Mª VERÓNICA MARTÍNEZ AVIÑA

Una mañana

la rama vio florecer

al capullo.

En enero creció

el vendaval violento

acarició sus pétalos,

nada se llevó.

Cuando estás conmigo

ninguna tormenta

Me intimida.

Perfecto para llenar

de olor la vida.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s