MUSA

La duda

-. De esos ojos nunca me pude olvidar, y de tu beso tampoco.

Nos mirábamos encantados, embobados entre risas y besos. Los demás ya no estaban ahí. Volver a sentir el calor de su mirada me hizo bien. Ana, ese ángel, devenido voluptuoso objeto de deseo, me miraba arrobada, con lágrimas en los ojos, me acariciaba la mejilla y me volvía a besar. Si pudiera volver a amar, esa niña arrasaría mi corazón.

Me llevo de la mano ante el silencio asombrado de los que nos rodeaban. Mirándonos a los ojos, en un silencio encantador, recorrimos el camino hacia un destino postergado. Entramos a su habitación sin hablar y desnudando nuestras escasas prendas, juntamos nuestras pieles en la danza ancestral.

Y fuimos uno. Acoplados en cadencia deliciosa, saboreamos nuestros sexos hasta el éxtasis final. Disfrutamos nuestros cuerpos, pintando la completa acuarela de la cópula postergada. Bailamos la danza sin olvidar ningún paso. Descansamos en mutuos brazos, disfrutando el reencuentro inesperado. Y dibujamos el camino.

Por la mañana desayunamos en la terraza de su suite, y hablamos durante horas, éramos dos almas heridas que se habían fortalecido aislándose solitariamente de la posibilidad de daño. Y dentro de esa soledad construir su futuro.

Me contó que cuanto más crecía como empresaria, más intereses la querían dañar y cuando lo hacía como mujer, más hombres la buscaban solo para satisfacer sus instintos. Comprendió que su cuerpo era una herramienta para doblegar y lo cultivó. Aprendió las artes de la humillación y las usó. Cuando finalmente logró que la empresa de sus padres se convirtiera en un emporio financiero, estaba sola.

Y ahora que estaba empezando a sentir el agobio de esa soledad, el destino volvió a poner en su camino al único hombre que se jugó por ella sin pedir nada a cambio. Y estaba agradecida por eso.

Empezamos a transitar ese camino juntos, a equiparar nuestros intereses. Cuando nos quisimos dar cuenta, estábamos viviendo juntos, ora en mi casa, ora en la suya, pero juntos. Compañeros de ruta, amantes de ocasión. Pero juntos. En nuestra relación no existían explicaciones. Nuestra confianza,  la imposibilidad de daño de uno hacia el otro era tan absoluta, que podíamos estar meses separados haciendo nuestras vidas, sin preguntar por qué.

Llevábamos nueve años juntos. Eventualmente recibía alguna carta de mi madre hablándome de ese mundo que tanto despreciaba, pero nunca las contesté. Cuando me enteré de la muerte de mi padre en ese club de putas, hasta me pareció que no pudo haber elegido mejor lugar, como el del pianista que muere en pleno concierto. 

Así y todo decidí ponerme en contacto con el notario del pueblo para hacerle llegar algún dinero y que me mantenga informado. Lamentablemente no podía enviar demasiado, porque sabía que mi hermano se lo soplaría.

La  armonía con Ana era total, aunque últimamente las cosas estaban cambiando, la descubría mirándome concentrada, durante los largos silencios en que me hundía en la coraza para lamer mis heridas. Otras veces la encontraba apoyando la cabeza en su mano, con el codo sobre la almohada, acariciándome la cara y mirándome embelesada cuando me despertaba. Nunca le pude decir que la amaba.

Nuestro holding había crecido tanto, que necesitaba su proyección al exterior. Luego de arduas negociaciones, logramos un entendimiento con nuestro par de Brasil y decidimos trasladarnos a ese país para poner todo en marcha. La envergadura de ese proyecto exigía nuestra presencia allí, como mínimo por un año.

Teníamos todo arreglado, los pasajes comprados y los hoteles reservados, cuando Ana me encontró sentado en la terraza mirando la noche sin ver, desabrigado, sin sentir el fresco del otoño incipiente y con el teléfono en la mano, alejado de mi cuerpo como si quemara. Mi madre había muerto y la enterraban al otro día. 

