MÓNICA ANALÍA ORTIZ

Llegué al lugar de la cita, segura. Mi visión de Femme Fatale estaba muy asentada en mi mente. Así había sido durante bastante tiempo, solo tomaba lo que tenía ganas y como tenía ganas.

Era excitante prever que ese hombre estaría a mi merced nuevamente, que yo pude doblegarlo.

Soberbia , sí, definitivamente esa era mi actitud con los hombres.

En mi mente se maquinaban situaciones, hasta podía sentir el olor de mis feromonas esparcirse en el aire. Ese hombre despertaba todo en mí.

La puerta se abrió, Joaquín Guerrero en todo su esplendor me recibió con una copa de vino. La habitación era amplia y él , cielos, olía tan bien.

Se acercó , me ofreció la copa y depositó un beso lujurioso en mi boca entreabierta de sorpresa. Una descarga de energía atravesó mi meridiano, un cosquilleo en mi estómago que encendió todas mis alarmas.

Bebí de mi copa para calmar los nervios, él era mi desafío,  y yo me había vuelto  el suyo.

Mis piernas temblaban, quería besarlo y hacer de él mi juguete en todas las maneras posibles pero tenía la certeza que hoy los roles cambiarían…

Sobre la silla que daba a la ventana había una cuerda, de las comunes y silvestres diría mi amiga, también un pañuelo , pensé que hoy él me daría juguetes.

Después de la copa , de los besos , de embriagarme lentamente con el aroma de su piel me despojó de la ropa que llevaba , el silencio era tal que podías escuchar la respiración y los corazones latir.

Me preguntó si estaba dispuesta a jugar, hoy bajo sus reglas, no voy a negar que ver la cuerda me intimidaba, nunca fui yo la que obedecía, mi estómago se estrujó de miedo e incertidumbre. Acepté.

 Lo observaba desnudar su cuerpo maravilloso, podía ver algo de sudor en medio de su espalda. Casi me sentía Anastasia, sabiendo que ese juego no era el mío, que nadie me puso en ese rol, hasta él.

Ató mis tobillos a la silla y mis muñecas a los apoyabrazos , pero aún conservaba la ropa interior. Afuera la selva que rodeaba el hotel hacía ruidos que parecían casi irreales. Me vendó los ojos, y mientras lo hacía podía sentir su aliento a milímetros de mi rostro. El olor de su perfume, la rugosidad de su piel aunque afeitada me raspaba. Era eléctrico, todo tomó una dimensión diferente, su aroma se multiplicaba mientras con la yema de sus dedos recorría mis rostro y me besaba de manera apasionada.

Bajaba con su boca por mi cuello y me daba suaves besos por encima de la tela del sostén. Sentía bullir la sangre en mis venas, humedecerme como si fuera un chaparrón de febrero.

Besaba el interior de mis muslos llevándome poco a poco al límite de la locura, suplicándole que me quite lo que quedaba de ropa y que invada cada rincón de mi cuerpo.

_ Mi nena hermosa, susurraba en mi oído- mis pezones dolían al contacto con la tela, el simplemente cortó los breteles para que no lo molestara. Tomó en su boca la suave fruta , era un niño disfrutando de un dulce. Mi desesperación iba en aumento , necesitaba tocarlo, besarlo, no podía ordenar mis ideas.

Sentí el frío de algo metálico en mi piel que me estremeció, las tijeras se deshicieron de la pequeña tanga de encaje y se dedicó a saborearme , a beber de mí . mi corazón latía muy fuerte , suplicaba porque hundiera su miembro en mí , necesitaba a Joaquín dentro de mí. Los pájaros hacían bullicio, podía escuchar la brisa exterior y sentir la lengua de ese hombre en mi interior hasta que el cielo estuvo demasiado cerca de mis manos.

Entre gritos y sollozos sentía como me desataba y me tomaba en sus brazos , me arrojó a la cama y arremetió con tanta fiereza que pensé que me rompía. Sus músculos estaban tensos , duros como piedra , en cada embate apretaba mis manos, ya no competía, ya no dominaba el me hacía suya, tan suya que dolía. Me llevó al clímax una vez más , mientras se derramaba en mí me miraba fijamente a los ojos , como para que a mí no me quedaran dudas que ese orgasmo era mío.

La tarde caía a mi lado Joaquín dormía. Un dolor agudo puso en atención a mis sentidos, tomé mi ropa cargué en mi cartera los restos de la ropa interior y salí, huyendo. Ese hombre fue demasiado lejos. Pero tenía la certeza que volvería.

Pero no podía permitirle manejarme, no podía someterme así. Ya conocía ese lugar, ya me habían roto el corazón ahí.

Conduje hasta mi casa, mi refugio, mi lugar seguro.

Corrí a tomar una ducha , a quitarme el olor de su piel que me incitaba a volver, a acurrucarme a su lado. Pero no podía, yo no sabía nada de él. Tampoco me interesaba, no quería relaciones formales, en todas siempre salgo perdiendo.

Terminé de ducharme , me cambié , las chicas habían organizado una juntada, necesitaba salir. Esa tarde fue un sacudón, y no sólo por el buen sexo , había algo más.

Y ese algo más me ponía en peligro.

Sonó mi teléfono, un whatsapp  de Joaquín preguntándome si estaba bien, que despertó y no estaba.

Le escribí que todo bien, solo tenía cosas que hacer. No podía decirle salí corriendo, me asusté. Me revolucionaste la vida. Eso jamás.

Esa noche buscaría una víctima, ya me sacaré de la cabeza a este, pensé mientras me subía al auto para encontrarme con las chicas.

La ronda de cervezas se había extendido bastante, el barman bastante atractivo me llamó la atención, así que decidí que hoy era su día de suerte y tal vez la mía. Le sonreí, pedí otra cerveza y rocé sus dedos cuando se acercó a servirme. Sonrió.

Sentí la mano de alguien en mi hombre y una voz que inconfundible:

_ Mi nena, solo mía. Puedes jugar, pero jamás volverás a sentir con nadie esto.

Me di vuelta para contestarle y el sonriendo se fue.

Fastidiada tomé mi bolso y me fui. Necesitaba alejarme de ese hombre.

Las semanas pasaron , no podía coquetear con nadie más. La mujer come hombres había muerto aquella tarde junto a la selva. Tal vez habían domado a la hembra.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s