SERGIO CANEVA

Fundidos en un beso, nos sorprendió la cena,

era una charla amena… que un vino atemperó,

el calor de la hoguera, templando fue las venas

y en profunda pasión… nuestros cuerpos sumió.

Casi instintivamente, nos fuimos acercando,

nuestras manos buscaban el podernos tentar…

traspasar la frontera, esa que nos pusimos

y que siempre, un buen vino, la hizo claudicar.

El ego nos llevó a absurdas discusiones…

no entendiendo razones, el amor se dañó,

tontamente callamos lo que por dentro urgía

un espiral, sin salida, nuestra vida hostigó.

El frío, poco a poco… fue ocupando espacios,

el desinterés, con su manto, la almohada secuestró,

desplegando intangibles miradas de reojo,

en altas madrugadas, que el sol… ¡nos sorprendió!.

Pero hoy un buen vino… nos sumió nuevamente,

en esta charla amena, que nuestras venas templó

y dejamos de lado, los egos, los pecados,

fundidos en un beso… que traía “Perdón!

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s