Se acercó, me lo retiró suavemente de la mano y lo desbloqueó -No había secretos entre nosotros- Leyó el contenido del mensaje y comprendió.

Se acercó despacio, se arrodilló frente a mi y me tomó las manos

-. Debes ir.

-. No puedo, me necesitas

-. Sabes que no es así. Debes cerrar ese capítulo de tu vida. Te necesito conmigo entero. Tienes una parte de ti enterrada a la que no puedo alcanzar. Y eso me desespera.

-.Te amo mas que a mi vida. Necesito que cierres esa herida, para que tú también me puedas amar. No importa el tiempo que te lleve. Ni lo que debas hacer, te estaré esperando.

Entonces lo supe. La bestia tanto tiempo dormida, había despertado.

Al otro día de madrugada partí a enfrentarme a mi pasado, antes de que fuera tarde.

==============================================================

Me quedé vacío. Después de 20 años de preguntas. elucubraciones y planes, todo se me fue de las manos, como agua entre los dedos.

Sentado sobre la escollera, arrebujado en un grueso abrigo y contemplando abstraído el reflejo de la Luna sobre el mar, buscaba respuestas en mi alma vacía. Perdido el amor en el fondo de los tiempos, ausentes los actores principales de mi tragedia, solo me quedaba el odio. Un odio profundo por lo que no pudo ser, solo porque algunos quisieron que no fuera. Preguntas sin respuesta asolaban mi mente en un carrousel demencial.

Después de la ceremonia, ayudé a una tristísima Celeste a sacar sus cosas y las que quiso guardar de su madre, de esa casa en la que tanto dolor recibieron. Donamos el resto y la pusimos en alquiler para reforzar su fideicomiso.

Repartió lo suyo entre las casas de sus dos amigas y arreglamos con Carmen y Juana para que alternara los fines de semana entre ambas. El Domingo antes de partir para el alojamiento universitario, se abrazò a mi y me hizo jurar que no la iba a abandonar.

El lunes siguiente me entregaron la casa restaurada de mis padres y contraté un estudio para decorarla y amueblarla. Poco a poco iban desapareciendo los vestigios del pasado, pero el odio continuaba, oprimía, casi no me dejaba respirar. Debía tomar medidas para desprenderme de él o lo poco que quedaba de mi razón, se desmoronaría. Y había un solo camino.

El otro yo, el implacable, el del mundo de las finanzas tomó el control, era mucho lo que quedaba por hacer y no me sobraba el tiempo.

Cité a todo el grupo para reunirnos ese miércoles en mi casa nueva, debía jugar de local, volver a tomar el mando, no darles tiempo a pensar. Fijar objetivos y hacerlos cumplir a rajatabla. Ese era el terreno en el que me sentía más cómodo. 

Estábamos a mediados de Agosto, y el tiempo en el exterior era impiadoso, pero adentro la caldera mantenía todo templado. La casa ya estaba amueblada y me había instalado allí. Arribaron tensos dado los últimos acontecimientos y lo que me había alejado del grupo esos días,  no sabían qué esperar.

Cuando empecé a hablar, lo primero que hice, fue dejarles bien claro que los objetivos que se pusieran, se debían cumplir, sí o sí. Las obras se deberìan terminar, a fin de Octubre, y las instalaciones estar equipadas y listas para funcionar el 15 de Noviembre, 

A partir de ese día, deberían quedar cerradas y con los frentes cubiertos, preparadas para la instalación de marquesinas. Tarea  que, para evitar filtraciones a la prensa local, realizaría mi personal, que también se encargaría de recibir las inspecciones pertinentes y finalizar el papeleo legal para su inauguración.

Las mismas deberían realizarse el primero de Diciembre, fecha de inicio de la temporada de Verano y de mi cumpleaños número cuarenta. Y ser supervisadas en persona por los integrantes de la sociedad. En el caso del gimnasio, por María, en el de San Agustín por Juana y Javier, en el de Marasur por Carmen y Pedro y en el de Del Marqués por José.

