VÍCTOR HERRERO

Jaime cogió la documentación que le llegó al despacho. Los tres currículos aspiraban al nuevo puesto. Todos los candidatos cumplían los requisitos, pero uno llevaba un post it pegado: ¡OJO, TIENE ANTECEDENTES PSIQUIATRICOS! Despegó el aviso y revisó las propuestas con una incomodidad conocida. El tiempo era un voraz enemigo. En breve comenzaba una presentación ante sus empleados. Terminó, buscando la justicia imposible de ese tipo de tareas y se dirigió a la sala de juntas. Tenía el post it consigo. Aquel papelajo amarillo le había dado una idea. En sus manos vivía la manera perfecta para contar a todos que padecía una enfermedad mental desde hacía años.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s