MOISÉS ESTÉVEZ

Ya estoy en casa por fin. Suelto la compra. Me descalzo. Me sirvo una
copa. Hielo, ginebra y lima. Me siento. Compruebo si tengo algún mensaje en
el contestador – piiiiiiii – hay uno. Publicidad. Cierro los ojos y disfruto del
silencio. Apuro la copa. Desde la calle se rompe dicho silencio. Me levanto.
Miro por la ventana. Dos policías cargan contra un adolescente que se resiste.
Lo reducen. Esposado lo meten en el patrullero. Mínimo esta noche duerme en
el trullo. Guardo la compra. Me sirvo otra. Me desnudo. Pongo la tele. Nada.
Basura. Apago la tele y enciendo la radio…

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s