Para asegurar el logro de estos objetivos, se incorporaría al equipo el personal de mi empresa que fuera necesario, ya que yo me retiraría la próxima semana a contratar equipamiento para el gimnasio y evaluar de qué mercadería nos deberíamos proveer, para encarar la venta de las próximas temporadas de verano y otoño en los locales.

En función de esto, el Sábado 23 de Agosto partiría hacia Nueva York en compañía de María, el Domingo  31, me encontaría en Londres con Juana y el 7 de septiembre con Carmen en París. En silencio, todos se miraron. Las chicas con disimulada ilusión y sus maridos, desubicados por completo, rumiaban su desacuerdo.

Viendo el tono de mi  alocución y lo duro y firme que me mostraba, nadie se atrevió a replicar. Les entregué un contrato con todo la hablado y con el agregado de que las inauguraciones debían realizarse a las diez de la mañana, que a la una de la tarde debía realizarse una reunión evaluativa de los acontecimientos en casa de Javier, que fue el lugar donde la idea cobró forma y a las cuatro de la tarde de ese mismo día, presentarse en la notaría del pueblo para firmar los contratos de traspaso, previa verificación del cumplimiento del contrato. Se los hice leer y luego firmar por todos los integrantes de la sociedad.

El sábado pactado nos despedimos de un inseguro José y marchamos hacia la capital, donde junto a una ilusionada María, embarcamos rumbo a Nueva York. Arribamos a Newark a media mañana y tras los pertinentes y vergonzantes trámites de migraciones, tomamos el tren a Penn Station en una cálida mañana de Verano

Llegamos a nuestro hotel ubicado frente a Macy’s cerca del mediodía y para aprovechar el hermoso día nos preparamos para salir a disfrutarlo inmediatamente. Cambiamos nuestra ropa por cómoda ropa de verano y encaramos por la quinta avenida rumbo al Central Park, con María tomada de mi brazo, feliz como una niña con muñeca nueva.

Caminando despacio, parando en cada local religiosamente, comentando la moda, mi ánimo se fue templando y poco a poco empecé a disfrutar el día. Recorrimos el Central Park viendo a la gente disfrutando en familia o haciendo deporte, Paramos a escuchar a los músicos aficionados, las encantadoras bandas de Jass formadas por veteranos, visitamos el pequeño zoológico, rodeamos el gran estanque y rematamos el día en el museo de ciencias naturales donde María pudo, tanto asombrarse ante un gigante Tiranosaurio Rex, como disfrutar embelesada de la observación de las galaxias en el planetario.

Retornamos por Broadway y cenamos en Time Square en medio de las luces de las marquesinas. Arribamos al hotel a medianoche y después de una ducha, caímos desmayados sobre la gran cama de la suite.

El Lunes amanecimos abrazados, pero tuvimos que levantarnos rápido para no perder el desayuno. Luego nos dedicamos al trabajo, recorriendo Gyms de la zona de Brooklyn y Nueva Jersey que nos habían recomendado. Tomando nota de los equipos, sacando fotos clandestinas de las instalaciones y nutriéndonos, especialmente María, de todo lo nuevo en el mundo del gym. 

La obligué a comprarse todo el material informativo disponible y anotarse en esos mismos gyms, a las promociones de cursos online de actualización para entrenadores que obligatoriamente debía tomar antes de la inauguración.

Cenamos y luego de enviar toda la información al equipo, nos duchamos por turnos, mientras el otro hablaba con su familia y nos aprestamos a dormir. Por lo menos, ese era el plan, porque cuando la ví salir del baño, desnuda, con cara de zorra cachonda, me dí cuenta que ella pensaba diferente. 

Se acercó a mí, me empujó sobre la cama con el brazo extendido y la mano apoyada en mi pecho, y mirándome fijo a los ojos liberó mi falo y se empaló. Tomó mis manos reteniéndomelas sobre el colchón, acopló su boca a la mía en un beso profundo y moviendo sus caderas prácticamente me violó.

