ISA HDEZ

Ese ramo de flores silvestres que esa tarde ha recolectado,
mientras aspiraba los aromas de la primavera,
con el pensamiento siempre en su figura hermosa,
como si formara parte de su bálsamo y esencia pudorosa.
Ese ramo de flores de amapolas y espigas amarillas,
quiere regalarle y en secreto besar el aura y su semblante,
y expresarle con ostentación, ternura y fantasía,
que es su musa, y la poseedora de esa vida suya.
Ese ramo de flores adornado de lazos añiles y violetas,
lo llevará al encuentro en la montaña de sus sueños,
para que adorne su vestido de reflejos plateados,
y la convierta en mariposa que corteje su agitado corazón.
Ese ramo de flores frondoso, erguido y amoroso,
lo riega cada noche en el alpende con sus lágrimas,
teme que al subir la loma no la encuentre en la ladera,
y ruede en vano, triste y solitario con los abrazos olvidados.
Ese ramo de flores que contempla y cuida con esmero,
lo anida en el rincón donde habitan las hadas abrigadas,
para alegrarle la mirada con sonrisas, versos y caricias,
y guardar las hojas vivas en su alma enamorada.

Un comentario sobre “Ramo de flores

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s