FRAN REL

En los días siguientes no pasó nada especialmente reseñable. Sonia y yo trabajábamos juntos, muchas discusiones, demasiadas, pero tengo que reconocerle que es una persona que es exigente porque ella misma se exige mucho. Pero vamos, más de una vez me dieron ganas de mandarla a tomar por culo y pedir cambio de equipo. Y si a mí, respetándome, me tenía al borde de mi paciencia, al resto del equipo, del que pensaba que eran unos inútiles, los tenía machados al máximo. Alguno se fue.

Me decís que vuelva a meter a Sonia en el juego pero es que en este momento de la historia, mi relación con ella era complicada. Tras la charla sobre su idea de pedir no trabajar conmigo, yo estaba un poco acojonado. Que una mujer vaya a tu jefe con esa historia, en la situación actual, era buscarme un lío tremendo con la empresa, que los temas de acoso siempre han existido y existirán, pero ahora se cuida mucho. Así que intentaba no hacerle ni una pequeña insinuación. Eso sí, me moría de ganas.

Mientras las jornadas laborales eran estresantes y duras, en casa, Gema y yo prácticamente dormíamos juntos todos los días, era como volver a tenerla de pareja pero sin ser pareja, ella se seguía follando a Javi y yo iba a mi bola, pero luego, teníamos bastante sexo entre nosotros, era como un resurgir de la pasión pero sin ataduras.

¿Y Javi y Gema? pues como decía, se seguían viendo, 1 o 2 veces a la semana, lo que él podía y le dejaba Sonia, que lo tenía atado en corto. Sonia almorzaba casi a diario con él, él la recogía al terminar el trabajo, se iban juntos al gimnasio,… todo juntitos. Pero Gema le tiraba de la lengua siempre que podía, preguntándole por cosas de Sonia, con la excusa de que a Gema le gustaba Sonia y eso le ponía a Javi. Prácticamente conocía cada polvo que echaba Sonia, su duración, sus posturas… cosa que era fácil porque, aunque era verdad que follaban bastante, siempre era en misionero y rapidito. En 3-4 semanas, solo una vez habían tenido sexo distinto, con algo de sexo oral y otras posturas. Se ve que Sonia gastaba toda su energía en las broncas que echaba al cabo del día a los compañeros.

Pero entonces pasó algo que cambió un poco el panorama. Un día, mi jefe me dijo de ir a un cliente por la tarde, y ese día no iba de traje y tuve que ir a casa a la hora de comer, para vestirme de uniforme comercial. Ese día habíamos tenido mucho lío y no había ni mirado el móvil, por lo que no vi los mensajes de Gema y al llegar a casa y entrar en el salón, pillé a Gema y Javi en pleno polvo, los dos desnudos en el sofá, Gema a 4 patas y él por detrás, dándome el perfil.

La cara de Javi al verme fue un poema, primero miedo al escucharme, luego sorpresa, luego acojone total al darse cuenta que era yo. Tengo que reconocer que la escena me puso, Gema a 4 patas sobre el sofá, su culito respingón, sus pequeños pechos apuntando abajo, ella gimiendo. Javi la tenía cogida por la cintura mientras se movía, pero al verme, se salió y se giró hacia mí. También tengo que reconocer que Javi tiene un desnudo genial, el tío está marcado, tiene buenos pectorales, algo de abdominales, buen culo, una buena polla, todo depilado, nada de pelo en el cuerpo, ni en la polla. Me sorprendió que tuviera tan buen cuerpo aunque Gema me lo había dicho muchas veces. Javi es rubio, buena mandíbula, ojos verdes, muy guapo de cara. La verdad es que el tío era más atractivo que yo, cosa que me jodió un poco. Solo le ganaba en altura y en que la tenía más gorda, en el resto me daba un buen repaso.

El pobre se quedó sin habla. Gema saludó pero no se movió de su postura a 4 patas. El chaval estaba que no sabía que hacer. Al final consiguió hablar
– No le digas nada a Sonia

Me reí por dentro pero le dije muy seriamente
– ¿Te estás follando a mi novia y me hablas sobre la tuya?