El resto del viaje siguió en la misma tónica, largas caminatas, disfrutar el día, conocer la ciudad, visitar museos, ir en ferry a visitar la estatua de la libertad, subir al nuevo World Trade Center, todo programado de antemano y cumplido con placer a rajatabla, con una excepción. 

La mañana del tercer día. María decidió comenzar comprando algunos trapitos íntimos en Victoria Secret y me pidió que la asesorara en el vestidor donde me desfiló probándose  todo lo que le gustaba. Terminamos la compra conmigo arrastrándola del brazo a las apuradas de regreso al hotel, donde el que la violó, fuí Yo.

Finalmente llegó el sábado y nos despedimos en la puerta de embarque con un cálido abrazo y un largo y profundo beso de una alegre y agradecida Maria que regresaba a su casa. Me hizo bien verla feliz.

Una hora después, despegué rumbo a Londres.

Esperaba expectante a Juana, cuando la vi aparecer por las puerta de arribo, lucía elegante como siempre, con un delicioso vestido floreado moldeado al cuerpo y zapatos de medio taco, arrastrando el equipaje con una mano y el abrigo doblado en otra. Nos dimos un abrazo, un breve pico en los labios y partimos de Heathrow con el Metro, rumbo al hotel ubicado en Marble Arch.

Repitiendo esquemas, paseamos toda la tarde por Hyde Park, tomamos un té en Harrods, cenamos en una taberna y después de una reconfortante ducha nos acostamos para encarar el próximo días descansados.

Arrancamos la mañana de trabajo después de desayunar, recorriendo minuciosamente Oxford Street de punta a punta, negocio por negocio, por ambas veredas, repasando modas y tendencias, apuntando lugares donde volver a pasar y comprar algunas muestras o algo personal. 

Hice especial hincapié, en que observara todo lo referente a exposición y venta, así como la animé también a comprar todo lo publicado al respecto. Nos llevó todo el día, terminamos cenando liviano en Piccadilly Circus y retornando al hotel y repitiendo la fórmula, mientras uno se bañaba el otro remitía toda la información al equipo o hablaba con su familia.

Cuando finalmente fuimos a la cama nos miramos con cariño y tuvimos nuestro segundo encuentro cuerpo a cuerpo. Fue largo, sensual e intenso, como diciéndonos muchas cosas, a la puerta de la despedida.

Los días se fueron sucediendo en cálida armonía. Largas caminatas visitando lugares encantadores, Westminster, St Paul, Torre de Londres, un largo y encantador día visitando Windsor. Otros, combinando trabajo y turismo, visitando Covent Garden y alrededores. Un crucero por el Támesis, Un musical en el West End. O visitando los maravillosos frisos robados del Partenón, exhibidos en el British Museum. Finalizando, en unos cálidos e intensos encuentros amorosos en la cama. 

El sábado me despedí de una triste Juana con un cálido beso con sabor a nunca más. En ningún momento hablamos de Javier. Un par de horas más tarde, partí en tren a París, donde me alojé en un delicioso hotelito en el área de la Opera.

El Domingo temprano una exultante Carmen me saltaba encima saludándome con un beso profundo lleno de pasión. Tomamos el micro rumbo al hotel, poniéndonos al día de todas las novedades. Las obras marchaban según lo programado pero Ramón lucía tan enojado que ni siquiera la fue a despedir.

En París el trabajo fué más intenso, no en vano es la capital del mundo de la moda. Si bien mechado con visitas cortas al Louvre, paseando luego por el delicioso Barrio latino, o a la basílica de Sacre Coeur, disfrutando las delicias de Montmartre y alrededores, el trabajo de campo fué agotador.

La zona mayorista, las grandes galerías Lafayette y Printemps, los negocios de Champs Elysee, eran recorridas negocio por negocio por una excitada Carmen, que no se perdía detalles y absorbía todo lo que podía. Rematábamos el día en el Hotel, después de cenar en algún pequeño y  cálido restó, con unas sesiones de sexo brutales con Carmen encendida, como habiá visto a pocas mujeres en mi vida. 

