SERGIO CANEVA

Aunque ya no recuerdes… que nos amamos, ¡tanto!….

y hurgues en viejas fotos… ¡quien eras! o ¡quien sos!

retirando tu mano cuando te la tomo,

cual si fuese un extraño que hoy abusa de vos.

O  vivas en un cuento, sin hadas y sin reinos,

donde nada es eterno… ni siquiera, ¡mí voz!

confundiendo el presente, los hijos, el pasado,

olvidando de cuajo lo que ayer nos unió.

Aunque a veces regreses… en chispazos… de a ratos…

estrechando mi mano, con amor, con pasión,

entregándome un beso, esos, que nos unían,

y ponían el tiempo, a nuestra disposición.

Solo eso me basta…  para sentirte mía,

para  que en mi agonía, siga… pensando en ti,

para que cada día vuelva  a visitarte,

yo sé bien lo que fuiste, aún sana, ¡para mí!.

Aunque ya no me mires como me mirabas,

ni apoyes tu cabeza en mí almohada otra vez

yo sé que en tu interior ¡allí!… donde te escondes…

sigo siendo tan ¡tuyo! cuál la primera vez.

¡Maldita enfermedad! que nutre sus simientes,

de lacear en  la gente… empatía, amistad,

¡maldita enfermedad! que te roba de  apoco,

lo que ha llevado años… construir, ¡con equidad!

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s