ROCÍO PRIETO VALDIVIA

Trascender es sólo un sentimiento que ata y derrumba al ser.

Los campos amarillos reverdecen cada año, abren sus botones

y el blanco se va tornando un sol pequeño.

El vuelo de las aves, imagen atrapada en la pupila,

cristal espejo qué atraviesa las manos y no corta.

Quién hubo de mentirnos,

para que solo se plasmará este perro sentir.

Si la vida es hilo que ata cada mirada, el naranja de la tarde que cae al mar

 o el azul de las campanillas creciendo en las veredas.

Soy lo verde que ilumina los ojos saltones de los sapos croando en los arroyos

el rojo de los filamentos de las flores del granado,

el morado de los frutos de una higuera.

La colorimetría de las marcas de la forma tan sutil de amarme

según tú

eso era todo en la vida.

Pasar de rojo a morado, del verde al amarillo.

Y volver a empezar.

Yo, cegada, no asomaba la vista más allá de la cerca sin colores

y los colorines sonrientes

los colibríes de abiertas alas.

El sol pequeño para mis manos. La neblina era tu cómplice

en esa farsa.

Soy la cerrazón autoimpuesta

una ciega más.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s