El día de la despedida en la puerta de embarque, me abrazó temblando y me besó larga y emotivamente con lágrimas en los ojos, para después darse vuelta y desaparecer casi corriendo sin decir una palabra. 

Por un momento tuve dudas.

Llevaba dos horas esperando en Fiumicino, cuando una alegre Celeste se colgaba de mi cuello y me comía a besos.

Las tres semanas que siguieron fueron un cuento de hadas. Recorrimos Roma a pie, visitamos las catacumbas, el Vaticano y sus museos, el Foro, entramos al Coliseo, pedimos deseos en las cuatro fuentes, nos tiramos agua divertidos, comimos pizza en la calle, hablando y conociéndonos con sed de saber y completar el puzzle de nuestras vidas.

Al cuarto día partimos para Venecia donde estuvimos tres días para luego tomar un auto y recorriendo el lago de Como y sus pueblitos, Milan y su Duomo, Cinque terre, Luca, Pisa, Florencia, Nápoles, las ruinas de Pompeya, desembocamos en Sorrento donde dejando la máquina, hicimos base, para disfrutar unos hermosos días de playa y recorriendo en pequeños micros los alrededores.

Amalfi, Positano, la isla de Capri con su gruta azul hicieron la delicia de una deslumbrada Celeste que miraba todo encandilada con la carita de su madre y los ojos de la mía.

Y fui feliz. Por primera vez en la vida pude sentir la seguridad del amor pleno, de estar con alguien por el que puedes dar la vida con una sonrisa, aunque sea ella la que te la esté quitando. Y entonces lo supe, claro como el agua se presentó ante mí un nuevo descubrimiento. Debía hablar urgente con Ana antes de que fuera tarde.

Cuando a mediados de Septiembre nos despedimos en el aeropuerto, no había tristeza, había promesa de reencuentro. Ella debía retomar sus estudios acabada la licencia que le otorgaron por la muerte de Clara, y a mi me esperaban en Brasil. 

Volví a dudar, pero, sacudiendo la cabeza, deseché el pensamiento. Solo había una forma de dormir a la Bestia.

===============================================================

Regalo de cumpleños

Sao Paulo, Lunes 1/10/2019……9.00 AM

Arribé a Guarulhos realmente agotado tras el largo viaje, después de los trámites migratorios recogí mi equipaje y bajé a la terminal de taxis para dirigirme directo a la empresa. Las oficinas ocupaban todo el último piso del Mirante do Vale, el edificio más alto de São Paulo. Me acredité con la seguridad y tomé rumbo a los ascensores.

El área de la recepción transmitía prosperidad y era atendida por una mestiza que quitaba el hipo, que al verme entrar con aspecto desalineado y barba de dos días me atendió displicente, pero cuando verificó mis documentos y comprobó quien era, saltó de su silla y me acompañó presta a la sala de reuniones.

Me paré frente al vitral realmente acojonado, habíamos estado separados por nuestras actividades muchas veces, pero nunca siete meses y menos sin hablarnos como habíamos pactado. Sabía que tenía que decirle lo que había descubierto, lo que no sabía era cómo. Las dudas me carcomían ¿y si no estaba dispuesta a escuchar?

Allí estaba Ana, altiva y elegante, sentada frente a una mesa redonda. Vestida con una blusa vaporosa y con varios botones desabrochados enseñando su jugoso canalillo. A su derecha y sentado quizás más cerca de lo decentel, un ejecutivo joven con pinta de modelo de pasarela cada tanto oteaba disimulado la profundidad del escote. A su izquierda, María, su eterna secretaria, le alcanzaba solícita la documentación que le fuera requerida. Frente a ellos, tres ejecutivos de cierta edad escuchaban embelesados las explicaciones de Ana, dispuestos a firmar cualquier cosa que esa hembra les pusiera delante. Y ella, Diosa arrogante, desde su trono los miraba como con lástima.

