GINÉS CARRASCOSO

Anochece.

El ruido de mi cuerpo desnudo

enciende las estrellas

que fisgonean alocadas, 

chismosas, desvergonzadas…

No me importa.

Que hagan ruido, 

que murmuren.

Me trastorna escucharte respirar,

me quema el frufrú de tu piel. 

Así se callase el dichoso ojalá.

Me afano en restregarme 

los susurros de otras noches, 

y entonces escribo nuestra pena, 

que es sólo mía. ¿Te pongo hielo?…

No me importa.

Que hagan ruido 

que murmuren

Anochece…

me oigo refunfuñar, 

como el viento viejo que te empuja lejos, 

que se levanta airoso…como no. 

Se lleva la maleza hasta la penumbra, 

que oculta el sudor del pecado, 

que deja nacer la claridad,

que da a luz.

Y entonces te escribo, te grito…

A los cuatro versos.

GINES CARRASCOSO

PALABRA DE ATARDECER
ginescarrascoso.wordpress.com

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s