Javi se puso más blanco aún, y dijo tartamudeando
J: ¿tu-tu-tu no-no-no-via?
F: sí y te acabo de pillar con la polla dentro de ella ¿no?
J: yo, no, es que, yo…
F: Te debería partir la cara ¿no crees?
J: Pero yo no sabía, es que ella… (mirando con cara de desesperación a Gema)

Y aquí ya Gema saltó
G: No seas malo Fran, que le va a dar algo
Y dirigiéndose a Javi
G: no somos novios, no te preocupes

y yo me descojoné, diciéndole
F: Tranquilo hombre, estoy de cachondeo
J: joder (blanco como la pared)
F: vosotros seguid a lo vuestro, solo he venido a cambiarme

Gema le dijo a Javi
G: venga, que no pasa nada, sigamos

Pero Javi estaba casi en shock
J: Por favor, no le digas nada a Sonia
G: Que no, no le va a decir nada, no te preocupes
F: No sé, quizás si deba decirle algo ¿no? es mi compañera de trabajo y…
G: ¡¡FRAN!! no seas capullo, no ves como se ha puesto, déjate ya de bromas
F: jeje, tío, tranquilo, si se lo vuestro desde hace semanas y no le he dicho nada ¿se lo voy a decir ahora?
J: ¿qué? ¿lo sabes desde hace semanas?
G: es que se lo conté antes de que me dijeras que me callara, lo siento
J: Sonia me va a matar (cubriéndose la cara con las manos)
F: que no, de verdad, que si me voy de la lengua, la que me mata es Gema jaja
G: naturalmente que sí (mirándome divertida) anda cari, vamos al cuarto y seguimos allí
J; mejor me voy
F: no, hombre, ¿vas a dejarla así? termina la faena
G: claro que va a terminar, a que sí cariño
J: es que yo…

Y Gema, cogiéndolo de la mano, se lo llevó a su cuarto. Cuando iban a cerrar les digo
F: voy a prepararme algo de comer ¿hago para tres?
G: sí
J: no, yo, me tengo que ir…
G: sí, para tres, gracias (cerrando la puerta)

Me puse a preparar pasta y al poco, escuché a Gema gemir y la cama moverse, rápido se había vuelto a poner a tono el chaval. Mientras los escuchaba, empecé a maquinar algo.

Salieron a los 10-15 minutos, desnudos, para recoger la ropa del salón. Se vistieron mientras yo ponía la mesa. Al principio solo hablaba Gema, Javi estaba como acojonado. Estuvimos hablando de tonterías y, tomando el postre, miré a Javi
F: tío, de verdad, relájate, que no se lo voy a contar a Sonia, si ya me da miedo de normal, enfadada es capaz de tirarme por la ventana, no voy a hacer nada que la enfade jeje
J: es que tú no sabes como es de controladora y mandona, si se entera de esto, no sé que haría
F: ¿Que no sé cómo es? trabajo con ella todo el día, todos los días discutiendo y peleándonos, en serio, ni un día sin discusión con esta mujer
J: ya, me lo creo
F: pero está un rato buena, eso es verdad
G: sí, está para comérsela enterita jaja
J: jeje
F: no te preocupes, tú sigue como siempre, que Gema está contenta y eso es lo que me interesa de verdad
G: gracias cari (apretándome afectuosamente una mano)
J: sois muy raros
F: ¿por nuestra relación?
J: claro
F: ella es la que manda, ya sabes jeje
G: claro, yo follo con quien quiera, y ahora mismo, los dos sois los afortunados

Nos quedamos callados, terminando de comer. Entonces Javi dijo
J: tío, de verdad, no sabes como te agradezco que no le digas nada
F: bueno, ahora que lo dices, me debes una muy gorda ¿no? pues tendrías que hacer algo a cambio de este silencio

Gema me miró interesada, Javi acojonado de nuevo
J: ¿Cómo?
F: a ver, todo tiene un coste en esta vida, mi silencio también
J: ¿Qué quieres?
F: puessss… déjame pensar

Javi miró a Gema desesperado. Gema me sonríe, sabiendo que algo maquinaba. Dejé pasar el tiempo unos segundos más, para desesperación de Javi
F: a ver, como pago a mi silencio, tienes que coger unas bragas usadas de Sonia y dárselas a Gema
J: ¿Queeee?