El modelito levantó su mirada del atractivo abismo y me descubrió mirando. Con llamativa confianza, que por primera vez en nuestra relación me estrujó el estómago, se acercó a Ana y le susurró al oído. 

Ana giró la cabeza, me vió y se levantó envarada, con una mueca indescifrable se despegó de la reunión con una excusa y salió caminando hacia mi dirección, deslizándose sobre sus tacos de aguja como si fueran patines. 

Vestida con un pantalón de cuero elastizado que le quedaba de escándalo, se acercó con su andar de pantera sin dejar de mirarme a los ojos y se paró a treinta centímetros de mi cuerpo, mirándome en silencio con ansia contenida y los ojos brillosos.

-. Ana….Yo…Yo…

-. ¿Tú… Que? 

Me preguntó furiosa, clavándome la uña del dedo índice de su mano derecha en el pecho.

-. Joder, esto es nuevo para mi….No me lo hagas mas dificil. Yo…Yo..

-. ¿Tú ?

-. Ana  ¡Yo te amo!.

Ana quedó paralizada, reculó un paso y tomando impulso saltó sobre mí, y se abrazó a mi pecho con lágrimas en los ojos.

-. No te imaginas cuanto tiempo hace que espero escuchar eso.

Y allí estábamos, emocionados, abrazados y  siendo observados…  

Por los tres viejos ejecutivos, que miraban la escena embelesados por el fabuloso culo de Ana. 

Por el guaperas que asumía resignado que el recreo se había terminado. 

Y por una sonriente María que era la única que sabía… 

El jefe había vuelto.

……………………………………….

Sao Paulo, Miércoles 3/10/2019

Mis ejecutivos me confirman que las negociaciones en Alvarado han llegado a buen puerto, los términos aceptados y que las chicas llegaron bien y están dedicadas a sus tareas con ahínco.………………………………………..

Sao Paulo, Viernes 31/10/2019

Informan que la obra civil está terminada, y se procede al equipamiento de máquinas y mercadería

.………………………………………..

Sao Paulo, Viernes 14/11/2019

Informan que los trabajos están terminados, el traspaso ejecutado y  se procede a enmantelar el frente para la colocación de marquesinas.

……………………………………………

Alvarado, Miércoles 1/12 2019……9.55 AM

Rodeada de gente impaciente, Maria espera expectante la inauguración del establecimiento que pondrá al pueblo a la cabeza de los destinos de vacaciones. Cinco minutos más tarde, a la hora elegida para la inauguración de los establecimientos Alvarado, cae el telón descubriendo la moderna marquesina.

El brillante cartel de acero inoxidable de MEGATLON, la famosa cadena de gyms provoca la exclamación del público que aplaude eufórico. Dos exuberantes monitoras controlan rigurosas el público autorizado a ingresar al evento, custodiadas por dos seguratas del tamaño de un armario. 

Maria no entiende nada, se acerca aturdida a preguntar, y las monitoras luego de consultar sus listas, saludan efusivamente a la nueva supervisora.

La adquisición y traspaso de titularidad de la nueva filial, se realizó en el lugar, en la semana del 25 de agosto, fecha en que María estaba en Nueva York. Comprometiéndose la entrega de las instalaciones para el Viernes 14/11/2019 completamente equipado con el frente cubierto para proceder al cambio de Marquesina y prepararlo para la inauguración. 

El contrato exige explícitamente su contratación por tiempo indefinido como gerente de monitores, garantizando su conocimiento de las últimas técnicas en la materia.

…………………………………………

San Agustin. Sábado 1/12/2019……10.00 hs

Juana y Javier, observan atónitos el cartel de SARA en el frente del local que ella ayudó a construir, dos hermosas promotoras controlan el ingreso al evento.

