yo también tenía pensado eso, pero sé separar trabajo y lo personal, está claro que tú no porque vaya numerito me montaste

Esto lo escuché pero hasta más tarde en la oficina no caí en la cuenta, ella se había planteado follar conmigo en el viaje, me pareció muy interesante. Seguí diciendo
– ya te pedí perdón
– lo sé, pero ahora te digo que no eres capaz de separarlo, por eso hubiera sido mejor no trabajar juntos
– eres muy extremista
– no, no lo soy… está claro que los dos nos sentíamos atraídos, sino, esa noche no nos hubiéramos acostado, pero no hace falta ser un genio para darse cuenta que tras esa noche, las ganas no podían hacer más que aumentar, nunca disminuir
– ¿Y no trabajar juntos era la solución?
– Pues no lo sé, pero era algo… es que no sé por qué me dejé convencer
– Pero todo ha ido bien, el trabajo ha salido bien y el sexo fue bueno ¿no?
– claro, pero hemos puesto los cuernos a nuestras parejas, yo eso no lo veo normal ni bien, ahora me siento como una mierda por Javi y Gema
– ya, ya
– además, Gema me cae bien, no es una gilipollas
– ¿Y qué propones?
– ¿Sobre qué?
– ¿Vas a pedir lo de no trabajar juntos?
– No, eso ya no serviría de nada
– ¿Y sobre lo nuestro?
– ¿Volver a acostarnos?
– Sí
– Pues no quiero, pero la verdad, no sé que pasará ¿Gema te dijo algo?
– ¿De qué?
– Sobre nosotros, fuiste muy descarado y poco cuidadoso
– No, nada
– Es que solo piensas con eso, está claro (señalando mi entre pierna)
– No es eso
– Nooo, intentando besarme y metiéndome mano a unos metros de ellos… hay que ser capullo
– Joder Sonia, es que me tenías malo
– Y yo también lo estaba, pero pienso, no como tú

Y siguió un rato echándome la bronca por mi comportamiento en la discoteca, poniéndome de tonto y loco, sin saber ella que era parte del juego que ellos lo vieran. Pero entonces llegaron unos compañeros y se sentaron con nosotros, y claro, cortamos la conversación. Cuando íbamos de vuelta, le dije
– Si quieres, después del trabajo, nos vamos a mi casa y seguimos allí la charla tranquilamente
– Para charlar ¿no? ya
– Claro
– ¿Y Gema también?
– No, ella llega a casa a las 9 o más tarde

Y me miró con cara de «tú lo flipas». Seguimos trabajando y al par de horas me escribe por el móvil
– Vale, quedemos esta tarde

Me quedé flipado de nuevo. Corriendo le escribí a Gema para decirle lo que pasaba y que no volviera a casa antes de las 9, por si acaso se daba la oportunidad con Sonia. Ella también lo flipó, no nos lo esperábamos tan pronto.

A la salida del trabajo, salimos juntos y ella me dijo directamente de irnos a mi casa. Fuimos a por mi coche ya que Sonia viene y va con el de Javi. A Javi le dijo que tenía trabajo, que yo la llevaba de vuelta a su casa. Solo montarnos en el coche, me dice
– Dejemos las cosas claras, tengo 3 normas que no voy a permitir que incumplas
– ¿Cómo?
– Nada de insultar, ni de pegar, ni de sexo anal… ah, y otra más, con condón
– ¿No íbamos a charlar? (mirándola divertido)
– ya

La tía siempre directa. Le dije
– ¿Algo más?
– Quiero sexo normal, no cosas raras
– Sexo como con tu novio ¿no?
– No, si quisiera lo mismo que con mi novio, follaría con él ¿no crees?
– ¿Entonces se me permite hacer que te corras más de una vez? (sonriendo)
– Eres idiota (sonriendo)
– Bueno, si el otro día en 5 minutos de polvo te corriste dos veces, en una hora podré hacer algo más, creo
– que gracioso estás
– jeje
– Oye, ¿lo vamos a hacer en tu cama?
– claro
– Gema se dará cuenta
– No, cuando te vayas, hago la cama
– Pero mi colonia se quedará en las sábanas, eso se nota mucho, quizás es mejor irnos a un hotel
– No te preocupes, si Gema dice que huelo siempre a ti, por todo el tiempo que pasamos juntos (esto no era verdad, pero sabía que a Gema le molaría lo de la cama)
– No sé, te la estás jugando mucho (cierto, si fuera a ponerle los cuernos a otra pareja mía, jamás la llevaría a mi casa, a follar en mi cama, que las tías tienen un sentido especial para darse cuenta de cambios en las sábanas o cosas así, pero ésta era una situación donde a mi pareja le molaba esos cuernos)
– No, de verdad, si huele, las cambio, no hay problema
– Tú mismo…
– Mira que eres controladora… hasta mis sábanas quieres controlar
– No es eso, estoy pensando en ti
– Y las normas… 4 normas
– Bueno, creo que son muy lógicas, las 3 primeras ni te las debería decir si no llega a ser por esa noche, y la cuarta es lo normal ¿no crees?
– Ya
– Mi novio tiene más normas, no te quejes
– ¿Tengo más libertad que tu perrito faldero? gracias ama jeje
– lo dicho, estás muy graciosete, arranca ya, que se nos está haciendo tarde y luego me tienes que llevar a mi casa

El sexo fue intenso, normalito pero intenso. Volver a verla desnuda, tocarla, comerme esos tetones, verla encima mía con esas tetas bailando, tenerla a 4 patas sobre la cama, pufff… Esa primera vez solo echamos un polvo, se nos había hecho tarde y no pudimos repetir. Me corrí dentro del condón, en un misionero. Me dio tiempo a comerle el coño hasta que se corrió y luego se corrió alguna vez más mientras follábamos. Nos lo pasamos bien y cuando terminamos, ella rápidamente se vistió, iba con prisas. Intentó ayudarme a cambiar las sábanas y hacer la cama pero le dije que yo lo haría al volver, no quería cambiarlas, sabía que si lo hacía, Gema me mataba.

La llevé a casa y luego fui a recoger a Gema, la cual estaba nerviosa por enterarse de todo. Fue llegar a casa y se echó en la cama, diciendo que olía a zorra viciosa. Se puso muy caliente y follamos. Y Sonia preocupada por si Gema se enteraba jeje.

Al día siguiente, de lo primero que me preguntó Sonia fue
– ¿Dijo algo Gema?
– ¿De qué?
– Por cambiar las sábanas
– No las cambié
– ¿Estás loco o qué???
– No olían, no te preocupes
– Sí olían
– Ná, Gema ni se enteró

Sonia controladora total jeje

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s