MOISÉS ESTÉVEZ

Algo no le cuadraba. El hecho de que encontraran a Javier en su
apartamento, no siendo este el escenario principal del crimen. Qué extraño –
pensó – lo lógico hubiese sido hacer desaparecer el cuerpo, al menos, que el
asesino quiera transmitir un mensaje. Pero era la primera vez que veía algo
así… llevar el cadáver a su casa, su hogar, su refugio…
Le daba vueltas a la cabeza tomándose la taza de café, con el informe
forense leído y repasado en el regazo y esperando a que sus maltrechas
rodillas, castigadas hace rato con más de noventa escalones, le dieran permiso
para levantarse.
Que intención tendría aquel hijo de puta despiadado para hacer lo que
hizo…
g

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s