MOISÉS ESTÉVEZ

Que vengan por fin a rescatarte los lacayos de Belcebú. Es posible que
un supuesto viaje al inframundo con este príncipe demoníaco sea menos
lacerante que los instantes que estás viviendo aquí, en la tierra. Muchos los
excesos cometidos, consumados sobre tu pecador cuerpo, demasiadas las
putadas que le has infligido, innumerables las ocasiones en las que has puesto
al límite tu organismo, sin importarte unas futuras consecuencias. Has
apostado en todo momento a un caballo ganador, o al menos eso creías,
cuando en realidad era todo lo contrario. Tu apuesta de todo al negro tiene más
bien un color rojo, muy rojo, rojo averno…

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s