SERGIO CANEVA

Juntar mis harapos, sacudir los trapos,

marchar en silencio sin mirar atrás…

dejando en la mesa, todas… mis flaquezas,

recuerdos  de niño me han de acompañar.

Me espera… ¡La vida! con su travesía,

¿Será una osadía o una beldad?

Es tiempo en que el hombre marca su destino,

haciendo caminos, aún, en plena  mar.

No se teme a nada… aún… en el fracaso,

es joven el cuerpo, para mendigar,

se vive apurado,  sueños acopiados,

son los que a uno mueven, a no naufragar.

Saciar la ansiedad que bulle muy dentro,

marchar sin lamentos, solo… caminar,

despejar las dudas, sin pedir ayuda,

siendo la premura, ¡Siempre!, el morral.

Ganar experiencia, discutir la ciencia,

que quien predomine sea…¡Tu verdad!

Sin  medir estragos, quedar mal parado

y que una sonrisa distienda el lugar.

Porque así se vive… cuando se es joven,

No se miden actos, ni se medirán…

solo importa uno, lo que mueve dentro,

pues aún no se siente… la parca arribar.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s