Se acercan aturdidos a preguntar y las promotoras luego de consultar sus listas, saludan efusivamente a la nueva gerente regional de ventas y la invitan a pasar. A Javier se le niega el ingreso

La adquisición y traspaso de titularidad de la nueva filial, se realizó en el lugar, en la semana del primero de Setiembre, fecha en que Juana, estaba en Londres. Comprometiéndose la entrega de las instalaciones para el Viernes 14/11/2019, completamente equipado, con el frente cubierto para proceder al cambio de marquesina y prepararlo para la inauguración. 

El contrato exige explícitamente su contratación por tiempo indefinido como gerente de ventas, garantizando su conocimiento de las últimas tendencias europeas en la materia.

…………………………………….

MARASUR. Sábado 1/12/2019……10 hs

Carmen es felicitada como nueva Gerenta regional de Compras de SARA, se la invita a pasar, pero se le indica que desempeñará sus tareas en San Agustín. A Pedro se le prohíbe el ingreso

…………………………………..

EL MARQUÉS . Sábado 1/12/2019……10 hs

A José se le indica que el personal de maestranza de SARA, ingresa por la puerta de servicio.

…………………………………..

CASA DE JAVIER, Sábado 1/12/2019……1.00 PM

Los furiosos hombres discuten acaloradamente la encerrona, se sienten usados y burlados.

Las mujeres se miran tristemente resignadas. Algo así se presentían.

…………………………………. 

CASA DE JAVIER, Sábado 1/12/2019……1.30 PM

Se presenta un oficial de justicia que notifica a todos los integrantes de la sociedad, su procesamiento por fraude al fisco debido a la presentación de facturas apócrifas. También les notifica del embargo preventivo de todas sus cuentas, tanto empresariales como personales y la inhibición de todos sus bienes, intimando su desocupación en las próximas dos semanas para proceder a su embargo.

………………………………………..

CASA DE JAVIER, Sábado 1/12/2019……1.45 PM

La policía allana la casa, detiene a Pedro por falsificación de documentos fiscales y a Javier por sustracción agravada de mercadería en perjuicio de La Cementera.

…………………………………..

ESTUDIO NOTARIAL, Sábado 1/12/2019……4.00 PM

María, Juana y Carmen esperan al notario asustadas y expectantes por las próximas novedades. José no ha querido ir, ya ha tenido bastantes malas noticias para el día.

María recibe del notario las llaves de la renovada casa de los padres de Luis, con un contrato de alquiler unipersonal e intransferible al setenta y cinco por ciento del valor del mercado y con la opción de compra a los diez años, fecha en que vence su inhibición, a valor fiscal y pagaderos en 120 cuotas sin intereses.

Juana y Carmen, con la autorización de Celeste, reciben en forma compartida, las llaves de la casa de los padres de Clara, en los mismos términos. 

Juana y Carmen reciben un fideicomiso por tres años, a ser utilizado exclusivamente para cubrir los costos de la carrera universitaria de sus hijas, junto a un contrato de pasantía para ellas en un prestigioso estudio de abogados.

…………………………………………………………..

ANGRAS DOS REIS. Sábado 1/12/2019. 10.00 hs

Estoy en la terraza de un lujoso resort y estoy en paz, la bestia está dormida y el pasado enterrado. Es un cálido día frente al mar. Estoy con los ojos cerrados, pidiendo tres deseos frente a una torta con 40 velitas encendidas.

Paradas a mi lado, Ana y Celeste pasadas de copas y abrazadas por la cintura mientras sostienen una copa en alto, cantan desafinadas y a los gritos.

   ¡¡ QUEE LOS CUUMPLAS FEELIIZ

      QUEE LOS CUUMPLAS FEELIIZ

          QUEE LOS CUUMPLAS LUIIISIITO

        QUEE LOS CUUMPLAS FEELIZ !!

=============================================================

NOTA 1. Logré la peor venganza sobre mi pasado, alcanzar la felicidad.

NOTA 2. De nada sirve tener una segunda oportunidad, si no la sabes aprovechar.

NOTA 3. Celeste nunca sabrá la verdad por mi boca, no lo necesita.

NOTA 4. Para que se cumplan los tres deseos, no se deben contar.

===========================FIN=============

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s