ISA HDEZ

Siempre estás en mi recuerdo

porque donde quiera que transite

siento el aire tibio de tu aliento

en el ruido y en el silencio.

No me dejas caer en el sendero

me aúpas cuando doblo mis rodillas,

y susurras payasadas cuando notas

que estoy triste para que me ría.

Sé que andas rondando tras de mi

y me guías en los titubeos profundos,

calmando mis ansias desquiciadas

sosegando mi pecho con tu calma.

Siento tu mano en mi cintura

cada vez que giro la cabeza,

vigilante cuando estoy despierta

y mi ángel cuando me miras dormida.

Nuestra aurora es de los dos

solo tú y yo lo sabemos,

permanecerá en nuestro recuerdo

como sello de nuestros deseos.

Un comentario sobre “El vigilante

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s