ROCÍO PRIETO VALDIVIA

para abrir las heridas y que de éstas salten purulentas orugas

y no chillidos qué taladren las distancias

qué recorran extasiados la hegemonía de un solo organismo.

Una palabra que calibre en todo tiempo,

para no olvidarse de los recuerdos y con la que sane

a cada bicho que intente acribillar los poemas

que hemos de escribir después de los fallidos amores.

Convertirlas en furiosas mariposas hemófagas

que no logren conformarse con el vuelo

 y sean esquirlas o puñales incisivos

de toda carne abandonada

entre los versos

no quejas

no copias

de antiguos

argumentos.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s