ESRUZA

Quién sino tú…

“El sueño que tuve en mi regazo.

Adentro, cautivo en mi panal de miel”

Ese sueño se volvió amargo,

nebuloso, ya no hay reminiscencias.

La obscuridad se dejó venir,

súbitamente, sin llamarla o,

quizá la llamé sin darme cuenta.

Todo a mi alrededor se volvió negro,

no hay brillo en las estrellas,

mucho menos en los luceros.

El sol me quema, pero no

Ilumina mi sendero

lleno de soledad y hastío.

¿Dónde se fue todo aquello

que daba un motivo a mi vida,

o que yo hacía que iluminara

mi camino?

Todo desaparece,

todo se ha vuelto obscuro.

Ya no tengo sueños

que abrigar en mi regazo

porque sólo eran eso: sueños.

Ese panal de miel,

ahora sólo abriga soledad.

El hielo cubre mi corazón

un corazón que sólo tenía miel para dar.

El Nayar se volvió nebuloso

ya no quedan rastros

del sueño que tuve en mi regazo,

en mi panal de miel.

Los ríos jamás volverán a fluir,

ni siquiera en sueños simbólicos,

los mares secos estarán.

Ya no más huellas de pies descalzos

sobre esa arena blanca.

Sólo fueron sueños repetitivos

que fueron ahogados en un mar,

ahora, lleno de confusiones.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s