Gema, con una gran sonrisa, dando palmadas de contenta.
J: pero… pero… yo no puedo hacer eso
F: Sí hombre, el próximo día que quedes con Gema, la coges del cesto de la ropa sucia o lo que tengáis y se la traes a Gema
J: pero Sonia se daría cuenta
F: te inventas algo
J: no no, no puedo
F: imagina lo cachonda que se va a poner Gema, ese día no sales vivo de aquí
G: síiiii

A Javi le cambia el semblante imaginando las posibilidades con Gema.
J: bueno, yo…
G: venga, cari, sabes que me muero de ganas por follarme a Sonia, imagina como me pondré al poder oler sus braguitas
J: ufff

Gema alargó la mano al paquete de Javi y dijo
G: ya estoy mojando mis braguitas de solo pensar en oler el coño de Sonia mmmm, y probarlo, lamerlo mmmm

Empezó a decir cosas así, mientras le tocaba el paquete. Entonces me mira y dice
G: se le ha puesto muy dura, eso es que me las va a traer ¿verdad cari?
J: eh, sí, lo intentaré
G: nada de intentar, lo traerás, verdad?

Gema se levantó para ponerse al lado de Javi, y se puso de rodillas. Escuché unas cremallera y al poco vi la cabeza de Gema moviéndose, estaba mamándosela. Solo veía el pelo de Gema, pero sí la cara de Javi, que estaba alucinado mirándome mientras Gema se la mamaba a dos metros mía. Sonreí, la escena me ponía. Gema iba a un ritmo rápido, era mamada buscando que se corriera pronto, Escuchaba sus ruidos al mamarla, a Javi gemir mirándonos a Gema y a mí sin creerse lo que pasaba. No tardó nada en correrse en la boca de Gema.

Gema se levantó al poco, sonriente, se había tragado todo.
G: nosotros recogemos
F: vale, voy a cambiarme
J: me tengo que ir, se me ha hecho tarde (con voz vacilante)
G: espera, recogemos esto y bajo contigo

Y les dejé en la cocina. Al rato les escuché despedirse de mí e irse. Sonreí para mí, Javi era muy moldeable y fácil de convencer, esto prometía alguna diversión interesante.

¿Se atrevió Javi a robarle unas bragas a Sonia? sí, lo hizo. Pero el muy cobarde no se las dejó a Gema, se las volvió a llevar para dejarlas de nuevo en la cesta. Eso sí, Gema la olió, lamió y folló con ellas, pero eso me lo contó, yo ni las vi.

Yo seguía obsesionado con Sonia pero sin saber que hacer. De todas formas, aunque estaba que no me atrevía a meterle caña, no paraba de darle vueltas a ver como podía abordarla de una forma suave pero clara. La única posibilidad que veía es cuando tuviéramos que finalizar el trabajo en el que estábamos, que tendríamos que ir al cliente varios días y ahí, si lo veía propicio, intentaría algo, pero aún quedaban semanas para eso.

Mientras, me conformaba con Gema, que no es poco, al revés. Y con el juego con Javi. A Javi volví a verlo por casa unos días más tarde de nuestro primer encuentro. Era un sábado, Sonia había quedado para un tratamiento de piel o algo así y él aprovechó para visitar a Gema. Lo saludé cuando llegó pero me fui un rato. Volví al cabo de una hora y seguían follando en el cuarto de Gema. Cuando salieron, tomamos una cerveza en la cocina los tres juntos y Javi estuvo más relajado conmigo.
F: Bueno Javi, estás hecho un semental, no sé como puedes con dos pibones a la vez
J: jaja se hace lo que se puede
G: conmigo se porta muy bien
J: gracias
F: ¿Sonia también te pide tanta guerra como Gema?
J: sí, bueno, Sonia es diferente
F: ¿En qué?
J: bueno, ella es más «tranquila»
F: que folla poco ¿no? (haciéndome el tonto, sabía perfectamente lo que Javi le había contado a Gema y lo que Sonia me había contado)
J: no, no, de eso no me puedo quejar
F: ¿Entonces?
J: los polvos son más «tranquilos»
F: no te entiendo, tío, concreta
J: Ella (señalando a Gema) es muy activa, ya sabes
F: claro
J: Sonia no
F: ah, que es de las que se dejan hacer
J: no, a ver, si y no
F: te explicas como el culo, tío
J: es que tampoco quiero dar detalles, que eres su compañero
F: ¿Y qué?
J: que no te voy a contar su vida íntima
F: no te pido detalles, tranquilo
J: sí lo haces
F: a ver, no te voy a pedir que me cuentes exactamente como la chupa, solo si es buena o no ¿entiendes?
J: mmm, solo te digo que Gema le tendría que dar muchas clases a Sonia jeje
G: síiiii, tú propónselo, yo le doy clases prácticas todas las veces que quiera jajaja

