ANA MARÍA OTERO

Una noche templada abro la ventana y como de costumbre, sin buscar nada alzo la mirada y sin esperarlo sobre una piedra aprecio una figura a la que ilumina la luna, un cuerpecillo inquieto que hacia esta alza la mano intentando en vano tocarla.

Lo observo y sonrío sin plantearme si es real o no lo que veo o si en realidad se trata sólo de un sueño del que de un momento a otro me despertaré, cortando de este modo un momento mágico que, imaginado o no, al menos por unos instantes atrapó por completo mi atención.

https://anamariaotero.com

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s