ROCÍO PRIETO VALDIVIA

Hoy hice un breve viaje; los paisajes a mi paso cuentan nuestra historia,  el árbol lleno de limones me saludo como siempre despidiendo cítricos aromas, las margaritas con sus no te quiero tanto.

El camino empedrado se clavaba en mis pies.

Un charco de agua me mostraba una imagen difusa de lo no queríamos ser y fuimos.

Y así hasta llegar a cada parada ya conocida, caminé a encontrarme con unos ojos llenos de ternura, con un par de brazos qué sostenían una historia.

 Intenté no coquetearte, mucho más que de costumbre.

Hoy se podría decir que por fin  te encontré, mi alma gemela, esa que navegó en los mares sin que yo lo observará. Y hoy también la perdí mientras ese viaje y la chinampa atracaba en Xochimilco.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s