Y los tres nos reímos.
F: me dijo Gema que cumpliste y le trajiste las bragas de Sonia
J: sí jeje
G: síiiii, me encantó jajaja
F: un polvazo ¿no?
J: y tres jeje
G: jajaja
F: ¿Tres? eres un crack, tío ¿Ves? me tienes que hacer caso, conozco bien a Gema ¿verdad nena?
G: jajaja, verdad, verdad
F: por la noche aún le duraba el calentón, me dejó seco
G: jajaja
J: ¿sí? a mí me dejó agotado, esa noche quiso follar Sonia y me costó
F: ¿No se te levantaba?
J: no, que me costó correrme, Sonia se extrañó y le dije que era por el trabajo
F: jajaja, bueno, pues habrá que ponerte otra tarea ¿no Gema?
G: jajaja, sí, sí, otra así
J: tío, no
F: a ver, una facilita, enséñanos alguna foto sexy de Sonia
G: síiiiiii
J: ¿Sexy?
F: sí, en ropa interior, provocativa…
J: joder, no tengo nada de eso
G: ohhhh, venga cari, no seas malo, algo tendrás
J: no, de verdad, a Sonia no le gusta posar
F: pues mira, esa es tu tarea, hacerle una foto sexy
J: no tío, eso no puedo
F: anda, anda, eso seguro que le mola a Sonia, ponerse sexy para ti
J: que va, te digo que Sonia no es así
F: ¿Cómo duerme?
J: no te entiendo
F: ¿Desnuda? ¿con pijama?
J. ah, pues ahora con una camisón de tirantes y bragas
F: pues sácale una foto cuando duerma
G: ohhh, síiii, esooooooo
J: no tío, no puedo, se daría cuenta y me mataría
F: no hombre, cuando duerma, no hace falta que enseñe nada, que sea sexy
J: no tío, el flash, el ruido de la foto… no, ni hablar

No hubo forma de convencerlo, acojonamiento total, Sonia lo tiene bien cogido por los huevos
F: bueno, pues enséñanos fotos en bikini, eso sí tendrás ¿no?
J. sí

Y nos enseñó en el móvil fotos de unas vacaciones. Ver a Sonia en bikini me provocó una erección. Gema se dio cuenta y me sonrió. Los bikinis no eran nada provocativos pero con esas tetas, ese culo… los recuerdos de aquella noche pufff, como me puso, y a Gema también. Gema no hacía más que mirarme con cara de vicio.

Javi estuvo 10 minutos más y se fue. En cuanto salió, Gema vino a mí y se sentó a horcajadas sobre mi, en la silla de la cocina donde yo estaba sentado
– Te has puesto muy cachondo
– sí
– Se te notaba mucho
– tú también te has puesto cachonda

Le puse las manos en el culo, un culo que seguramente se había follado Javi hacía menos de una hora, y solo pensarlo, me puso aún más cachondo. Gema siguió hablando
– sí, me ha puesto mucho ver su cuerpazo, está buenísima
– sí, mucho
– has recordado como te la follaste ¿verdad?
– sí

Veía a Gema con los ojos brillantes, la mirada de vicio, con rubor en las mejillas, estaba a 1000. Nos besamos con ardor, luego paró y besándome en el cuello y lamiéndomelo hasta la oreja, me dijo
– Te la tienes que volver a follar
– sí
– y contármelo
– sí
– yo también me la quiero follar
– lo sé
– tienes que pensar cómo lo vamos a hacer para follárnosla
– lo intentaré
– no, lo tienes que hacer, me la quiero follar

