SARA LEVESQUE

No sé si las musas son reales. Si existen, tú te acercas bastante a lo que son; quizá porque sugieres cada letra que me chorrea del corazón. Si existen las ninfas de inspiración, una eres tú hablándome desde la lluvia o el monzón, versos de tono dulzón, nublándome todo lo demás, desde la cordura hasta la razón.

No eres más que una intrusa, y yo otra que le tiene cierta pelusa a tu arte y a tu manía de vivir siempre poniendo por medio una excusa.

Nos sentimos como dos reclusas sin darnos cuenta de que, en realidad, somos un par de confusas. La melodía que desde tu voz me suena tiene valor de semifusa.

Eres la Musa que más me hace sonreír y también la que más duele. Eres la mejor y la peor inspiración; el resto de musas son del montón. ©

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s