JUAN CARLOS VÁSQUEZ

Los influencers pagados por los políticos, los envidiosos, las pitonisas, los criminales convirtiéndose en jueces. El desarrollo tan artificial como deformado e infantilismo en un círculo absorbente que se denomina agenda.

No hay margen de maniobra.

Aquí o allá utilizarán un movimiento de resentidos para lograr los hechos. Los medios de comunicación de masas son el cultivo de toda la gama emocional. Todo deseo es secuestrado y dividido. Cuando crees que vas en dirección correcta vas a contracorriente. Eres el conejillo de india, la cobaya, el experimento que grita y protesta  y termina firmando sentencia tras sentencia.

Te voy a dar unos cuantos placeres, unos cuantos beneficios para robarte la vida y convertirte en un número, en una estadística. Te voy a quitar los placeres, los beneficios y te veré arrastrándote por unas cuantas migajas que consideraras fortuna.

Al frente han servido nuevos conceptos que celebras, pero que no entiendes. Cuando crees que eres subversivo juegas a favor del adversario. Te están inoculando la estupidez. El uso generalizado se extiende en anécdotas ilógicas que consideras divertidas.

Los periódicos están repletos de artículos que informan sobre un mayor gasto gubernamental a cambio de silencio. Un solo gobierno a nivel mundial. Cualquiera que desee conocer el futuro tiene que familiarizarse con esta expresión.

En nuestra urgencia todo se va desintegrando. Sucesivas remociones de carne, cirugías, maquillajes. Por exceso de incomprensión: lanzamientos voluntarios al vacío.

Dice un amigo que las probabilidades de un giro son inexistentes, que todas las puertas conducen al mismo sitio. Él ha convertido su cuerpo en una negación, habla, gesticula, mueve sus manos con rapidez, intenta entretenerse. Lo hace él, lo hago yo, lo hacemos todos.

Sin influir en nada siembro dudas en las amistades, más por mi probable desequilibrio al establecer parámetros con tanta intensidad, que por mis descripciones geopolíticas. Volví con pocas esperanzas a la habitación, abrí la ventana y pensé en lo de siempre, a donde ir, en ese lugar favorito todos tendrían que actuar como si el primer día fuese el último y, suspiré profundamente para darle un seguimiento exhaustivo a las señas.

Otra vez: otra vez la ventana.

© Juan Carlos Vásquez

https://bit.ly/juancarlosvasquez

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s