Entonces se quitó la camiseta y el sujetador, cogiéndome la cabeza para que le chupara los pezones
– cuéntame otra vez como son sus tetas, sus pezones

Y se lo conté, y ella gimiendo entre mis palabras y chupetones a sus pezones.
– Quiero ver como te la follas
– sí
– Y quiero que veas como me follo a esa putita engreída
– Sí
– Quiero que veas como hago que se corra como una zorra, gritando, suplicando
– Sí
– Quiero ver como le follas ese culo que me tiene loca

Gema estaba totalmente desatada, se levantó y se quitó los leggins que tenía, las bragas, luego me desnudó y se volvió a sentar sobre mí, clavándose mi polla en su mojado coño, y empezando a moverse a buen ritmo, del tirón
– porque esa zorra está deseando que la vuelvas a follar por el culo
– sí, lo disfrutó mucho
– es una guarra, se corrió mientras le rompías el culo por primera vez
– sí, gritando como una loca

Me follaba rápidamente, mientras yo le agarraba el culo y le intentaba chupar los pezones. Le dije
– ¿Javi te ha follado ahora por el culo?
– sí
– ¿Te gusta su polla?
– Sí, me encanta, la muy puta no sabe lo que tiene, no sabe follárselo
– Tú si sabes follártelo
– Sí, conmigo disfruta mucho más

Le metí dos dedos por el culo mientras no paraba de moverse de arriba a abajo con mi polla dentro de su coño
– ¿Te la ha metido así?
– No, me la ha metido entera
– ¿Toda su enorme polla en tu culo?
– Sí, entera

Gema estaba a punto de correrse, me cabalgaba a toda velocidad, gimiendo sin control. Le dije
– ¿Quieres que Sonia te folle?
– Quiero que me coma el coño y mi culo
– sí
– Y que vea como me follas, como me follas el culo
– ¿Quieres que vea como Javi te lo folla también?
– Sí, que vea como su novio me folla el culo, y que vea como me corro con su enorme polla

Vi como Gema llegaba a su punto, se iba a correr
– Y quiero que te corras en su cara de zorra engreída
– en su cara de puta
– sí, en esa cara de zorrón que tiene, y luego yo le lameré esa cara de zorra, y la besaré y… y… AGHHHHH

Corriéndose de forma bestial, gritando como una posesa, mientras yo me corría dentro de ella.

Menudo calentón nos había dado solo por ver unas fotos en bikini de Sonia, estábamos los dos alucinados. Gema no quiso que me saliera de ella, me besaba tiernamente mientras seguía con espasmos de su orgasmo.

Luego se levantó con cuidado de no mancharlo todo. Fue a por papel y limpiamos todo aquello como pudimos. Entonces Gema me dijo
– Tengo una idea
– A ver
– ¿Te gustaría ver como me folla Javi?

Esto venía a cuento de que la vez que los pillé, después le dije a Gema que me había puesto verlos, con sus perfectos cuerpos de gimnasio. Me hice un poco el tonto
– ¿Veros?
– Sí, me preguntas mucho por como me folla Javi y tú mismo dijiste que te ponía vernos ¿no?
– Sí
– Pues hagamos un trío
– ¿Con Javi?
– Claro

Me quedé mirándola. La cosa me atraía, verlos follar, follárnosla juntos… además, eso haría que él y yo tuviéramos más confianza, podría sacarle más información sobre Sonia, pedirle más cosas…
– Vale
– Lo hablo con él
– Puede ser divertido
– Claro que va a ser divertido, de eso me encargo yo jaja

Y lo dejé en manos de Gema.

¿Fue fácil convencer a Javi para el trío? pues según Gema, al principio dijo que no, que ni en broma… se espantó ante la idea. Pero Gema insistió en el momento adecuado, durante un polvo, y él accedió.

Una vez de acuerdo los tres, no fue sencillo encontrar un día, teníamos que conseguir un par de horas de Javi un fin de semana, y Sonia no lo dejaba a solas fácilmente. Pero al final, un sábado se dio la circunstancia gracias a algo de familia de Sonia.

Javi llegó a casa como un flan, muy nervioso. Tomamos una cerveza mientras Gema nos decía que nos relajáramos. Para Gema era su segundo trío con dos tíos. Para Javi y para mí, nuestro primer trío de este tipo.

