ANA MARÍA OTERO

No me hables de marchar cuando acabas de llegar.

Disfrutemos del momento e imaginemos que será eterno.

¿Y si nos escondemos detrás de una esquina y apartando todo mal para que hasta allí no pueda llegar, juntos vemos la vida pasar?

Sí, lo sé, eso es sólo una utopía pero podemos acercarnos y en un mismo sueño los dos mezclados intentar soñarlo, imaginando que algo bueno va a pasar.

¿Y si por alguna mágica casualidad al despertar descubrimos que el sueño es real?

No, mejor no me digas lo que piensas y tú sencillamente sueña, disfrutando de una realidad que tal vez, sólo tal vez, podría ser real un día.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s