Personalmente iba con bastante reservas, eso de tener a un tío tan cerca me daba bastante cosa, tenía algo de miedo de que eso me cortara el tema y de que no se me levantara o algo así.

Gema nos llevó a mi cuarto porque tiene la cama más grande. Allí, empezamos desnudándola, besándola, lamiéndola… pero cada uno en un lado de ella, sin mezclarnos, solo en su boca, claro. Por ejemplo, si yo la besaba, él le chupaba la teta derecha, y si yo le chupaba la izquierda, él le lamía el cuello por la derecha.

Cuando Gema nos hizo desnudarnos, ya estábamos los dos con la polla bien dura, al final eso no iba a ser un problema. Gema nos la estuvo chupando por turnos, luego uno le comía el coño mientras ella se la chupaba al otro… eso, por ejemplo, fue una cosa que pensé que no iba a hacer, comerle el coño si Javi se lo comía antes, pero a la hora de la verdad, ya puestos, ni pensaba en eso.

Luego pasamos a follárnosla por turnos, mientras uno se la follaba, Gema se la chupaba al otro. Ella prefirió no usar condones, dijo que quería sentirlas bien. Gema se corrió bastante pronto, mientras yo la follaba a 4 patas y ella se la chupaba a Javi. Javi no pudo aguantar ver el orgasmo de Gema y se corrió también. Gema se la sacó en la boca para recibir todo en su cara. Luego me dijo que me corriera yo también en su cara, cosa que hice mientras Javi nos miraba con cara de vicio. Al terminar, Gema se reía
– Madre mía, me habéis duchado, que cantidad de leche tengo encima (riéndose)

La verdad es que sí, tenía la cara completamente llena, hasta el pelo y la frente le había llegado. Al final se tuvo que ir al baño a limpiarse.

Me tumbé al lado de Javi, con una distancia prudencial y comentamos el polvo
J: Gema es sensacional, que tía
F: sí, un poco loca jeje
J: sí pero es que es todo tan natural con ella, con Sonia es lo contrario
F: ¿A qué te refieres?
J: a todo, Sonia jamás se dejaría follar así
F: por dos tíos?
J: bueno, eso seguro… me refería a follar como Gema
F: Gema no hace nada raro
J: por ejemplo, te ha dicho que te corras en su cara, eso Sonia ni de broma
F: ¿nunca te has corrido en su cara?
J: que vaaaa (por dentro, yo riéndome, menudo baño le di yo a Sonia)

La cosa iba bien, como yo esperaba, Javi contando intimidades de Sonia, pero entonces llegó Gema y se tumbó entre los dos. Rápidamente se fijó en una cosa
G: Anda, ¿ya estáis así? ¿de qué hablabais?

Con la corta conversación, se nos había puesto morcillona. Le dije
F: Javi dice que a Sonia no le gusta que se le corran en la cara
G: ¿No? pues a mí sí, pero yo es que soy muy zorra jaja
J: es que Sonia es muy clásica
G: ¿Y yo que soy?
F: tú eres fantástica
J: eso, eso
G: eso ya lo sé jajaja
F: bueno, lo que hará de fábula Sonia con esas tetas serán cubanas ¿no? que Gema casi que no puede jeje
G: Oyeeeeee, que yo hago eso también muy bien, con mis pequeñitos melocotoncitos jaja
J: que va, no le gustan esas cosas, ya os digo que es muy muy clásica
F: pero al menos la chupa ¿no? o tampoco
J: eso sí, pero menos de lo que me gustaría jeje
F: el otro día dijiste que folla bastante
J. sí, sí, pero es que son polvos… son una puta mierda de polvos comparados con los que tenemos con Gema, esa es la verdad
G: pero es que yo soy fantástica, no lo olvides jaja

Entonces Gema se volvió hacia Javi, dándome la espalda, para besarle. Le puse una mano en el culo y dije
F: joder, que culo tienes niña, me vuelve loco
J: a mí también
G: jajaja, lo sé
F: ¿Por el culo tampoco le das a Sonia?
J: noooo, que ya te digo que el sexo con ella no tiene nada que ver con el sexo con Gema, ya os lo dije el otro día, Gema debería darle clases
F: pues este culo va a recibir ahora dos buenas pollas ¿verdad niña?
G: eso espero jajaja

Y empezamos de nuevo a enrollarnos. Al poco, Gema estaba a nuestros pies, alternando las mamadas. Le dije a Gema
G: Cómete enteras las pollas

Gema lo intentó con la mía, que siempre le cuesta, con la de Javi no tuvo problemas. Javi gemía viendo su polla desaparecer completamente dentro de la boca y garganta de Gema
F: ¿Te la chupa así Sonia?
J: Nooo
F: ¿No te la come entera?
J: no

Gema me miraba mientras no paraba de chupar, la notaba muy cachonda, seguro que se acordaba de mi relato, como casi se ahogaba Sonia intentando meterse toda mi polla en su boca.
F: Gema, cómemela a mí

Gema obedeció, cambiando a mi polla. Entonces le puse la mano en la cabeza, apretando. Ella hizo ruidos de atragantamiento y le dije a Javi
F: hazle esto la próxima vez que te la chupe
J: noooo, a Sonia no le gustan esas cosas
F: tú se lo haces, verás como lo intenta
J: nooo, de verdad, con ella no (pero sin dejar de mirar fascinado a Gema casi ahogándose)
F: Gema ¿te molesta que te apriete o te pone más?

Gema se la sacó de la boca, y con cara de vicio dijo
G: me pone super cachonda

Entonces le dije a Javi
– Cómele el culo, que esté bien abierto para nuestras pollas

Javi se levantó rápido, obedeciendo. Gema, a 4 patas, chupándomela mientras Javi le comía el culo. Gema me miraba, con cara de vicio, le había molado ver como mandaba a Javi. Le dije
F: Pero métele bien la lengua, que eso es lo que le gusta a esta zorrita ¿verdad?
G: sí, eso me gusta, bien dentro

Javi se afanaba con su lengua con Gema gimiendo con mi polla en su boca. Entonces me levanté, cogí un bote de lubricante y me eché una generosa cantidad en mi polla. Entonces me puse tras Gema pero dije
F: joder, este culo no está aún bien abierto y lubricado, cómeselo más

Y eché un poco de saliva en él. Javi no le hizo asco y rápido volvió a lamerle el ano a Gema, la cual, sin haber visto nada, pero sintiéndolo, soltó un grito de placer. Le toqué el coño, totalmente mojado y se lo acaricié mientras Javi seguía con su comida de culo. Al poco lo aparté y le dije
F: Ponte ahí y mira como hay que follarse un buen culo, a ver si aprendes para hacérselo a Sonia

Y se la metí a Gema, la cual gritó de gusto. Le follé el culo un rato, mientras Javi nos miraba de pie, con la polla totalmente tiesa. Le dije que se tocara mientras miraba, y él lo hizo. Luego me salí y le dije que ahora le tocaba a él. Gema recibió la polla de Javi con otro grito de placer. Los miré follar, la verdad es que eran espectaculares, lo tenía que reconocer, esos cuerpos cero grasa y bien musculados, eran una maravilla. Me fui a lavarme la polla, quería follarla normal.

Al volver, me tumbé boca arriba y le dije a Gema que se pusiera encima. Javi paró y dejó que Gema se pusiera encima mía. Gema me cabalgó a un ritmo bestial, estaba super cachonda. Al poco le dije a Javi que ahora él por detrás, y así le hicimos a Gema una doble penetración, su primera, que ella gozó como loca. Era extraño notar la polla de otro dentro de Gema.

Javi no tardó en correrse, sacándola para echarle todo por el culo y la espalda. Gema se enderezó y siguió su cabalgada hasta que nos corrimos.

Nos tumbamos los tres en la cama. Gema se quedó dormida, estaba reventada. Javi y yo nos levantamos, nos tomamos otra cerveza. Javi estaba emocionado, le había encantado la experiencia.

Luego se fue. Dejé a Gema dormir pero me eché a su lado. Cuando se despertó comentamos un poco el trío, estaba encantada, le había molado verme como mandaba a Javi, lo sumiso que fue todo el tiempo. Volvimos a follar, esta vez más normal y tranquilos, bastante cansados pero otra vez cachondos.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s